www.aplausos.es

FERIA DE SAN MATEO

Ponce, Manzanares y Roca Rey, a oreja por coleta en una tarde a menos en Logroño

El poco juego de los toros en la segunda parte del espectáculo impide a los espadas optar a la puerta grande

jueves 20 de septiembre de 2018, 18:40h

Fotos: ANDRÉ VIARD / CHOPERATOROS

Enrique Ponce cortó una oreja al primero de la tarde, un toro noble y justo de fuerzas con el hierro de Parladé. El toro no se empleó de salida, siendo protestado por su endeblez. Muy torero el valenciano en la apertura, aprovechando el viaje del toro antes de una faena inteligente en la que aprovechó las querencias del animal. Magisterio del torero de Chiva ante un toro de poco poder.

El cuarto de la tarde fue un toro noble que perdió las manos tras el segundo puyazo. Ponce se mostró dispuesto, echando mano de recursos pero sin lucimiento por las pocas opciones que le brindó el toro. Mató de media estocada, que remató de dos golpes de descabello, escuchando un aviso.

José María Manzanares paseó un trofeo del segundo de la tarde. El alicantino recibió con un bonito saludo por verónicas al buen toro de Juan Pedro Domecq, que fue noble y manejable. Chocolate protagonizó un buen tercio de varas. El toro se arrancó con prontitud en dos entradas al caballo en las que realizó una buena pelea. Manzanares lo toreó alternando las series por ambas manos, toreando con profundidad, enroscándose al toro. Todo lo hizo con elegancia, empaque y torería, manejando perfectamente la escena. Mató de estocada casi entera y paseó un apéndice.

El que hizo quinto, de Parladé, siguió la dinámica del cuarto: toro parado y noble al que Manzanares probó sin garantías y sin poderlo obligar. El torero lo intentó por todos los medios, dejando una faena larga sin resultados tras la que escuchó un aviso. Mató de un pinchazo, seguido de media estocada y un golpe de verduguillo.

Roca Rey cortó una oreja al tercero. Supo obligar al toro en el capote, dejando unas chicuelas que llegaron a los tendidos. Inició la faena de muleta con un pase cambiado por la espalda, entendíendo la querencia a chiqueros del toro. Se lo llevó a los medios para torearlo con despaciosidad y mucho temple con la mano baja. Cerró la faena con unas bernadinas ajustadas y dejó un pinchazo antes de una estocada desprendida.

El sexto fue un toro sin fuerza de salida. Fue pitado y recibió únicamente dos picotazos en el caballo. Roca Rey lo intentó en la muleta, pero el de Juan Pedro constantemente se derrumbaba, por lo que optó por abreviar. Mató de media estocada y hubo bronca al presidente por no haber sacado el pañuelo verde.

Logroño, jueves 20 de septiembre de 2018. Toros de Juan Pedro Domecq y Parladé (1º y 5º), de correcta presentación y nobles. El 4º, el 5º y el 6º, toros parados y sin fondo. Enrique Ponce, oreja y ovación con saludos tras aviso; José María Manzanares, oreja y silencio tras aviso; Roca Rey, oreja y silencio, con pitos al presidente. Entrada: Casi lleno.