www.aplausos.es

VIRGEN DE LA VEGA

El huracán de Lima arrasa en La Glorieta

Cuatro orejas para un contundente Roca Rey; un trofeo pasea Enrique Ponce; de vacío se marcha El Juli

domingo 16 de septiembre de 2018, 18:07h

Fotos: ISMA SÁNCHEZ

El primer toro, de Garcigrande, muy pobre de cara -el pitón derecho fue un insulto-, embistió de forma cansina al capote de Enrique Ponce. Duramente castigado en el caballo, cortó en banderillas. Completamente apagado en la muleta, el valenciano lo sobó tratando que se engolosinase, siendo protestado por una parte del público y reprochándolo el torero, acción que dividió a la plaza. Ponce trató en los medios de buscar faena, sin agobiarlo, dejándolo ir y venir. Unos doblones, muy toreros, pusieron fin a su labor. Mató de estocada contundente.

El segundo, con más presencia que el anterior, se frenó en el capote de El Juli. Descastado en los primeros tercios, el madrileño firmó un bello inicio de faena. Muy parado el toro, El Juli provocó las embestidas logrando los momentos más intensos en dos redondos ligados antes de torear sobre la diestra y a base de robarle muletazos. Muy afanoso el madrileño, todo lo hizo él. Mató de estocada trasera y dos descabellos.

El tercero, también de Garcigrande, se enceló en el caballo, del que salió con el pitón derecho partido. Gran quite de Roca Rey, que levantó pasiones antes de coger la muleta para iniciar su trasteo por ceñidos estatuarios. Fue el preámbulo de una gran faena ante un toro de bondades y nobleza, donde las series sobre la diestra tuvieron largura, empaque, mano baja y profundidad. Bajó al natural, donde al toro le costó más. Pero el peruano, con su torrente de frescura y ambición, tras unos pases cambiados, volvió sobre la diestra para poner a todos de acuerdo y gustarse. No faltó el afarolado, junto a la rúbrica de unas bernadinas ajustadísimas. ¡Colosal! Estocada en todo lo alto. Dos orejas tras aviso y vuelta al ruedo al toro.

El cuarto, con el hierro de Domingo Hernández, se arrancó con codicia al capote de Ponce, que se lució. Brindó al público. Comenzó doblándose junto al tercio, antes de coger la diestra para lograr una rematada serie ante un toro codicioso que pronto se apagó para buscar el chiquero y escarbar. En esos terrenos, el valenciano intentó rematar la tarde y buscar el triunfo con dos poncinas. Mató de cuatro pinchazos y estocada caída.

En el quinto, de Garcigrande, salió El Juli decidido, que brindó al público. Entregado y decidido, el madrileño rubricó su trasteo en los medios, sometiendo al toro en series largas y de mano baja, aunque por la condición del toro no llegó el deseado triunfo. Mató de infame estocada que hizo guardia y una casi entera.

El sexto, de Garcigrande, salió suelto en los lances de capote. Acudió de lejos al caballo y recibió un fuerte puyazo. Comenzó por estatuarios que hicieron sonar las primeras palmas. El toro fue una perita en dulce que acudió a los toques sin ninguna codicia y frente al que Roca Rey provocó el delirio en las primeras series frente a un toro que se quedó parado a medio muletazo. El matador le aguantó los parones para gozo del público. Con unas manoletinas puso fin a su labor antes de una estocada hasta la bola.

Salamanca. Domingo 16 de septiembre de 2018. Feria de la Virgen de la Vega. Toros de Garcigrande y uno de Domingo Hernández (4º). Desiguales de presentación y juego. Destacó el lidiado en tercer lugar, número 1, Capitán de nombre, que fue premiado con la vuelta al ruedo. Enrique Ponce, oreja y ovación con saludos tras dos avisos; El Juli, ovación con saludos tras aviso y silencio tras aviso; Roca Rey, dos orejas tras aviso y dos orejas. Entrada: Lleno.