www.aplausos.es

La revolera

Ha habido toros y toreros
(Foto: Javier Arroyo)

Ha habido toros y toreros

La torería andante se podría dar con un canto en los dientes si cada tarde, de seis toros salieran cuatro desorejables, como ha ocurrido este martes en Pamplona. El primero, el cuarto, el quinto y el sexto de Fuente Ymbro, con sus dificultades, como todos los toros bravos, tuvieron fondo para irse sin orejas al desolladero. Pero los toros de Ricardo Gallardo ya tienen su leyenda y las leyendas siempre pesan y el público, cuando se lidian toros de Los Romerales, espera que sus matadores echen el befo para mantenerse en pie frente a ellos.

Al primero, que no parecía de la camada por su mesurada manera de embestir, ya le tenía la oreja cortada Castella de no haber fallado a espadas, pero el francés se resarció en el cuarto al que entendió muy bien y le cortó una “pelúa” con su lidia de matador en sazón que conoce todas las teclas que hay que tocarle a un toro hasta exprimir todas sus posibilidades. Con el segundo de la tarde, “imposible por no ser posible” como decía Conde, el mozo de espadas del gran Ignacio, bastante hizo Perera con mantenerse firme y lidiador con él.

Pero el quinto y el sexto fueron capítulo aparte. El de Puebla del Prior con el corrido en quinto lugar dio su dimensión de gran muletero, seguramente con la mejor faena de lo que llevamos de feria. ¡Lástima de espada! Que si no ahora estaríamos hablando de un gran toro y un gran torero. López Simón se enfrentó a un tercero reparado de la vista con el que bastante hizo con quitárselo de en medio con dignidad, pero en el sexto y último cambió la moneda arrimándose como un tejón a un toro bravo y encastado al que, después de una tremenda voltereta, consiguió meter en la canasta al hilo de las tablas, y como acertó con la tizona le vino una oreja a sus manos que debieron ser dos a juicio de un público enardecido por el valor y la entrega del torero de Barajas. Pero la presidenta –concejala del PSOE- se hizo un lío con el pañuelo más espectacular que el que se está haciendo su jefe de filas, señor Sánchez, con las “amistades peligrosas” de los que dicen que pueden, y los de más arriba que tratan de poder sin ser posible. Y esto ya no lo dijo Conde, lo decimos los españoles que creemos en nuestro sistema democrático constitucional, social y de Derecho.