www.aplausos.es

MÉXICO

Ureña, Saldívar y Valadez por encima de los de Xajay en Aguascalientes

sábado 21 de abril de 2018, 09:47h

Fotos: EMILIO MÉNDEZ

La segunda corrida de toros de la CXC Feria Nacional de San Marcos 2018, celebrada este viernes 20 de abril en el coso Monumental de la ciudad de Aguascalientes, ante menos de media entrada en tarde calurosa, tuvo como común denominador el pundonor y la evidente voluntad por agradar de la terna torera que se encargó de pasaportar un complicado encierro de la dehesa queretana de Xajay, aunque cuando menos por fallos con la espada se perdió la oportunidad de cortar orejas.

Y es que dice el refrán acomodado a la Fiesta de los Toros: “El torero pone, Dios dispone, viene el toro y todo lo descompone”, ello viene a colación porque los diestros puestos en el cartel, el de Lorca (Murcia), España, Paco Ureña y los anfitriones Arturo Saldívar y Leo Valadez pusieron todo su esfuerzo y conforme se fueron dando cuenta de las interrogantes que sus respectivos lotes, incluyendo el astado de regalo, les fueron presentando y que fueron resolviendo en buena medida y en algunos casos hasta cuajar faenas que no existían.

El juego del ganado, sin duda, fue el factor para que el segundo festejo de la tradicional verbena abrileña se viniera abajo, pues los siete astados de la ganadería de la divisa en verde y rojo resultaron ser sosos y con muchos problemas, siendo si acaso, el de obsequio, el menos complicado. Realmente, los ejemplares lajeños dejaron mucho que desear siendo, además, el quinto, protestado por la falta de trapío.

En orden de aparición, el murciano Paco Ureña desarrolló en el ruedo del coso Monumental una tauromaquia, la suya, plena de solvencia, oficio y técnica para poderle a dos ejemplares que no se lo pusieron nada fácil. Destacó, sobre todo, en su segundo, al que, de nada, le hizo una faena de mucho mérito por ambos pitones, logrando muletazos de enorme valor. Sin embargo, sus desaciertos con la espada le impidieron cortar una oreja que ya tenía más que bien ganada, teniendo que conformarse con una ovacionada salida al tercio, la única de la tarde, por cierto.

Por su parte, Arturo Saldívar, a pesar de su antipatía en el ruedo, no se le dejó de reconocer el sitio y el valor que tuvo para irle al toro. Su lote no se prestó para el lucimiento pero el torero siempre tuvo el recurso oportuno y torero para resolver las incógnitas que se le presentaban. Con el de regalo, todo parecía indicar que Saldívar podría “tocar pelo” tras una labor variada y torera al astado que más se dejó torear, pero no atinó a la hora de rematar la faena con la espada.

Y Leo Valadez de igual manera tuvo la capacidad para poder con el compromiso pues había interés por verlo y la verdad sea dicha es que siempre estuvo tratando de agradar al público pero sus intenciones se estrellaron en el muro de la sosería de sus antagonistas.

Aguascalientes (México). Viernes 20 de abril de 2018. Segunda corrida de la CXC Feria Nacional de San Marcos. Toros de Xajay, que evidenciaron sosería y muchas complicaciones. Paco Ureña, palmas y saludos desde tercio; Arturo Saldívar, palmas, silencio y palmas en el de regalo; Leo Valadez: palmas y palmas. Entrada: Menos de media plaza.