www.aplausos.es

MADRID

Destaca la raza de Miguel Ángel Pacheco en la novillada de Las Ventas

El hierro de Julio García tomó antigüedad con una interesante novillada; el gaditano firma los momentos más interesantes en su versión más aguerrida

domingo 22 de abril de 2018, 18:34h

Fotos: JAVIER ARROYO

La ganadería de Julio García se presentó en Madrid con un primer novillo de buena expresión y hondo pero de escaso fuelle. Le costó centrarse al utrero en los primeros tercios aunque apuntó calidad por el pitón derecho. Adrián Henche reaparecía del duro percance que sufrió en septiembre en esta plaza. Como toma de contacto el novillo fue el ideal porque no le puso en ningún apuro por el contado poder, sin embargo la faena no tomó vuelo. Buena estocada. El cuarto fue un toro. Corpulento y pesador -515 kilos-, se pareció al primero en la nobleza y en la falta de acometividad. Adrián Henche pasó de puntillas.

El segundo novillo de Julio García fue más geniudo que bravo pero tuvo transmisión. Se encontró delante a un novillero muy preparado y con ganas de ser torero: Miguel Ángel Pacheco. Un novillero de la Línea de la Concepción que tiró la moneda sin miramientos. Las tandas sobre la derecha tuvieron emoción por la vibrante y desordenada embestida del novillo y la entrega dominante de Pacheco, que exigió mucho por abajo. Lamentablemente estropeó la seria actuación con los aceros. Antes, el novillo había vuelto loco en la brega a Daniel Sánchez, que salió milagrosamente ileso de un volteretón tremendo. En banderillas saludó una ovación Corruco de Algeciras tras dos grandes pares, con mucho mérito. Con el quinto, Miguel Ángel Pacheco se mostró de nuevo muy decidido. Sin embargo, el enclasado y fino novillo de Julio García exigió mejor tacto que el que el novillero imprimió a sus telas. Poco a poco el novillo se fue apagando, el inicio de largo y a galope quedó como lo mejor de la faena.

El Adoureño se presentó en Las Ventas con buena actitud pero sin terminar de cogerle el aire al intermitente tercero, que fue de más a menos. El francés se mostró tan variado como fácil con la capa. Ya con la muleta, primero trató de domeñar las oleadas del de Julio García. Se fueron suavizando las embestidas pero el novillero siguió con el chip de la raza activado por lo que no llegó el acople.Estocada en todo lo alto. Con el sexto, El Adoureño mostró firmeza con un novillo que ocultó tras la movilidad una falta de entrega que no permitió al francés desarrollar su concepto. El novillo, el más serio de cara, embistió varias tandas con repetición pero sin humillación. El Adoureño aprovechó el viaje y se justificó con solvencia. Con los aceros no estuvo atinado.

Madrid. Domingo 22 de abril de 2018. Novillos de Toros de Sando / Julio García. Adrián Henche, silencio en ambos; Miguel Ángel Pacheco, ovación con saludos y división de opiniones; El Adoureño, silencio en ambos. Entrada: Un cuarto de plaza. Saludó en banderillas Corruco de Algeciras.