www.aplausos.es

HECHIZO, DE FUENTE YMBRO

Hechizo, nº 123, de Fuente Ymbro, uno de los grandes toros de San Isidro.
Ampliar
Hechizo, nº 123, de Fuente Ymbro, uno de los grandes toros de San Isidro. (Foto: Javier Arroyo)

La fuerza de la sangre

Hechizo, el primero de los grandes toros lidiados este San Isidro, es pariente de dos ejemplares indultados en Murcia -Bienvenido y Hechizo-, del Agitador de Madrid, del Hechicero de Adame en Guadalajara, del Hechicero de El Juli en Las Ventas... Honor, pues, a las buenas reatas

lunes 11 de junio de 2018, 17:03h

La fuerza de la sangre, la ley de la familia, la casta del galgo, en este caso de los toros, de casta le viene al toro, eso… Honor pues a las buenas reatas, son los apellidos de rancio abolengo campero. No es una ciencia exacta, ya quisieran los ganaderos, pero influir influyen y en unos más que en otros. En algunos casos mucho, se puede comprobar con Hechizo, hermano del Agitador del San Isidro de 2015, pariente muy directo del Hechicero que se ganó la vida en Guadalajara ese mismo año; y del Hechizo que indultó Pepín Liria en Murcia en 2004 y de aquel Hechicero con el que El Juli hizo reventar Las Ventas en 2003 en una célebre Corrida de la Prensa y, además, descendiente del célebre Bienvenido de Jandilla indultado por Enrique Ponce en 1992 en Murcia, que trajo la movilidad tan reclamada por los aficionados en tiempos de toros desesperadamente parados. No fue una aportación, dicho sea de paso, que hiciese especialmente felices a los matadores figura, algunos de los cuales comenzaron a quejarse de la excesiva movilidad e inventaron lo de moverse bien, moverse mal y moverse demasiado en un juicio claramente interesado.

Fue el primer gran impacto ganadero de San Isidro. Hechizo resultó pronto, alegre, galopó y combinó lo más difícil de combinar: bravura y toreabilidad

Este último Hechizo ha sido uno de los grandes impactos de esta feria isidril, ganaderamente el primero. Número 123, negro, de engatillada cuerna que apuntaba a los cielos, de testa astracanada e imponente trapío, cuya aparición en el ruedo venteño fue acogida con un ¡oooh! de admiración. No era excesivamente pesador para lo mucho que parecía, 566 kilos, aunque no necesitaba más. Fue pronto, alegre, galopó cada vez que le citaron, superó orgulloso lo que sería una supuesta falta de fuerzas y combinó lo más difícil de combinar, bravura y toreabilidad, algo así como la cuadratura del círculo, de tal manera que se ganó el corazón de los aficionados, incluidos aquellos que se habían quejado de sus claudicaciones o derrapes iniciales; y gustó a los toreros, a los que obedeció cada vez que se citaron en el desafío de la lidia. Resumiendo, bravo, espectacularmente bravo y obediente.

El ganadero, Ricardo Gallardo, que con esa corrida y teniendo en cuenta la novillada inaugural hizo doblete triunfal en Las Ventas, sitúa la reata del ya famoso Hechizo.

-Su padre es un toro 35 de nombre Cobrador, con el hierro de Jandilla, y su madre, la Hechizo, tiene por parte de padre al 79-Bienvenido, que es el toro que indultó Ponce en Murcia, y por la línea materna aparece el Hechizo indultado por Pepín Liria en Murcia.

-¿Características que destacarías de este Hechizo?
-Sacó mucho del 79-Bienvenido. La expresión y el galope de punta a punta de aquel toro lo tuvo este. Esa es una virtud que también tuvo su padre, el Cobrador de Jandilla. Hay que destacarle algo muy importante, que con la movilidad que tuvo, con la bravura que tuvo, nunca se metió por los adentros. Cuando lo llamaba Román cogía siempre los avíos por fuera y se salía con los vuelos. Los toros cuando son tan bravos les cuesta más salirse, pero este no fue así.

Gallardo: “Hechizo hizo realidad esa expresión tan conocida de nacer al galope. Arrancaba y lo veías metido en la muleta”

-Ricardo Gallardo lo sigue rememorando y disfrutando.
-Nacía galopando. Nunca dio ni dos ni tres pasos antes de lanzarse al galope, Hechizo hizo realidad esa expresión tan conocida de nacer al galope. Y desde ese mismo momento lo veías metido en la muleta, venía franco y, además, nunca soltó la cara.

-¿En qué se pareció a su hermano Agitador, el toro de Ureña del San Isidro de 2015?
-Agitador se salía menos de los vuelos. Tenían la misma expresión y la espectacularidad del galope, pero a mí me gustó más este. Agitador a partir del segundo y del tercer muletazo había que ir tirando y tirando y este se salía él.

-A vueltas con los gustos y exigencias de los toreros, cabe preguntarte si ese tipo de toro ayuda o perjudica a la economía de una ganadería.
-Un toro que pone de acuerdo al público, al presidente, a la empresa y al torero se da muy pocas veces y necesariamente tiene que beneficiar. Es difícil encontrarle un defecto. Tú hablas de Hechizo y nadie se para en ningún defecto.



-Hombre, de primeras dio síntomas de poca fuerza.
-No era poca fuerza, pasaba que en los giros derrapaba. Nunca perdió las manos de caerse, perdió los cuartos traseros en los giros. Venía galopando con mucha fuerza y le pasaba eso, luego más asentado en el último tercio, cuando lo manejaron con más temple, con otro ritmo y no hubo brusquedades en los giros, ya no perdió más los cuartos traseros.

De todos esos nombres ilustres queda en el campo el 166-Hechicero que indultó Adame en Guadalajara, semental que se ha convertido en una de las grandes esperanzas de la casa.

-Ya le hemos visto becerras y algún macho y está dando muy bien. Salen como fue él. Moviéndose mucho y bien, empujando la muleta. También con mucho galope.

-¿Qué es lo que recuerdas de él en la plaza?
-Fue un poco más dulce que Hechizo. Digamos que pesaba menos y no solo por los kilos sino por su expresión en la plaza, por su comportamiento. Tuvo otra virtud diferenciadora, fue toro de tres o cuatro faenas, duró muchísimo.

Gallardo: “Un toro que pone de acuerdo al público, al presidente, a la empresa y al torero se da muy pocas veces y necesariamente tiene que beneficiar. Es difícil encontrarle un defecto. Hablas de Hechizo y nadie se para en ningún defecto”

-¿Y el Hechizo de Liria en Murcia?
-Ese fue muy bravo. Se comía la muleta, tanto que se ganó el indulto a mitad de faena. Venía del 86-Afligido que indultó Dámaso González en Nimes.

-¿Y el Hechicero de Juli en Madrid?
-Más dulce que estos. Más enclasado que estos, pero con más profundidad. Tuvo un pitón izquierdo cumbre. Juli lo apretó y le arrancó una oreja que debieron de haber sido dos de no ser por el palco.

-¿Bienvenido?
-Fue durito. Muy bravo, muy bravo. En las primeras generaciones dio duro pero en las posteriores ya se suavizaron sus productos. Se ha visto en este Hechizo…

Preguntado por los próximos Hechizo, el ganadero dice que habrá que esperar, que en las próximas camadas no hay machos, solo hembras que también son necesarias.