www.aplausos.es

FESTIVIDAD DE LA VIRGEN DE LA PALOMA

Impacta el buen toreo de Juan Ortega, oreja en Madrid

El sevillano cuajó una faena de muchos quilates en una interesante corrida de Valdefresno con tres toros con opciones; Pepe Moral pecha con el peor lote y Espada no da con la tecla oportuna en una aguerrida actuación

miércoles 15 de agosto de 2018, 12:20h

Fotos: PLAZA 1

Abrió la tarde un entipado toro de Valdefresno. Pepe Moral quiso mantener el recibo a la verónica, pero el toro perdió los cuartos traseros. Juan Ortega quitó por dos verónicas y una media medidas y sentidas. El toro se mostró con mayor definición por el pitón derecho, soltando la cara por el izquierdo, y Moral inició por bajo la faena, procurando ligar los muletazos por ambas manos con gran oficio y seguridad. Mató de estocada baja.

El cuarto de Fraile Mazas, cinqueño, se frenó de salida midiendo y acusando querencias. José Chacón lo lidió con tino, pegando ya el toro un gañafón al final del capotazo. Pepe Moral inició en los medios y la arrancada desde el burladero del 7 fue todo lo que dio el toro, parándose sin opciones. Moral trató de aprovechar las medias arrancadas en cercanías, sacándole algún muletazo con empaque. El toro se echó antes de la suerte suprema y ya no se pudo levantar.

El segundo de Valdefresno abría la cara en acapachado, más corto de manos, con gesto montado. Juan Ortega lo paró sacándoselo hasta los medios sobre las piernas. En la buena lidia de Oliver se vio la humillación y también que le faltaba un punto de fuerza. El incio de faena tuvo mucho compás, doblándose y acompañando la embestida, y con detalles de añeja torería a lo largo de la faena. El toro tenía buena voluntad pero su falta de fuerza le llevó a no terminar de irse hacia delante, permitiendo aún así a Juan Ortega mostrar su gran concepto del toreo. Hubo naturales llenos de temple, con naturalidad, sin crispación alguna. Ortega firmó muletazos con muchos quilates que Madrid supo valorar. Los ayudados doblándose con el valdefresno en el epílogo hicieron vibrar por su belleza. Importante actuación del sevillano, que la ratificó con una estocada en todo lo alto, obteniendo una oreja.

El quinto, de Valdefresno, respondió con un hachazo a la suavidad capotera de Juan Ortega, partiéndole el capote en la tercera verónica. Derribó a Juan Pablo Molina al acudir al relance, encelándose en el segundo puyazo. Inció la faena a su altura Ortega para ir enseñándole, pero continuó el de Valdefresno con sus agrios derrotes. El sevillano buscó la colocación pero el toro, que se terminó parando, no quería ir hacia delante. Complicó la suerte suprema al esperar con el morro en ruedo y finalmente cobró una estocada corta tras dos pinchazos.

El tercero de Fraile Mazas, se mostró brutote en el capote de Francisco José Espada. Moral hizo un largo quite por chicuelinas. Espada se lo sacó a los medios de inicio y cogió pronto el pitón derecho, donde el toro mostró profundidad. Ligó bien los muletazos con el de pecho, dejando tandas de mucho mando y temple. El toro fue bajando de calidad, requiriendo una distancia que no siempre le concedió Espada. Hubo tandas importantes, pero los altibajos de la faena y lo que tardó en echarse el buen toro de Fraile enfrió el ambiente.

El sexto, desordenado de salida, hizo pelea de genio en el caballo. Se centró en la muleta de Francisco José Espada, quien acortó distancias muy pronto, apagando la chispa del valdefresno que, sin ser un prodigio de calidad, tuvo buenas arrancadas. Por el valor fue muy meritoria la actuación, pero no encontró Espada la tecla que requería el toro. Mató de estocada contraria, escuchando un aviso.

Madrid, miércoles 15 de agosto de 2018. Virgen de la Paloma. Toros de Valdefresno y Hermanos Fraile Mazas (3º y 4º). Corrida seria y bien presentada, de interesante juego. De buena condición el segundo y el tercero, con transmisión el sexto y sin opciones el primero y el cuarto. Muy a menos el 5. Pepe Moral, silencio y silencio; Juan Ortega, oreja y saludos tras dos avisos, y Francisco José Espada, saludos tras aviso y silencio tras aviso. Entrada: Un cuarto.