www.aplausos.es

ENTREVISTA

Thomas Dufau: “Ahora comienza lo bueno y lo duro”
Ampliar
(Foto: Javier Arroyo)

Thomas Dufau: “Ahora comienza lo bueno y lo duro”

jueves 18 de octubre de 2018, 10:00h
Thomas Dufau es uno de los jóvenes matadores franceses con mayor proyección. Por sus formas, por su seriedad, por su valor. Las Ventas volvió a verle hacer el paseíllo el pasado septiembre seis años después de la confirmación de su doctorado. Cortó una rotunda oreja a un toro de Pallarés. Rugió Madrid en una tanda al natural y se estremeció en un angustioso volapié en el que el pitón se hundió en la zona alta de la taleguilla. Se obró el milagro. Dufau paseó el trofeo que compensaba la espera y la inmensa decepción que se llevó en San Isidro al suspenderse la corrida en la que estaba anunciado. Su tierra ha sido su refugio. No ha parado de torear con sonados triunfos en las plazas más relevantes del país vecino. Ahora empieza un camino nuevo

-¿Con qué sensación llegó a Madrid tras lo ocurrido en San Isidro?

-Llegué sabiendo que en mi situación tenía que pasar algo. Llevaba unos años toreando en Francia, pero mi ilusión era abrirme las puertas en España para que mi carrera vaya rompiendo. Llegué a Madrid con ese objetivo y esas ganas. Fui a darlo todo. El toro me ayudó un poquito y logré cortar esa oreja. Ese trofeo ha marcado mi temporada.

-¿Cuáles fueron las claves de su triunfo con el toro de Pallarés?

-La oreja de Madrid se resume en cuatro momentos fundamentales: el inicio con el capote en el que la gente ya respondió; la serie con la mano izquierda donde noté que Madrid se rompía. El parón por el lado derecho y la estocada en la que pensé que pasase lo que tuviese que pasar pero que no se me podía ir ese trofeo.

-Tras lograr esa meta, ¿de qué manera espera que le afecte positivamente?

-Cortar una oreja en Madrid no es un final, es un paso más. Todo empieza ahora, es el momento en el que arranca lo bueno y al mismo tiempo lo duro. Espero abrirme puertas en España y en Francia. Me toca confirmar lo que he hecho. Una oreja en Madrid para un francés es mucho pero soy consciente de que no ha llegado ese triunfo rotundo que me hace falta.

“Llevaba unos años toreando en Francia, pero mi ilusión era abrirme las puertas en España para que mi carrera rompa”

-¿Ha resultado larga la espera?

-He tenido la suerte de torear en Francia. El no parar es la principal motivación para un torero. Mi país me ha apoyado con carteles y plazas buenas. He sabido esperar pero Francia me ha cuidado todo este tiempo.

-También influirá su entorno...

-Desde luego. He estado en Sevilla, donde me he preparado fuerte. Estar cerca del campo y tener siempre a personas alrededor que han creído en mí, que me han apoyado mucho. Me siento fuerte y preparado. Ojalá la temporada que viene pueda repetir y torear en más sitios de España.

-Esta temporada ha estrenado apoderados.

-La familia Piles apostó por mí. Mi gran ilusión era pisar Madrid y se ha logrado. Ahora el panorama pinta mejor.

-¿Cómo vivió la suspensión de la corrida de Partido de Resina?

-Después de preparar esa cita durante todo el invierno, que se suspendiera esa corrida fue un disgusto tremendo pero la empresa me prometió que iba a torear a lo largo de la temporada y así ha sido. Estoy agradecido.

-¿Qué tiene que aprender la tauromaquia española de la francesa?

-Cada país tiene su forma de entender el toreo. El toreo francés siempre ha ido evolucionando, ahora tenemos una afición muy buena con grandes plazas y grandes toreros. El toreo está muy vivo en la zona de Francia que hay toros. Es una gran fortuna. Pero eso no significa que España tenga que aprender algo de la Fiesta de Francia.

-Le tocó vivir el duro trance de compartir cartel con Iván Fandiño en Aire sur l’Adour la trágica tarde de su muerte. ¿Cómo le afectó aquella experiencia?

-Nunca había pensado en la muerte como una cosa que te puede pasar cuando toreas. Piensas en el triunfo, en el fracaso, en el dolor, pero en la muerte... Cuando murió Iván delante de mis ojos me di cuenta de todo. Me afectó mucho, no me lo creía. Iván me habló después de la cornada, le vi vivo y después murió. Es el momento más duro de mi vida, sin duda. No lo podía aceptar hasta que fui al entierro y lo empecé a asimilar. Un toro te puede quitar la vida de verdad. En ese momento me di cuenta.

-¿Qué recuerdo tienes de Iván Fandiño?

-Fue mi amigo. Iván ha quedado en el recuerdo como persona y como torero. Consiguió salir de la sombra a la luz. Logró hacer grandes obras como torero y como hombre. Es un ejemplo.

Su referencia y espejo

El corte clásico de Dufau delata su gusto por toreros de concepto exquisito. Reconoce que “de todo el que se pone delante del toro se puede aprender algo” pero por encima de todos destaca un torero: José María Manzanares padre, que ha sido la referencia de tantos toreros: “Es mi espejo de toda la vida. Desde pequeño me había impactado. Admiro mucho a esa clase de toreros que tienen tanta personalidad en el ruedo y tanto carisma fuera de la plaza”.

Fotos: JAVIER ARROYO