www.aplausos.es

FERIA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO

El Fandi y López Simón, últimos triunfadores a pie en Burgos

Ambos cortaron dos orejas y abandonaron el coso en hombros; Padilla dio una vuelta al ruedo tras lidiar al toro de su despedida en el Coliseum

lunes 02 de julio de 2018, 18:24h

Comenzó con retraso el festejo, abierto por un toro de Román Sorando bien presentado y al que recibió con dos largas cambiadas de rodillas Juan José Padilla. El toro tomó un puyazo antes de que el jerezano tomara los palos: primero, de poder a poder; el segundo, en todo lo alto; y el tercero, extraordinario, al violín. Brindó al público un trasteo prologado con doblones. Al toro le costó embestir y pegó un derrote al final de cada muletazo. Sacó un punto de peligro y justeza de fuerzas. Optó Padilla por coger la espada de verdad. Pinchazo. Silencio.

Recibió con dos largas cambiadas de rodillas El Fandi al segundo. Toreó a la verónica sacando el toro a los medios con el animal embebido en los vuelos de su capote, rematando con la media. Recibió un puyazo el de Román Sorando, al que quitó Fandila por navarras coronadas con serpentina. Puso los palos: primer par de poder a poder en lo alto; un segundo subido en el estribo de dentro a fuera que levantó al tendido; y un tercero al violín. Brindó el granadino en los medios al público. Comenzó de rodillas terminando con el de pecho. El toro dobló las manos y mostró justeza de fuerza. David lo intentó por en pitón izquierdo con naturales poco lucidos y sin transmisión. Toro deslucido. Al ver que la faena no cogía vuelo se metió un arrimón para sacar el aplauso del público. Dejó media estocada que bastó. Oreja.

Meció al tercero a la verónica López Simón, con el mentón hundido en el pecho, muy despaciosos los lances. En la primera entrada al caballo, la puya viajó a la penca del rabo. Quitó por tafalleras el madrileño, que comenzó en los medios con la muleta por el pitón derecho dándole tiempo al toro y con la mano baja. Se pasó la tela a la mano de la verdad y le pegó una serie en los medios que llegó al tendido. Se sintió a gusto con el toro y apuró los tiempos. Con la espada de verdad, intentó unas bernadinas sin lucirse. Estocada en la cruz y el toro sin puntilla. Oreja con petición de segunda.

Antes de salir el cuarto, Padilla fue homenajeado por despedirse de Burgos. Le dieron un premio el empresario, Alberto García, y Joaquín Monje, también en representación de la empresa. El cuarto, Escritor II, fue un negro mulato apretado de carnes. Lo paró con verónicas por bajo el torero, yendo el animal bajo el peto en una ocasión. Padilla clavó un primer par en todo lo alto, pero al salir de los pitones se trastabilló, cayendo al suelo sin consecuencias. Dejó un segundo al violín y optó por no clavar el tercero. Arrancó el trasteo acoplándose a las condiciones del toro, llevándolo muy suave y con la mano a media altura. Tras un ayudado por alto llegó una serie al natural que arrancó los aplausos. Luego, derechazos mirando al tendido, pases en redondo, se metió entre los pitones de rodillas… pero una media insuficiente y otra media -levantando además el puntillero al animal- redujo el premio a una vuelta al ruedo.

Con una larga cambiada de rodillas y encajadas verónicas saludó El Fandi al quinto, al que quitó por lopecinas rematando con media y revolera. Con los palos en la mano, clavó un buen par de poder a poder, otro buen par de la moviola, y un tercero metiéndose por dentro y parando al toro. A petición del público puso un cuarto par, éste al violín. Arrancó el trasteo por el pitón izquierdo. Sacó al de Román Sorando de la querencia citando de largo y dando una serie con transmisión rematada con el de pecho. El toro fue largo por el pitón derecho. Humilló y fue noble. Le pegó el de Granada tres molinetes de rodillas que hicieron sonar las palmas. Tras las manoletinas en los medios, mató de un pinchazo y una estocada hasta la bola que puso al toro patas arriba sin puntilla. Oreja.

El sexto metió la cara y los riñones bajo el peto. López Simón brindó a Padilla y comenzó por el pitón derecho llevándolo muy despacio. Se echó la muleta a la zurda pero le quitó el toro el engaño. Le acortó los terrenos al noble burel, llevándolo muy toreado. Mató de estocada casi entera desprendida y paseó un nuevo trofeo.

Burgos, lunes 2 de julio de 2018. Feria de San Pedro y San Pablo. Toros de Román Sorando. Corrida bien presentada, noble, justa de raza y fuerza a excepción del 5º, un gran toro. Juan José Padilla, silencio y vuelta al ruedo; El Fandi, oreja en ambos; y López Simón, oreja con petición de la segunda y oreja. Entrada: Casi lleno.