www.aplausos.es

BERNARD MARSELLA, EMPRESARIO DE ISTRES

“La clave es no caer en la monotonía”
Ampliar

“La clave es no caer en la monotonía”

“Hay que buscar la variedad e intentar no dar siempre los mismos carteles. Si lo hiciésemos, al final seríamos una mala copia de Nimes o Arles; y esta plaza debe tener su propia personalidad", afirma el máximo responsable de El Palio

miércoles 13 de junio de 2018, 18:09h

Matador de toros retirado, Bernard Carbuccia “Marsella” es el empresario de la plaza de toros de Istres desde hace ya once años. Fue en 2007 cuando el alcalde, François Bernardini, le propuso, de acuerdo con la Comisión Taurina Municipal, hacerse cargo de la organización de los festejos en el moderno coso del Palio, inaugurado en el año 2001. Prácticamente desde su inicio al frente del cargo logró consolidar un ciclo que, a día de hoy, cuenta con hasta cinco espectáculos. Asimismo, al espíritu habitual del abono -con abundancia de figuras y programación de grandes eventos- ha añadido un toque torista para, de ese modo, satisfacer a todo tipo de público. “Hay que buscar la variedad, innovar cada año e intentar no dar siempre los mismos carteles. Si lo hiciésemos, al final seríamos una mala copia de Nimes o Arles; e Istres debe tener su propia personalidad. Por eso este año, guardando el caché y la categoría habitual del abono, hemos dado un pequeño giro a la feria con la incorporación de dos ganaderías debutantes y admiradas por un sector importante de la afición, como las de Adolfo Martín y el Cura de Valverde”.

Además, Marsella ha despejado con éxito la siempre compleja ecuación de combinar en un mismo cartel a una figura y a un hierro con predicamento en el sector torista: “Lo de Ponce con los adolfos es un acontecimiento de connotación mundial. Que una gran figura del toreo como él haya aceptado hacer esta gesta le honra. Y digo gesta porque si alguien piensa que la corrida es bonita y agradable para el torero, se equivoca. Tiene su seriedad y está en el tipo total de la casa”, expone el empresario, quien, sobre la otra gran novedad ganadera, la de Valverde, comenta: “En la actualidad la ganadería pasta a apenas media hora de Istres y hay ganas de verla porque, además, atraviesa un buen momento. Sin ir más lejos, el año pasado en Orthez salieron tres toros importantes, llevándose el premio de la mejor corrida del sudoeste francés. Al querer dar un toque distinto a esta feria era lógico que intentáramos cerrar el debut de un hierro con tanta solera”.

“Lo de Ponce con los adolfos es un acontecimiento de connotación mundial. Que una gran figura del toreo como él haya aceptado hacer esta gesta le honra”

Junto al aperitivo de viernes y sábado, el domingo se vivirá “un gran día de torería”, vaticina el empresario. “Hemos hablado de los primeros días toristas, pero el domingo hay otros dos cartelazos. Por la mañana, con una corrida de Jandilla, actuarán Ferrera, Castella y Luis David; y por la tarde, con un encierro de Juan Pedro, Ponce, que se ha hecho el dueño de Istres por las muchas grandes tardes que ha dado en esta plaza, cumplirá su segunda tarde junto a Bautista y Ginés Marín, con una actuación musical distinta a la habitual. En definitiva -resume- se trata de una feria para todos los gustos, que pretende motivar a la afición de todas partes para que venga y conozca nuestra feria”.

LLENOS A DIARIO

La venta de abonos y entradas sueltas marcha a buen ritmo. La feria, un año más, ha caído bien entre quienes pasan por taquilla: “La clave -insiste- es no caer en la monotonía. Con todo el respeto que guardo a las figuras, esto no se renueva y eso dificulta hacer carteles diferentes. Evidentemente, no todos los años puede reaparecer Joselito -recuerda acerca del boom que supuso el retorno, por un día, del maestro madrileño en 2014- y yo, que escucho a la afición, sé que hay cierto hastío de ver siempre a los mismos toreros con las mismas ganaderías, así que procuramos esforzarnos, dejar volar la imaginación y salirnos del guion establecido en tantos y tantos sitios”, admite Marsella.

“Hay cierto hastío de ver siempre a los mismos toreros con las mismas ganaderías, así que procuramos esforzarnos, dejar volar la imaginación y salirnos del guion establecido”

Por todo ello, que nadie piense que resulta fácil materializar el milagro de llenar el Palio a diario: “Aunque la plaza es chica, de apenas tres mil localidades, entre el malestar que hay ahora mismo en la afición por lo que comentaba de que nadie quiere salirse del sota, caballo y rey, y que no damos un festejo, sino cinco, la realidad es que cuesta trabajo llenar incluso una plaza de estas características. Pero creo que volveremos a conseguirlo. La venta de abonados sigue a un alto nivel -estamos casi en 2.000 abonados contando las empresas privadas que colaboran económicamente cada año- y apenas quedan por vender unas 200 entradas por corrida, faltando todavía una semana, más la venta propia de los mismos días de corrida”.

UN ALCALDE VOLCADO

En Istres la implicación del alcalde, François Bernardini, y la de las empresas privadas de la localidad resulta fundamental para que el trabajo de Bernard Marsella dé sus frutos: “El alcalde ha captado la importancia del toreo a nivel económico y artístico, pero con las empresas la situación es algo más compleja y cada año hay que empezar de cero con ellas. Hay que ir a buscarlas y darles argumentos para que no se vengan abajo, porque las hay aficionadas, pero también las hay que si apoyan es porque se trata de su ciudad; una ciudad donde, curiosamente, hay muy poca afición, pero hasta donde viene la gente desde sitios muy diversos”.

Junto a ese apoyo externo, la entrega que pone en sus quehaceres es igualmente clave para la consecución de los buenos resultados: “Tengo la suerte de trabajar en mi gran pasión y, con mi calidad y mis defectos, tiro para adelante cada año como puedo. Las relaciones humanas al final son las que vencen en esta historia y por eso tuvimos a Joselito, por eso tuvimos a Morante, por eso Ponce mató seis toros, por eso hace la gesta de este año sin ninguna necesidad de hacerla… y lograr todas esas cosas es lo que más me llena de satisfacción”.