www.aplausos.es

PORTUGAL

Magistral Antonio Telles en el mano a mano con Ventura en Vila Franca de Xira

Alarde de recursos y entrega de Ventura con el sexto

miércoles 10 de octubre de 2018, 10:59h

Fotos: JOAO SILVA

Final feliz de la Feria de Octubre en Vila Franca de Xira con un mano a mano entre Antonio Telles y Diego Ventura que abarrotó la plaza Palha Blanco y que quedó marcado por un triunfo arrollador de Antonio Ribeiro Telles y una gran actuación de los forcados de Vila Franca.

El maestro Telles reivindicó en esta corrida todas las virtudes del clasicismo, el toreo eterno a lo largo de tres lidias con su sello personal que quedarán por mucho tiempo en el recuerdo de los aficionados. Varios factores se conjugaron para alcanzar una obra de arte en tres capítulos, coherente aunque diversa: equitación primorosa, brega bellísima y armoniosa, y una verdad permanente en la ejecución de las suertes.

La completísima labor de Antonio arrancó frente al toro que rompió plaza, codicioso y de gran movilidad, poco a poco dominado por la torería del jinete, la sutileza de los recortes, el cálculo preciso de las distancias y la perfección en las reuniones. Frente al tercero, reservón, se pudo apreciar una lidia a buen nivel, aunque menos fulgurante que la anterior. La ascensión al paraíso del toreo ecuestre llegó con el quinto, de buena condición, que permitió una lección magistral, desde la preparación cadenciosa de las suertes a la danza por hermosinas, utilizando el caballo como un capote de seda. La sucesión de suertes de muchos quilates, las banderillas clavadas al estribo, hasta los remates de exquisito gusto, conformaron una sinfonía que todavía suena en la mente de los buenos aficionados, que ovacionaron con fervor al maestro Telles, quién merecía haber salido a hombros.

Diego Ventura lidió con altibajos el exigente segundo, sin que sonara la música. Mejoró en el cuarto, donde le vimos consumar varias suertes de buena nota, finalizando con dos quiebros al violín, pero sin redondear. Finalmente, ante el noble sexto, el rejoneador hizo alarde de sus muchos recursos, se entregó totalmente y llegó fuerte a los tendidos. Utilizó sus magníficos caballos para desarrollar una brega ajustada, dibujó suertes bien diseñadas, en terrenos de compromiso, con la espectacularidad que caracteriza su toreo. Los momentos álgidos de la larga faena ocurrieron con la lucida colocación de dos pares de banderillas a dos manos, conduciendo el caballo apenas con las piernas. Clavó por fin una corta, saliendo en ambiente de euforia.

Noche de gloria y emociones para los forcados amadores de Vila Franca, que se encargaron en solitario de las seis pegas de cara. Destacó el cabo Ricardo Castelo, que se despidió con brillantez siendo premiado con dos vueltas al ruedo.

Vila Franca de Xira (Portugal), martes 9 de octubre de 2018. Toros de Casa Prudencio (1° y 2°), bien presentados. El primero fue bravo; de Palha (3° y 4°), de regular presentación, cumplieron; y de María Guiomar Cortés de Moura (5° y 6°), nobles y codiciosos. Antonio Ribeiro Telles, vuelta, vuelta y dos vueltas; Diego Ventura, silencio, ovación con saludos y vuelta. Entrada: Lleno "No hay billetes".