www.aplausos.es

CORRIDAS GENERALES

Una faena de Ponce en medio de la decepción en Vista Alegre

La pobre corrida de Cuvillo deslució un festejo en el que el valenciano y Roca Rey lograron los únicos pasajes de cierto interés

martes 21 de agosto de 2018, 18:10h

Fotos: ARJONA

El primero fue devuelto por inválido, blandeando también el sobrero, que cayó en los primeros compases de la faena de muleta y le costó un mundo levantarse de nuevo. Ponce optó por coger la espada y recetarle una estocada que lo tumbó sin puntilla.

Flojeó también el bello segundo, protestado por el público por su escaso empuje. Templó Manzanares las nobles pero insulsas embestidas, sin que su labor pudiese llegar a tomar vuelo. Con una estocada corta puso fin a su lidia.

Clasicismo, temple y buen toreo tuvo la faena de Roca Rey al tercero, un toro noble y con clase pero excesivamente falto de fuerza y transmisión. El peruano se inventó una faena limpia, pausada y despaciosa, que llegó a conectar con el tendido a pesar de la ausencia de chispa y motor de su oponente. Pinchó antes de la estocada final y fue ovacionado.

Tampoco anduvo sobrado de fuerzas el cuarto. Lo brindó al público Ponce, que fue dando confianza al animal a base de temple y ausencia de tirones. Relajó la figura y se enroscó la embestida por el pitón derecho, logrando también buenos pasajes al natural. Acertado en tiempos y alturas, armó una notable labor concluida con bellos pases por bajo. Se tiró a matar con enorme rectitud, cobrando un espadazo trasero que le obligó a echar mano del verduguillo, atronando al de Cuvillo al tercer intento.

El quinto embistió con la cara suelta, defendiéndose por su falta de fuerzas. Además, acabó rajado. Sin opciones Manzanares, que fue de nuevo silenciado.

Manseó el sexto, cuya muerte brindó al público Roca Rey. Protestó el castaño en la muleta, buscando la huida en todo momento. Se le fue a los bajos la espada. Deslucido capítulo, el último de un festejo decepcionante.

Bilbao, martes 21 de agosto de 2018. Cuarta de las Corridas Generales. Toros de Núñez del Cuvillo. Bien presentados y de muy poco juego. Excesivamente flojos los cuatro primeros, deslucidos, manseando y sin ninguna clase los dos últimos. Devuelto el 1º por inválido, sustituido por un sobrero del hierro titular. Enrique Ponce, silencio y ovación con saludos tras aviso; Manzanares, silencio en ambos; y Roca Rey, ovación con saludos tras aviso y silencio. Entrada: Más de tres cuartos.