www.aplausos.es

SAN PEDRO REGALADO

Puerta grande para Manzanares en Valladolid

Una oreja corta Morante de la Puebla de una buena corrida de Núñez del Cuvillo

domingo 13 de mayo de 2018, 18:34h

Fotos: JOSÉ SALVADOR

Dos o tres lances de bello dibujo dejó Morante en el saludo de capote al primero de la tarde, un astado que no dio el juego deseado y con el que el diestro de la Puebla del Río anduvo muy por encima de su condición. Los deseos y ganas del diestro sulplieron las carencias de un animal sin continuidad en su embestida. No pudo brillar con el capote Morante de la Puebla ante el cuarto de la corrida. Sin embargo brilló a gran altura en una faena que fue creciendo a los compases del pasodoble que lleva su nombre. Tras un inicio por alto muy torero, su labor se fue desenvolviendo bajo las premisas de la torería, la cadencia y el gusto por ambos pitones ante un público completamente entregado al diestro. Mató de casi entera tardando el toro en echarse.

José María Manzanares fue ovacionado en su saludo de capa al primero de su lote. Su picador Paco María fue ovacionado tras cumplimentar el tercio de varas. El astado, que tuvo calidad y humillación, permitió al diestro alicantino realizar una faena basada fundamentada sobre la mano derecha en la que hubo despaciosidad y buena composición. Con la zurda, dejó algún natural de buena expresión. Mató de una buena estocada. El quinto fue otro toro notable de Núñez del Cuvillo. Recibió el alicantino al toro con gracias y verdad con el capote. Con la muleta Manzanares cuajó una gran faena torera y artista, basada sobre el pitón derecho, en la que derrochó mucha torería, sinceridad y valor. Al entrar a matar en la suerte de recibir, un metisaca al caer la espada baja, precedió a una gran estocada por ese mismo palo. El público pidió la segunda oreja que el presidente con buen criterio no concedió.

La labor de Alejandro Talavente al tercero de la tarde pudo tener premio de haber estado acertado con los aceros. El extremeño realizó una faena que tuvo un inicio muy torero y que se desarrolló en tono ascendente hasta entregarse en un final muy cerca de los pitones. Antes había brillado en un quite por chicuelinas. El sexto se pegó un volantín en los primero scompases de la lidia que le quebrantó físicamente. A pesar de las protestas del público, el animal no fue devuelto a los carrales. Talavante, sin opción de lucimiento, abrevió.

Valladolid. Domingo 13 de mayo de 2018. Toros de Núñez del Cuvillo, correctamente presentados y de buen juego en líneas generales. Morante de la Puebla, silencio y oreja; José María Manzanares, oreja y oreja; Alejandro Talavante, ovación y silencio. Entrada: Lleno aparente.
Incidencias: Tras la muerte del 1º de la tarde saltó al ruedo el activista Peter Janssen que fue reducido por las fuerzas de seguridad