www.aplausos.es

CÁDIZ

Perera, rotundo, y El Fandi, puerta grande en El Puerto

Sebastián Castella fue ovacionado en sus dos toros; encierro deslucido en líneas generales de La Palmosilla

domingo 05 de agosto de 2018, 19:22h

Fotos: ARJONA

Recibió El Fandi al que abrió plaza con un buen toreo de capote precedido de una larga cambiada que puso al público de su parte. Armónico y bonito este primero, repitió con codicia, casta y recorrido, ofreciendo espectáculo durante toda su lidia. Con él, el granadino cuajó un poderoso segundo tercio donde destacó un par al violín. Con la muleta, El Fandi se lució sobre ambos pitones, dando distancia al toro, llevándolo y consintiéndole en una faena completa y muy torera. Se gustó al natural y, también, con menor entidad, sobre la diestra.

Poco pudo hacer Sebastián Castella ante el segundo, un toro que no hizo caso de los capotes y tampoco tuvo excesivo interés en el encuentro con el caballo. A su aire durante toda la lidia, Castella intentó retenerlo fuera de querencias para cuajar una faena sobre ambas manos, siendo el toreo en redondo lo mejor de su actuación. Faena que no terminó de alzar el vuelo por las condiciones del toro pero que fue reconocida con una ovación.

Fue un gran toro el colorado tercero: repetidor, humillador, con clase y nobleza. Miguel Ángel Perera se lució a la verónica, meciendo las telas a compás, con gusto y mucha torería. Excelente el quite por chicuelinas también. Tras brindar al público, comenzó su faena en el centro del platillo, penduleando con la muleta en un pase cambiado ligado al toreo en redondo lleno de mando, largura y autenticidad. Sensacionales las series en redondo, pero lo más intenso y poderoso llegó al natural. Tanto poder en la muleta de Perera y en su toreo terminó por someter al toro hasta el punto de obligarle a la rendición con amago de irse a tablas. Lo sujetó Perera, y, tras un final en los terrenos donde más a gusto se encuentra, lo remató de una estocada en la cruz contundente que hizo que rodara el toro sin puntilla. Dos orejas sin discusión.

Serio y hondo el cuarto, le sirvió a El Fandi para desplegar nuevamente su tauromaquia tanto de capote en el toreo fundamental como en el quite por tafalleras y lopecinas. Bueno fue el tercio de banderillas, de buena ejecución. Brindó la faena a la ganadera de Fuente Ymbro, Mari Paz Astorga, y comenzó su actuación de rodillas con mando, firmeza y entrega, los mismos argumentos que empleó para cuajar lo mejor en el toreo en redondo. Actuación intensa, emocionante y entregada que concluyó toreando de rodillas y una estocada fulminante.

No tuvo demasiadas opciones Sebastián Castella con el quinto, un toro que derribó por dos veces al caballo. Se lució en un quite por chicuelinas muy ajustadas el francés y también Chacón en banderillas tras cuajar un segundo tercio con torería. Tras brindar al público, Castella hizo un esfuerzo en vano ante un toro que comenzó a acortar el recorrido y a echar la cara arriba en cada muletazo. Imposible el lucimiento. Abrevió.

Miguel Ángel Perera sorteó en sexto lugar un toro flojo, justo de raza y casta. Excelente quite por gaoneras lleno de gusto, poder, riesgo y calidad. Después, con la muleta, nada pudo hacer con un toro que embistió siempre con la cara a media altura. Para colmo, cuando se disponía a rematar su actuación, el astado se echó y de ahí no lo movió nadie teniéndose que apuntillar.

El Puerto de Santa María (Cádiz), domingo 5 de agosto de 2018. Toros de La Palmosilla, bien presentados pero descastados y sin fondo, solo destacó el 3º, bueno. El Fandi, oreja tras aviso y oreja tras aviso; Sebastián Castella, ovación con saludos en ambos; Miguel Ángel Perera, dos orejas y silencio. Entrada: Media plaza.