www.aplausos.es

ZAPATO DE ORO

Adrien Salenc, única vuelta al ruedo en Arnedo

Deslucido y complicado encierro de Baltasar Ibán

sábado 29 de septiembre de 2018, 17:44h

Fotos: JUSTO RODRÍGUEZ

El que abrió plaza fue un novillo de embestida fija aunque flojo y claudicante que, además, se dio una voltereta de salida, resultando deslucido. Comenzó la faena Salenc con ayudados por alto a dos manos, siguiendo por naturales. Trasteo con algunos pasajes destacados en redondo pero que nunca terminó de definirse, prueba de ello fue que ni novillero ni público terminaron de conectar.

El segundo de la tarde fue más repetidor y colaborador. Ángel Téllez lo recibió bien con el capote. Después, con la muleta, dejó momentos destacados en redondo que alcanzaron mayor intensidad cuando le bajó la mano y cuajó varios pases al natural. Sufrió dos desarmes y a partir de ahí la faena bajo en emoción. Le entraron las prisas.

Más difícil, gazapón, fue el tercero, que se quedó parado a medida que transcurría la lidia. Alfonso Ortiz comenzó doblándose con el novillo un punto nervioso pero, poco a poco, se atemperó aunque sin acoplarse al natural. El desarme que sufrió en mitad de la faena hizo que el trasteo no terminase de remontar. Desacertado con los aceros, fue silenciado.

Pronto en la embestida fue el cuarto de la tarde, al que le dio un puyazo largo y brillante Pedro Iturralde. Salenc se lució ya en el inicio en redondo. Faena presidida por la ligazón y la profundidad, sobre todo en el toreo al natural. Sufrió algún desarme pero no se arrugó el novillero, que siguió haciendo faena cuajando lo más vistoso con unos excelentes naturales rematados con mucha entrega. Final encimista que no remató con la espada, dando una vuelta al ruedo.

El quinto fue un novillo repetidor, tuvo emoción y transmisión en sus embestidas. Vistoso Téllez en el manejo con el capote, se lució en el quite por saltilleras. Correcto en el toreo en redondo donde se acopló hasta lograr momentos muy ceñidos. Profundidad y hondura tuvo el toreo al natural, cuajando las tandas en muy poco espacio de terreno. Encimista en su final, fue silenciado tras escuchar un aviso por el desigual uso del acero.

Ante el que cerró plaza, el novillo de más trapío, Ortiz intentó sacar faena con un astado que calamocheó. Siempre compuesto y reunido en el toreo en redondo, todo se diluyó cuando el novillo se volvió complicado, teniendo que abreviar en su actuación.

Arnedo (La Rioja). Sábado 29 de septiembre de 2018. Novillos de Baltasar Ibán, bien presentados en líneas generales, deslucidos y complicados. Adrien Salenc, ovación con saludos y vuelta al ruedo; Ángel Téllez, ovación con saludos tras aviso y silencio tras aviso; Alfonso Ortiz, silencio en ambos. Entrada: Un tercio. Saludaron tras parear al quinto novillo El Niño de Santa Rita y Fernando Téllez. Destacó picando al cuarto Pedro Iturralde.