www.aplausos.es

FERIA DE SAN MATEO

Urdiales encandila en Logroño

El riojano, con dos faenas de gran nivel, empata a un trofeo el mano a mano con un Juli poco favorecido en el sorteo

viernes 21 de septiembre de 2018, 18:20h

El primero de la tarde, de José Vázquez, evidenció muy poquita clase y raza desde el inicio y fue protestado por su falta de fuerza. Fue un toro corretón, que fue y vino sin más, al que El Juli, con su depurado oficio, metió rápidamente en la muleta en una faena de escaso contenido, rubricada con una estocada de efecto fulminante que provocó la petición de oreja concedida por la presidencia.

El segundo fue un toro tremendamente cambiante durante la lidia. En los dos primeros tercios resultó huidizo, sin emplearse y saliendo siempre suelto, complicando el tercio de varas y de banderillas. Lo que parecía imposible lo consiguió Diego Urdiales fijando en la muleta al de José Vázquez a base de llevarlo muy obligado por abajo en una primera serie. Le dio Urdiales su tiempo para comenzar a torear de manera primorosa y sutil por ambas manos, destacando su toreo al natural en series largas, rematadas con soberbios pases de pecho. Una gran faena estropeada por un sainete con los aceros.

El tercero fue un toro que embistió con la cara alta en los primeros tercios. El Juli anduvo muy fácil y resuelto pero a su vez muy aséptico en una faena en la que no terminó de entrar el público. Acortó distancias Julián para intentar subir un tanto el tono de una labor mal rematada con los aceros.

Un toro con el hierro de Zalduendo salió en cuarto lugar. El astado fue un auténtico mulo, muy incierto ya de salida, midiendo y probando, causando cierto desorden durante los dos primeros tercios. Llegó a la muleta sin humillar, sin emplearse, midiendo y queriendo irse suelto, ante lo que Urdiales optó por abreviar. Mató de pinchazo, estocada y descabello, siendo pitado el toro en el arrastre.

El quinto, de Zalduendo, fue otro toro tremendamente deslucido con el que saludó Iván García tras colocar dos grandes pares de banderillas. Brindó El Juli al público entre protestas, ya que se adivinaba que la faena no iba a resultar brillante, y ya en los primeros compases de la misma, el toro se derrumbó. Lo intentó el madrileño sin obligarle en ningún momento, pero el toro no pasaba y se defendía. No hubo confianza por parte de El Juli que lo despachó de dos pinchazos y descabello, siendo pitado el de Zalduendo.

El sexto fue un toro exigente, que presentó ciertas complicaciones y con el que Urdiales estuvo profesional. Destacó el riojano en un quite en el que dibujó tres bonitas chicuelinas y una media. El toro tuvo aspereza y Urdiales aunó sus dos caras; la de torero poderoso y la de torero sutil y de gusto. El toro exigió y Urdiales se impuso con raza, apareciendo la bendita emoción en una faena muy importante. Mató de estocada y descabello.

Logroño. Viernes 21 de septiembre de 2018. Feria de San Mateo. Toros de José Vázquez (1º y 2º), Garcigrande (3º y 6º) y Zalduendo (4º y 5º). Conjunto desigual de presentación. Nobles y sosos 1º y 3º; cambiante y a mejor el 2º; descastados y pitados en el arrastre 4º y 5º y áspero el 6º. El Juli, oreja, silencio y ovación con saludos; Diego Urdiales, ovación con saludos tras dos avisos, silencio y oreja tras aviso. Entrada: Tres cuartos. Saludó tras parear al 5º, Iván García.