www.aplausos.es

FERIA DE LA VIRGEN DEL MAR

Juli a hombros y alboroto de Roca Rey en Almería

La espada dejó sin puerta grande a Enrique Ponce y al peruano

jueves 23 de agosto de 2018, 18:56h

Fotos: EDUARDO PORCUNA

Abrió plaza un toro bonito de hechuras, cómodo de cuerna, que recibió un puyazo empujando con un pitón. Se derrumbó a la salida del caballo. Fue un toro noble, flojo y rajado al final. Enrique Ponce se lució en un quite por chicuelinas. La faena fue muy pulcra, a media altura, con tandas por ambos pitones con poco ajuste pero con compostura. Acabó con poncinas y mató de una estocada trasera, baja y atravesada, obteniendo una oreja.

El cuarto fue un toro largo, enmorrillado y engatillado de pitones, muy pobre de casta aunque noble. Ponce realizó una faena de esfuerzo para llevar tapado y prolongar su recorrido. Faena larga. Sonó un aviso antes de entrar a matar, que hizo mal, de media y cinco descabellos, llegando a sonar otro recado presidencial.

El segundo, pobre de pitones, salió parado, entró dos veces al caballo y se dolió en banderillas. El de Zalduendo se movió en la muleta gracias a una labor de inteligencia de El Juli, quien lo fue sometiendo y corrigiendo su molesto cabeceo. Labor muy por encima del toro que acabó con toreo ligado en circulares rehilados y pases por alto en cadena. Mató de estocada caída y fue premiado con una oreja.

El quinto, mejor presentado, fue un toro encastado y noble. El Juli comenzó la faena con ocho muletazos por alto sin mover las zapatillas. En el centro ligó una faena mejor por la derecha, con algunos pases relajados. Protestó el toro por el lado izquierdo y Julián lo pasó por alto con inteligencia. Media estocada y una oreja.

El tercero, justo de trapío, tomó una vara sin entrega. Roca Rey se lució en el quite por chicuelinas. Comenzó la faena en el centro con los cambiados por la espalda y remató con uno soberbio de pecho. El toro fue noble pero no se salió de la suerte, de forma que el peruano debió corregir su posición entre los pases. En una tanda con la izquierda logró alargar su viaje para ligar en el sitio. Acabó metido entre pitones. Mató de un pinchazo y media estocada. Palmas tras aviso.

El sexto fue un buen toro por nobleza y transmisión. Tremendo clamor con Roca Rey con una faena de valor, temple y ligazón, comenzada por alto y seguida con tandas por abajo muy ligadas en una loseta. Clamor popular que se evaporó al fallar con la espada. Dos pinchazos y estocada. Una oreja.

Almería, jueves 23 de agosto de 2018. Segunda de la Feria de la Virgen del Mar. Toros de Zalduendo. Corrida justa de raza pero noble, con dos toros mejores, 5º y 6º. Enrique Ponce, oreja y ovación con saludos tras dos avisos; El Juli, oreja y oreja; y Roca Rey, palmas tras aviso y oreja. Entrada: Tres cuartos de plaza.