www.aplausos.es

GALARDONADO EN ITALIA

Ruiz Miguel: 'Echo en falta más compromiso por parte de las figuras'
Ampliar

Ruiz Miguel: "Echo en falta más compromiso por parte de las figuras"

El matador de toros gaditano fue reconocido por el Club Taurino Italiano con el trofeo Ópera Taurina

Francisco Ruiz Miguel recibió en Turín el galardón Ópera Taurina que el Club Taurino Italiano le entregó por su "inimitable trayectoria" en un acto en su honor al que asistieron aficionados llegados de toda Italia. El premio -un minotauro en bronce creado por el artista florentino Silvano Porcinai- se otorga a matadores retirados, ganaderos y personajes del mundo taurino. En anteriores ediciones lo recibieron Santiago Martín “El Viti”, Victorino Martín y Paco Ojeda.

El presidente de la entidad, Paolo Mosole, rememoró la carrera de Ruiz Miguel, una trayectoria en la que estoqueó 100 corridas de Miura, 89 de Victorino o 36 de Pablo Romero, entre otras, a lo largo de su casi 1.500 paseíllos. También destacó su labor de promoción de la Fiesta en las escuelas taurinas y en las retransmisiones televisivas.

Ruiz Miguel reconoció que esta es "para mí una ocasión histórica por estar por primera vez en Turín y en Italia, que es algo que me emociona mucho. También por la calidad de aficionados que he encontrado aquí y por el mérito que tiene el Club Taurino Italiano, especialmente en los tiempos que corren”. En una larga tertulia, habló de sus comienzos como lechero en la finca de Rafael Ortega y de su rocambolesco debut cuando por una apuesta con un amigo se lanzó de espontáneo en un festival en la antigua plaza de Cádiz en el novillo de Paquirri.

Francisco Ruiz Miguel dejó reflexiones como: “Mientras la técnica se aprende, el temple o el arte se llevan dentro y nadie las puede enseñar”. Especialista en las corridas duras, aunque esto, como ya le decía su maestro Rafael Ortega, “sea más difícil que comerse un gato vivo”.

Con respecto a las perspectivas de la Fiesta no se mostró muy optimista, sobre todo por el “animalismo imperante y la falsa hipocresía”, y echó en falta “un poco más de compromiso por parte de las figuras actuales”.