www.aplausos.es

CORRIDA DEL 160º ANIVERSARIO

Pinar, a hombros en Utiel ante los victorinos

Jesús Duque se cierra con la espada la puerta grande

sábado 21 de abril de 2018, 18:02h

Fotos: CARLOS ALARCÓN

Una muy buena entrada, como hacía años, se registró en la plaza de toros de Utiel, que celebró su 160 cumpleaños con el atractivo de lidiar una corrida de toros de Victorino. Un encierro que, salvo la mancha del impresentable segundo, tuvo lustre e interés, con tres toros de nota que permitieron el toreo bueno.

Quien se llevó el gato al agua fue Rubén Pinar, a pesar de que no entró en su lote ninguno de los toros destacados de la tarde. Sin embargo, su oficio, soltura y solvencia lograron imponerse y acabar cuajando una tarde importante para él en la que, tras cortar una oreja de cada toro, abrió la puerta grande.

Realizó una faena completa de principio a fin frente al que abrió plaza. Un victorino que no acabó de humillar pero al que Pinar supo sacarle el fondo y adivinarle las alturas. Con mucho sitio, solvencia y despejado el de Albacete firmó una faena que tuvo mucha conexión. Buena estocada y descabello. Llegó el cuarto muy agarrado al piso, sin romper hacia adelante. Sin embargo, un Rubén Pinar en buen momento no se aburrió y a base de oficio, de buscarle las vueltas a un victorino que se quedó muy tobillero, logró extraer algunos muletazos de enorme mérito. Mató de una gran estocada en el sitio y paseó una justa oreja.

Jesús Duque tuvo un más que ilusionante debut con esta ganadería. Quizá, su periplo por tierras mexicanas le haya ayudado a entender mejor este encaste. De no ser por la espada, podría haber acompañado a Pinar en el triunfo. Su primero, que saltó al callejón de salida, humilló y tuvo calidad en la muleta de un Jesús Duque que se acopló muy bien y dibujó sobre todo naturales de buen gusto. Bien el de Requena, muy centrado con el victorino al que aprovechó en una actuación notable. La estocada trasera y el descabello le privó del premio.

Duque malogró con la espada una faena redonda y de buen gusto al sexto, un victorino de corto viaje pero que siguió las telas con fijeza y siempre por abajo. Muy firme el valenciano, demostró entender este encaste y pudo expresar su buen concepto. Ovación con saludos tras aviso.

La pobre presentación del segundo enfadó al público, que vivió con crispación toda la faena y no le echó cuentas a la disposición de Alberto Gómez. El quinto, sin embargo, fue un victorino excelente que reunió cualidades como la humillación, la fijeza y la entrega, en una embestida profunda y con calidad. Alberto Gómez logró algunos pasajes aislados, sobre todo cuando consiguió el toreo hilvanado. Acusó la lógica falta de oficio, que suplió con entrega. La espada le privó del premio.

Utiel (Valencia). Sábado 21 de abril de 2018. Toros de Victorino Martín, correctos de presentación salvo el 2º, escaso de todo. Destacaron 3º, 5º y 6º, de buen juego. Rubén Pinar, oreja y oreja; Alberto Gómez, ovación con saludos tras aviso en ambos. Jesús Duque, vuelta al ruedo tras petición y aviso y ovación con saludos tras aviso. Entrada: Tres cuartos de plaza.