www.aplausos.es

ZAPATO DE ORO

A trofeo por coleta en la novillada de Arnedo

Rafael González, Franscisco de Manuel y Manuel Diosleguarde pasean una oreja cada uno del variado encierro de Fernando Peña

martes 02 de octubre de 2018, 17:36h

Fotos: JUSTO RODRÍGUEZ

El primero de Fernando Peña fue un novillo noble y justo de fuerzas, muy deslucido. Rafael González hizo una faena larga, iniciada por estatuarios ante un toro manejable pero que se quedó a mitad de viaje. No entró el público en la faena del madrileño, que, además, falló con los aceros.

Francisco de Manuel cortó una oreja del que hizo segundo, un novillo encastado que metió la cara de lujo y fue largo en el capote del madrileño. Derribó al picador y romaneó, desarrollando prontitud y buen tranco en banderillas. De Manuel brindó al público una faena fundamentada sobre ambas manos. Hubo pasajes destacables pero siempre surgieron de uno en uno. Dio la sensación de haber novillo para más lucimiento. Más encimista en el tramo final del trasteo. Pinchó en primera instancia, dejando una gran estocada, de premio, al segundo intento. Paseó una oreja.

El tercero fue un utrero noble al que le faltó un punto mayor de empuje. Con él, Manuel Diosleguarde anduvo vistoso con el capote antes de una faena abierta con un precioso toreo genuflexo. Muy torero el salmantino, templado y ligado frente a un novillo con calidad. Le dio tiempo y pausa a su oponente, pero siempre con la intención de ligar los muletazos. Al natural toreó largo, rematando los muletazos hasta atrás. Todo lo hizo en los medios. Mató de una estocada eficaz y a sus manos fue a parar una oreja.

Rafael González sorteó en su segundo turno un novillo encastado y con él estuvo muy metido el madrileño, muy en novillero. Mezcló de salida toreo de hinojos, verónicas, gaoneras y afarolados. Tras un puyazo, se lució en un quite de frente y por detrás. Dos series en redondo de rodillas calaron en el inicio de la faena ante un toro que acometió y tuvo emoción en sus embestidas. Finalizó en cercanías, dejando una estocada arriba y paseando un trofeo.

De Manuel fue silenciado ante el manejable quinto, al que recibió voluntarioso de capote y clavó banderillas sin excesiva fortuna. Lo mejor llegó en el toreo en redondo con la muleta, a buen nivel sobre la mano derecha. Con la zurda, en cambio, hubo menos ajuste y ligazón, por lo que el trasteo fue diluyéndose. Mató de pinchazo y casi media.

Cerró plaza un novillo deslucido, que se lastimó los cuartos traseros tras salir del caballo. Lo recibió bien de capote Diosleguarde, que lo intentó con la muleta sin lograr el lucimiento. El novillo protestaba por falta de poder. La abundancia de desarmes ayudó también a que la faena no tomara vuelo. Hubo, eso sí, buena disposición del novillero, cuyos apuntes más toreros llegaron al natural en este sexto. Mató de una muy buena estocada y saludó una ovación.

Arnedo, martes 2 de octubre de 2018. Novillos de Fernando Peña. Desiguales de presentación, justos de cara y de variado juego. Rafael González, silencio tras aviso y oreja con petición de la segunda; Franscisco de Manuel, oreja y silencio; y Manuel Diosleguarde, oreja y ovación. Entrada: Un tercio de plaza. Se lució banderilleando al primero Jarocho y Elías Martín fue obligado a saludar en el tercero.