www.aplausos.es

VIC-FEZENSAC

Decepcionante desafío ganadero

Los toros de Valdellán y Los Maños no posibilitan el lucimiento de una terna en la que tan sólo Sebastián Ritter escuchó palmas

sábado 19 de mayo de 2018, 18:26h

Fotos: ISABELLE DUPIN

El primero de la tarde fue un cinqueño de Valdellán que tuvo mucha movilidad. El animal repitió sin defectos tomando dos puyazos; uno trasero del que salió blandeando y otro más medido. El animal tuvo prontitud y velocidad en banderillas lo que hizo que Escribano no estuviese cómodo ni se acoplase en el tercio de banderillas. La faena, sin mucho acoplamiento, careció de emoción ante un toro que tuvo cierta bondad aunque no se le podía bajar la mano porque blandeaba. Mató de estocada habilidosa, caída y trasera. El cuarto de la tarde lució el hierro de Los Maños y se empleó en un primer puyazo fuerte, sin estilo empujó en el segundo y trasero cayó el tercero. El toro fue muy encastado y tuvo mucha vibración. Escribano anduvo más entonado en un tercio de banderillas que tuvo mucha emoción siendo muy aplaudido. En la muleta el toro humilló aunque le faltó un punto de transmisión, realizando Escribano una faena aseada en la que no llegó a encontrar el acople. El toro fue ovacionado en el arrastre.

El segundo de la tarde, de la ganadería de Los Maños, fue un cuatreño de preciosa estampa con el que Sergio Flores brilló en su recibo de capote con ceñidas verónicas rematadas con una media de cartel. Hizo el de Los Maños tres entradas al caballo; una primera de bravo, la segunda desde muy largo y una tercera en corto pero en bravo. La faena duró muy poco puesto que el animal se coló con peligro cuando el mexicano intentó pasarle por ambos pitones, optando por abreviar. Muy alto, largo y ofensivo de pitones fue el quinto de la ganadería de Valdellán. Más en tipo Atanasio que Santa Coloma. Entró tres veces al caballo, saliendo suelto en el tercer encuentro. El toro embistió en la muleta sin excesivo recorrido y sin presentar mayores complicaciones. La faena de Sergio Flores resultó aseada sin terminar de conseguir brillo ni de confiarse el torero. Se atascó con el descabello.

El tercero de Valdellán fue devuelto a los corrales tras salir descoordinado de atrás y fue sustituido por un sobrero de la misma ganadería. El astado derribó en el primer encuentro con el caballo, se empleó con fuerza en el segundo y con violencia en el tercero. El astado resultó un tanto complicado porque nunca llegó a romper de verdad. El colombiano Sebastián Ritter anduvo valiente y consiguió estirarse y sacar pases de mucho mérito. A pesar de no tener enemigo, anduvo bien Ritter para ser un torero poco placeado. No anduvo fino con los aceros. El que cerró plaza lució el hierro de Los Maños, un astado alejado del tipo Santa Coloma. Tuvo cuatro encuentros con el caballo cumpliendo sin más y siendo mal picado. El toro llegó al último tercio mirón, distraído y con sentido. La faena de Ritter fue de trámite ante un toro que no tenía dentro absolutamente nada. No anduvo fino con los aceros.

Vic-Fezensac (Francia), sábado 19 de mayo de 2018. Feria de Pentecostés. Toros de Valdellán (1º, 3º bis y 5º) y Los Maños (2º, 4º y 6º), desiguales de hechuras, destacando por presencia 2º y 4º, y de juego desigual. Manuel Escribano, silencio y silencio tras aviso; Sergio Flores, silencio y leves pitos tras aviso; Sebastián Ritter, palmas y silencio. Entrada: Dos tercios de aforo.