www.aplausos.es

AMPLIA ENTREVISTA EN VÍSPERAS DE SAN ISIDRO

Simón Casas: “Es el San Isidro perfecto”
(Foto: Arjona)

Simón Casas: “Es el San Isidro perfecto”

El productor se muestra optimista en el segundo San Isidro que programa junto a Nautalia. La experiencia del primer año le lleva a proyectar un ciclo exitoso, tanto artísticamente como en el número de espectadores, aunque reconoce que la economía del toreo está desequilibrada

lunes 07 de mayo de 2018, 13:55h

Simón Casas es el artífice de la Feria de San Isidro. De su creatividad han surgido 34 días continuados de toros con una oferta completa, variada y repleta de interés. El sueño no lo pudo redondear ni con José Tomás, que iniciará su particular temporada el 29 de junio en Algeciras, ni con Morante de la Puebla, que enmarca su temporada en otro circuito. A pesar de ello, ha cerrado un mes de toros que no dejará indiferente a nadie y que marcará el devenir de la temporada.

-¿Qué le enseñó como empresario su primera temporada al frente de Las Ventas?
-Cumplimos los objetivos marcados, eso es una satisfacción. La temporada 2017 y, especialmente, la Feria de San Isidro fueron un éxito como reconoció todo el mundo. Se cortaron muchas orejas, embistieron muchos toros y se devolvieron a los corrales muy pocos toros. Son datos objetivos que demuestran el buen trabajo de esta empresa.

-Desde que Plaza 1 llegó a Madrid, ¿qué ha cambiado en Las Ventas?
-Principalmente se ha notado en la calidad de los espectáculos que hemos programado. En comparación a los años anteriores, hemos logrado que crezca el interés de las corridas.

-¿Cuáles son las claves de este San Isidro?
-En esta feria no falta ninguna figura del toreo, no falta ningún torero emergente y los carteles están más abiertos que en otras ocasiones, por lo que hay un mayor número de tardes con alicientes.

“Se ha trabajado mucho en dar gusto a todo el mundo. Vienen las figuras y también se ha cuidado la parte torista, que en Madrid tiene mucho peso”

-El año pasado se apostó por la juventud, ¿es este año la internacionalidad el principal argumento?
-La parte creativa en los carteles de Madrid no puede ser revolucionaria por respeto a la identidad de esta plaza. El año pasado se apostó mucho por los toreros emergentes y este año sigue presente ese concepto que casa perfectamente con el de la internacionalidad. Hay toreros de las ocho naciones taurinas. Una originalidad es la corrida de las Seis Naciones. Estamos creando marcas como la corrida de la Cultura o esta corrida internacional. Queremos seguir esa línea porque da buen resultado.

-¿Está satisfecho con la feria que ha creado?
-Estoy muy satisfecho. No falta nadie, o casi nadie. Se ha trabajado mucho en dar gusto a todo el mundo. Vienen las figuras y también se ha cuidado la parte torista, que en Madrid tiene mucho peso, en este caso contaremos con diecisiete encastes. Es el San Isidro perfecto.

-Alejandro Talavante marcó la feria del 2017 actuando tres tardes, una de ellas con toros de Victorino Martín. ¿Se ha intentado que alguna figura tuviera algún gesto de este tipo?
-Todo el mundo dice que hay que conseguir una renovación en el escalafón de matadores, si pones a una figura en alguna de las corridas duras quitas un puesto a un torero joven que se lo merece. Es bonito que las figuras hagan gestos pero en este momento hay que pensar en la nueva generación de toreros.

-¿Las figuras son rentables en Madrid?
-Rotundamente no. La suma de los honorarios de tres figuras hace que Las Ventas sea deficitaria, se pierden 500.000 euros. Eso no tiene ningún sentido. Hay que volver a equilibrar el mercado porque tampoco es lógico que programar una novillada en Madrid cueste 100.000 euros y en Valencia 60.000. En la actualidad las figuras quieren ir en las mejores fechas a las ferias para asegurarse el lleno cuando antiguamente esas fechas se reservaban a carteles más flojos y eran las figuras las que escogían otros días para demostrar su tirón.

“Hay que volver a equilibrar el mercado porque no es lógico que programar una novillada en Madrid cueste 100.000 euros y en Valencia 60.000”

-Hablando de las figuras, se dijo que fue muy difícil la contratación de El Juli para este San Isidro.
-Eso no es verdad. Hago lo que me planteo. Me planteé contratar a El Juli y lo conseguí. Además, en un formato muy original por los 20 años de su alternativa. La Corrida de la Cultura será un gran acontecimiento. Un mano a mano con el torero revelación del año pasado, Ginés Marín, y con las tres mejores ganaderías del momento.

-¿Considera acertado el formato actual de San Isidro?
-Antes de hablar del formato de San Isidro deberíamos hablar de la temporada. Madrid es una plaza de temporada, eso es un concepto de otra época. Madrid no puede ser una plaza de temporada porque no hay una sociedad que siga tantos espectáculos. No van ni los abonados. Se da una imagen desastrosa para los turistas. Se van a su país con la idea de que la Tauromaquia está olvidada en España.

-Pero en San Isidro se llena.
-La gente acude a San Isidro porque es una marca consolidada y porque se concentra el interés mundial de la Fiesta en Madrid durante un mes. Pienso que es demasiado largo, pero la empresa de Madrid basa su economía en este ciclo. Será exitosa pero no es el formato ideal, ni mucho menos.

-Para ser redonda del todo me imagino que le habría gustado contratar a Morante de la Puebla y ya, casi como un sueño, a José Tomas.
-No se planteó en ningún momento porque ninguno de los dos está en disposición de venir a Madrid. Uno es profesional cuando sabe lo que tiene en la cabeza su interlocutor. En este caso yo sabía que ninguno de los dos querían venir a Madrid.

-En el apartado de las ausencias, a la afición le ha extrañado no ver a Diego Urdiales y a otros toreros del gusto de Madrid como Juan Mora, Miguel Abellán o Uceda Leal.
-Diego Urdiales pidió un dinero que no se corresponde con lo que había presupuestado para él. Los toreros de Madrid de hoy en día están todos anunciados. La prensa siempre se fija en los que faltan y no en los que están. Háblame de Paco Ureña, de Román, de Álvaro Lorenzo. Esos son los toreros que Madrid quiere ver.

“El público acude a San Isidro porque es una marca consolidada y porque se concentra todo el interés. Aun así, no es el formato ideal, ni mucho menos”

-A la hora de programar una feria, ¿qué tiene en cuenta para decidir los carteles?
-Hago 200 borradores para cualquier feria. Trabajo cada cartel a fondo pensando en la afición de Madrid. Trato de equilibrar cada cartel para asegurar el éxito artístico de cada espectáculo que programo. Detrás de cada cartel hay una historia.

-¿Qué diferencia hay en organizar una feria teniendo en cuenta a la afición de Madrid?
-Todo lo que ocurre en Madrid por su plaza, por su toro, por su afición, es importante. Varios públicos forman la identidad del público de Madrid. Es exigente y muy entendida, por eso hay que calcular bien qué toreros y qué ganaderías se escogen para cada tarde. Madrid marca la diferencia.

-A la hora de contratar a los toreros para San Isidro, ¿también se piensa en la Feria de Otoño?
-Tomo muy en cuenta lo que ocurra en San Isidro para programar Otoño. No me gusta hacer las cosas con tanto tiempo porque el toreo en cinco meses puede cambiar mucho. Ahora en Nimes he incluido a última hora a Álvaro Lorenzo después de su gran actuación el Domingo de Resurrección. El año pasado dimos un paso adelante en la programación de Otoño y seguiremos por ese camino.

-¿Su programación es viable económicamente?
-Primero quise ser torero y después me he dedicado a ser empresario durante más de 40 años. No tengo nada material. Pero te diré lo que tengo: mi satisfacción creativa, artística. Mi lucha. Para mí no es importante el dinero. Para mí lo más grande que hay en la vida es la pasión, la experiencia, la emoción. Participo de los triunfos de los toreros porque yo antes los he visualizado a la hora de programar esa corrida. El dinero me la suda.

“ME PREOCUPA MUCHO LA SITUACIÓN DE LA FIESTA”

Desde que empezó el año 2018, Simón Casas ha aprovechado sus intervenciones públicas para denunciar el maltrato político al que está sometida la Fiesta a través de los pliegos de condiciones. La economía de mercado está tocada: “Los costos de producción del toreo son desorbitados. No hay dinero en el mundo del toro y eso es un gran peligro para este sector. Nos están asfixiando con los pliegos de condiciones. Es estúpido que haya tantos reglamentos sin ningún tipo de reflexión detrás. Es muy preocupante”.

Además, considera que hay un silencio cómplice que no permite salir de esa circunstancia: “Es un sector que no se atreve a plantear los problemas. Los cojones están en el ruedo, fuera de él no hay valor en el mundo del toro. El silencio está presente en la prensa, los empresarios, los apoderados, los políticos...”.

¿Beneficia a la Fiesta acuerdos como el que tiene Simón Casas con la empresa de Sevilla? “Totalmente, porque es una simple colaboración -responde-, intercambiamos opiniones, análisis, informaciones. Pero ni Ramón Valencia ha intervenido en estos carteles ni yo en los de Sevilla. La idea es colaborar en el fomento de los novilleros, trazar líneas de defensa de la Fiesta y regular la economía de mercado. No hay contrataciones de toreros a nivel global ni nada que pueda perjudicar a la FIesta”.