www.aplausos.es

CORRIDAS GENERALES

Urdiales: 'Triunfar en Bilbao marca la diferencia'
Ampliar
(Foto: Arjona)

Urdiales: "Triunfar en Bilbao marca la diferencia"

La temporada transcurre agria para Urdiales, fuera de las principales ferias, hasta Bilbao. El bastión de sus grandes temporadas. La plaza que le equipara a las más grandes figuras del momento, anunciado con Enrique Ponce y El Juli en la corrida de Alcurrucén. Las Corridas Generales no se pueden concebir sin el sabor del riojano, en las que debutó hace diez años y en las que siempre ha dado la cara.

viernes 24 de agosto de 2018, 10:26h

-¿Qué significa Bilbao para la carrera de Diego Urdiales?

-Bilbao siempre ha sido para mí muy especial. Me siento muy querido y comprendido en su plaza. He triunfado muchas veces en su ruedo. Aquí he firmado las faenas más importantes de mi vida. Estoy feliz de poder volver.

-El idilio comenzó hace diez años. Desde su primer paseíllo en 2008 ha sumado 15 actuaciones. En una temporada tan a la contra, ¿ha sido difícil acartelarse en Bilbao?

-No ha sido difícil entrar. Estoy en uno de los mejores carteles de la feria y eso es porque reconocen mi trayectoria en esta plaza.

-¿En qué se diferencia la Semana Grande de Bilbao de otras ferias de su categoría?

-Principalmente en los conocimientos que tiene su afición. Bilbao es una plaza con una personalidad muy importante porque las personas que están en los tendidos saben ser pacientes, respetuosos y sensibles.

“Bilbao siempre ha sido muy especial para mí. Me siento muy querido y comprendido en su plaza. Aquí he firmado las faenas más importantes de mi vida. Estoy feliz de volver”

-También el toro condicionará todo…

-El toro de Bilbao es muy serio. Es una feria en la que todo tiene la máxima seriedad, la máxima elegancia. Por eso los triunfos en Bilbao marcan la diferencia.

-Bilbao le ha consolidado en su forma de torear pero Madrid es la otra piedra angular de su carrera. ¿Por qué no ha toreado en San Isidro en Las Ventas?

-Considero que las cosas se deben hacer como uno las siente. Para vestirme de torero y ser capaz de estar como debo estar ante los toros tengo que ir tranquilo a la plaza. Sabiendo que no me he equivocado. La actitud que trato de tener en el ruedo es la que llevo a cabo fuera de la plaza. Madrid está ahí, siempre voy a estar dispuesto a ir pero no de cualquier manera.

-El acuerdo resultó imposible. En estas páginas Simón Casas aseguró que había sido por un tema económico. ¿Tiene ganas de volver a Madrid?

-La afición de Madrid me lo ha dado todo. Tengo ganas de reencontrarme con ella, pese a su exigencia. Ese agradecimiento hacia ella me hace tomar la siguiente postura: estoy completamente abierto a torear en Madrid. Nos han propuesto estar en Otoño y hemos aceptado.

-Una gran noticia para la afición la vuelta de Urdiales a Madrid. El 27 de agosto se celebrará el sorteo de las ganaderías y toreros, ¿qué le parece el invento de Simón Casas?

-Me parece bien como algo puntual. Son unas ganaderías que ya he toreado en muchas ocasiones en Madrid. Nunca he renunciado a ellas. Este sistema es tentar a la suerte dos veces, pero repito que me gusta como algo excepcional.

-Diego Urdiales cuenta con 19 años de alternativa. Los picos de sierra forman parte de su trayectoria. Éxitos, olvidos, injusticias, cornadas, reconocimientos… Todos los registros posibles. En esta última etapa, el castigo a la independencia. ¿Va a aburrir el sistema a Diego Urdiales?

-No. Llevo muchos años en el toreo. He vivido tantas cosas… me ha tocado aprender a convivir con el sistema y saber refugiarme en mi toreo. No he parado de profundizar en mi forma de sentir el toreo. Me he aislado mucho de los temas de despacho. Antes sufría demasiado y eso no me dejaba crecer como torero. Lo que tengo claro es que el sistema que impera en el toreo hace mucho daño.

-Siendo un torero veterano, un clásico esperado, llama la atención que hable de profundizar en su toreo. ¿No ha consolidado su concepto?

-Considero que no he parado de evolucionar. He elegido el camino que me hace sentir bien, que me hace feliz. Me refiero al toreo con el que me siento identificado. En ese camino voy descubriendo cosas nuevas casi cada día. El concepto lo tengo claro pero el camino lo disfruto mucho recorriéndolo.

“La afición de Madrid me lo ha dado todo. Tengo ganas de reencontrarme con ella. Por eso nos han propuesto estar en Otoño y hemos aceptado”

-Se habla de nuevo mucho de pureza en el toreo. ¿Qué es la pureza para Diego Urdiales?

-Para mí es que no haya trampa. Encontrar la hondura a través de la naturalidad. Para eso, tal y como entiendo yo el toreo, hay que cargar la suerte, acompañar con el pecho, emplear las muñecas.

-¿Y el arte?

-Es algo imposible de describir. Pero uno lo siente cuando lo alcanzas mientras toreas. También se siente cuando ves que se torea en esa dimensión. No sabría decirlo con las palabras exactas pero sólo sé que se siente, tanto desde dentro como desde fuera.

-¿Le molesta que digan que Urdiales es un torero de mitad de temporada hacia delante para decir que necesita un rodaje previo hasta que cuaja sus más importantes faenas?

-No es algo que me moleste. Cada uno puede pensar y decir lo que quiera. Pero tengo que decir que no es verdad. Ahí están faenas como la del 2 de mayo de Madrid además de otras en San Isidro que han tenido mucha importancia. La gente tiende a olvidarse pronto de las cosas. Piensan que sólo soy capaz de torear bien al final de temporada porque en Bilbao y en la Feria de Otoño he triunfado con fuerza.

-Fortes y Tomás Campos, entre otros, le tienen como un referente. ¿Hay continuidad en el toreo de la línea clásica que ha representado estos años Diego Urdiales?

-Son dos toreros con grandes condiciones. Fortes es un torero muy importante. Se ha sobrepuesto a la máxima dureza del toro. Tiene un valor tremendo… y ahora busca el toreo que marca diferencias. Eso es lo que más valor tiene después de lo que ha pasado. Persigue la verdad. Tomás Campos es un amigo o algo más que eso. Me impactó desde novillero. Tiene una forma de interpretar el toreo muy pura. Compartimos muchas cosas: entrenamientos, conversaciones...

“Me ha tocado aprender a convivir con el sistema y saber refugiarme en mi toreo. Me he aislado mucho de los temas de despacho. Antes sufría demasiado. Lo que tengo claro es que el sistema que impera en el toreo hace mucho daño”

-¿Qué espera de la temporada 2018 y especialmente de esta cita con Bilbao?

-Espero que embista la corrida para poder mostrar en plenitud la forma que tengo de sentir el toreo y con la que he emocionado a la plaza de Vista Alegre en otras ocasiones. Es la plaza más importante que voy a pisar a estas alturas del año. La temporada está siendo atípica, no sé que pasará. Bilbao es Bilbao y voy con toda mi ilusión. Después ya habrá tiempo de pensar en el resto de compromisos.

A POR LA TERCERA PUERTA GRANDE CON ALCURRUCÉN

En 2017, el riojano cortó una oreja en cada una de las dos actuaciones que tuvo en la feria. Varios trofeos cuenta a toros de Victorino Martín en Bilbao a lo largo de su carrera. Sin embargo, inmortalizó a dos grandes toros de Alcurrucén las dos tardes que ha toreado esta divisa en Bilbao: Favorito y Atrevido. Dos corridas saldadas con la puerta grande y un total de cinco orejas.

Urdiales afronta su nuevo compromiso con los toros de la familia Lozano de la siguiente forma: “Las sensaciones que tengo con el toro de núñez son muy especiales porque tiene una embestida que me permite interpretar el toreo como lo siento”.

EL APOYO INCONDICIONAL DE VILLALPANDO

La persona más fiel que ha encontrado en el camino de su vida torera Diego Urdiales se llama Luis Miguel Villalpando. Primero como hombre de plata, después como incondicional apoderado y siempre como ‘padre’ taurino. Para Diego Urdiales, Villapando es clave porque “me entiende, me comprende, sabe cómo quiero que se hagan las cosas y siempre coincidimos cuando hay que tomar alguna decisión. Estoy muy tranquilo teniéndole a mi lado. Me permite refugiarme en el toreo. Confío plenamente en él. Sólo me preocupo por torear”.

Fotos: ARJONA