www.aplausos.es

REPORTAJE CAMPERO

Robert Margé: el hierro estrella de Francia
Ampliar
(Foto: Stephan Guin)

Robert Margé: el hierro estrella de Francia

“Llevamos lidiadas diecinueve corridas en plazas de primera, nos han dado la vuelta al ruedo a siete toros y tres o cuatro pudieron haberse indultado sin problemas. El último premio importante: Zaragoza”, recuerda el ganadero

miércoles 02 de enero de 2019, 18:21h

Lleva años acumulando éxitos al otro lado de los Pirineos. Considerada como una de las divisas más importantes del territorio bravo francés, el hierro de Robert Margé aspira ahora a hacerse un hueco también en España. De momento, el corridón jugado en la Feria del Pilar de Zaragoza del pasado año le ha reportado buen ambiente en nuestro país. Tanto, que si fructifican este invierno las negociaciones ya iniciadas el hierro de la M coronada colgará el próximo año en varias ferias importantes de nuestra piel de toro. Novedades como la suya siempre son bienvenidas.

Junto a la desembocadura del río Aude, a tan solo un cuarto de hora de Beziers, se ubica el proyecto ganadero de los Margé. La finca donde pastan sus reses se asienta en una marisma, lindera con el río unos tres kilómetros y medio. Allí abunda la pradera natural, la alfalfa, se siembra también arroz biológico y se cuenta con una zona elevada, a cuarenta metros de altura, donde se pone a salvo al ganado cuando llegan las aguas. El inicio del otoño no ha sido fácil en ese sentido por estos lares. Las lluvias han provocado dramas irreparables. “En esta zona ha habido auténticas inundaciones y catorce personas han perdido la vida”, detalla nada más arrancar la conversación Robert Margé. “Afortunadamente con el sol y el viento de estas semanas se ha secado todo, aquello ya pasó y el ganado está poniéndose a punto”, continúa quien habla desde Mas des Monteilles, las mil hectáreas donde pastan todos los machos y vacas de vientre de la casa. En otra explotación distinta, esta de 800 hectáreas ubicada en la zona de la Camarga y conocida como Domaine des Bruns, los Margé cuentan con vacas de carne, de la raza Angus, junto a las bravas que no se van a tentar y las añojas, becerras y vacas viejas que se han ganado una etapa de tranquilidad. “Las angus tranquilizan a todo el mundo”, bromea el ganadero.

En la actualidad la vacada está formada por reses de origen Cuvillo y Santiago Domecq. Nada queda de la adquisición inicial a Cebada Gago. Al menos en pureza. “Lo de Cebada fue lo primero que tuve, pero de aquello hace muchos años. A partir del 95 llegó lo de Cuvillo y del 2000, lo de Santiago Domecq, a quien adquirí vacas con el hierro de Jandilla. Puro de Cebada no tengo nada; y cruzado me quedarán unas veinte vacas”, admite el ganadero, que no duda en concretar en la amistad y el tipo de bravura las razones por las que apostó por estas dos sangres más modernas: “Lo de Cuvillo siempre me ha gustado. De hecho fui yo quien, como empresario de Beziers, presentó a la ganadería en Francia. Sería el año 93 o 94. Por otro lado, soy muy amigo de Santi Domecq. En esa época gestionaba seis o siete plazas y le compraba todos los años un par de corridas. Me invitaba a sus tentaderos y allí me di cuenta de la pedazo de ganadería que tenía”.


Con esos mimbres los éxitos no tardaron en llegar. Para la historia han quedado toros sueltos de enorme importancia en plazas de no menor envergadura como Nimes, Mont de Marsan, Beziers, Vic-Fezensac, Bayona… además del pelotazo del pasado año en Zaragoza. “Hasta ahora hemos lidiado diecinueve corridas en plazas de primera. En ellas nos han dado la vuelta al ruedo a siete toros. Y tres o cuatro pudieron haberse indultado sin problemas. Hemos ganado muchos premios, el último importante -fundamental para darnos a conocer en plazas de primera en España- el del pasado año en Zaragoza, cuando nos llevamos el trofeo a la mejor corrida de la Feria del Pilar 2017. Nos dieron el premio compitiendo con las seis o siete mejores ganaderías españolas del momento. Fue un exitazo, para la ganadería francesa en general y para la familia Margé en particular. Todo el mundo se enteró a partir de entonces de la calidad de nuestros toros y aquello ha ayudado a que nos contacten de varias plazas de segunda y primera de España para lidiar en el futuro”, valora, y refuerza su tesis: “Cada vez que hemos lidiado en plazas importantes hemos cumplido. La gente ya sabe que con nosotros existe una cierta seguridad de toro bravo y con movilidad; pero del que se deja en la muleta, porque lo importante, no lo olvidemos, es que el animal permita construir faena”.

CASTA Y RESPETO

Muchos consideran al hierro de Margé como el más importante de la Francia ganadera del momento. “Eso dice todo el mundo, lo oigo entre los aficionados y los periodistas, pero prefiero que lo digan ellos. El toro exige humildad. Eso lo aprendí hace mucho tiempo”, apunta.

-¿Su ganadería milita más en el bando torista o en el torerista?

-Nuestra ganadería es muy encastada, se mueve mucho, pelea bien con el caballo, los toros toman dos puyazos pero de bravo, empujando de verdad. Es el tipo de toro que gusta al aficionado, pero también a los toreros por cómo humilla.

Ciento ochenta y cinco vacas de vientre y ocho o nueve sementales sustentan el proyecto. Las líneas de Cuvillo y Santiago Domecq se llevan por separado. “Tenemos cuatro lotes diferenciados según su origen”, detalla. “Las dos líneas tienen trapíos similares”, matiza a continuación.

Ave María, su otra ilusión

Robert Margé ejerce también de representante de la ganadería de Ave María, sita en la finca sevillana de El Sardinero, propiedad en su día de Javier Molina. El nuevo dueño de la bellísima dehesa de Constantina es el socio de Margé, Philippe Pagès, que a su vez posee el hierro y la vacada que anuncia a nombre de Pagès-Mailhan. “Se trata de un proyecto muy bueno, formado con ochenta vacas y sementales de Cuvillo. El año que viene ya lidiaremos tres o cuatro novilladas picadas”, avanza esperanzado.

-¿Qué modelo de toro persigue?

-Busco movilidad, bravura, humillación y duración. No creo que descubra nada nuevo. Es lo que decimos todos los ganaderos, pero es bastante más fácil decirlo que encontrarlo. Aquí trabajamos mucho persiguiendo esos objetivos. Somos una familia al completo pendiente de sus toros. Por suerte para mí, toda mi familia está metida en esto, la tengo toda a caballo en la finca. Mi hijo Olivier, por ejemplo, es el mayoral, y se encarga junto a mi yerno del día a día. Tomamos las decisiones juntos y eso es todo un regalo de la vida.

“La gente ya sabe que con nosotros existe una cierta seguridad de toro bravo y con movilidad; pero del que se deja, porque lo importante, no lo olvidemos, es que el animal permita construir faena”

-Y las hechuras, ¿qué papel juegan?

-La hechura para mí es fundamental. Todos los machos de buena reata que a los dos años no les veo una buena hechura los quito de en medio pronto, lidiándolos en novilladas sin picadores. Y si en un tentadero una vaca no tiene buenas hechuras, más vale que sea la más buena del mundo y su reata sea igualmente importante porque si no…

Ese “si no…” da cuenta del nivel de exigencia de esta casa, “aunque se dan pocos casos de este tipo, porque, si la hechura no me gusta, directamente no suelo probarlas”, matiza.

A LA CONQUISTA DE ESPAÑA

La camada jugada este año, aunque corta, ha arrojado buenos resultados. “Lidiamos una corrida en Bayona brava y con movilidad, en la que se dejaron tres o cuatro toros y a uno de ellos, al quinto, le pidieron la vuelta al ruedo con mucha fuerza; y lidiamos una novillada picada en Beziers que fue un exitazo”. ¿Cuál fue el motivo de la escasez de compromisos?, inquirimos. “He querido guardar toros para lidiarlos de cinqueños en 2019”, responde raudo quien siente que ha llegado el momento de empezar a dar un salto importante en suelo español: “España es un mercado a conquistar”, afirma. El primer paso ya se dio con el corridón de Zaragoza que se llevó los premios en 2017: “Aquel fue el primer toque de atención. Ahora a ver si damos el segundo en la próxima Feria del Pilar. Tenemos una corrida apartada y contamos con el compromiso de la nueva empresa para lidiarla”, avanza ilusionado.

Pero hasta aquel triunfo a la vera de la Pilarica, Margé hubo de superar también algún que otro disgusto. Costó lo suyo digerir el debut fallido en Madrid, donde su hierro iba a tomar antigüedad en el San Isidro de 2016. Contratiempos de distinto signo desbarataron la corrida, que no superó el reconocimiento veterinario en los corrales de Las Ventas: “Metí la pata -reconoce Margé-. Cometí el fallo de mandar los toros un mes antes a una finca próxima a Madrid y entre que unos toros se lastimaron y otros que perdieron peso únicamente terminaron aprobándome tres. La corrida era una belleza, eso mismo me dijo Florito cuando la vio en febrero en el campo”. El ganadero asegura que aprendió la lección: “En plazas fuertes como la de Madrid mi toro no debe lidiarse con cuatro años. Pesan poco y para que cojan 550 kilos tienen que tener cinco. Eso lo tengo claro. Aquí cada día se sacan lecciones nuevas y el día en que prepare una corrida de nuevo para Madrid reseñaré quince toros con cinco años cada uno”. Precisamente el encierro de cuatreños rechazado en Madrid fue el que se jugó, ya cinqueño, al año siguiente en Zaragoza. “Imagínate si sale en Las Ventas igual que en Zaragoza…”, aventura el ganadero, quien, no obstante, tampoco niega la repercusión que ha acabado teniendo aquel festejo a pesar de no haberse dado en la primera plaza del mundo.

“En plazas fuertes como Madrid mi toro no debe lidiarse con cuatro años. Pesan poco y para que cojan 550 kilos tienen que tener cinco. Eso lo tengo claro, esa lección ya la aprendí”

Para el próximo año aguardan seis corridas de toros -“tres de primera y otras tres de segunda”- y una novillada picada por la que ya se han interesado varias empresas. “La camada es muy buena, variada de capas, astifina de caras, bella de hechuras… Yo lidio en novilladas sin caballos y festivales casi el 40% de los machos que vienen de vacas que están en prueba; todo lo que me genera alguna duda lo quito en ese tipo de festejos, así que para cuatro y cinco años no guardo más que lo mejor en cuanto a familias y hechuras, o sea, lo de mayor garantía”.

-Se acerca entoces el regreso a España.

-Este año vamos a intentar lidiar dos corridas en plazas de segunda españolas, además del encierro apalabrado para Zaragoza. Me alegra el interés que algunos empresarios están demostrándome desde España. Es muy esperanzador.

"Hace falta otro Ojeda"

Además de ganadero, Robert Margé forma parte del entramado empresarial taurino de Francia. Beziers es el buque insignia de su gestión en los despachos. Este año determinadas plazas del mercado francés han dado ciertos síntomas de agotamiento. Cuestionado por el futuro de la Tauromaquia en su país, Margé admite lo delicado de la situación pero afirma que no hay nada que no tenga solución: “Estamos atravesando una racha regular, al igual que sucede en España. Nos falta mayor unión y la sociedad en general está cambiando su forma de pensar. El animal está ya casi por encima del humano. Es una auténtica barbaridad. A mí me encanta mi toro, mi caballo, mi perro, mi gato… pero antes que todo eso me gusta más mi hijo o mi nieto. La nueva filosofía social no encaja con la Tauromaquia, pero si mañana sale otro Paco Ojeda las plazas de Francia volverán a llenarse. De eso estoy absolutamente convencido. Solo falta que surja algún revolucionario de ese calado”.


Amistad y admiración

Stephan Guin es el autor del reportaje fotográfico que ilustra estas páginas. Prestigiado en el mundo del toro por sus trabajos periodísticos en distinguidos medios de comunicación como el diario Midi Libre -periódico de referencia en las provincias de Arles, Nimes, Beziers y Ceret- o la revista mensual Toro Mag, donde publica interesantes reportajes y entrevistas, su relación con Robert Margé se remonta en el tiempo. “En el periódico trabajo desde hace quince años en Beziers, de cuya plaza es empresario Margé desde mediados de los años ochenta, así que entre nosotros hay un enorme respeto profesional y, además, una buena amistad”, confiesa Guin, quien aporta la visión que se tiene actualmente en Francia de la vacada de Margé: “El país cuenta con una treintena de ganaderías e indudablemente la de Robert es la más importante. No lo digo yo, lo dicen sus éxitos en plazas como Vic, Nimes, Mont de Marsan, Beziers, Bayona… Ahora en Zaragoza ha empezado la conquista de España, donde lidió por primera vez en 2009 en Alicante”. Como buen aficionado, Guin es consciente de la trascendencia que tienen los triunfos a este lado de los Pirineos: “Con los ganaderos franceses sucede como con los toreros de otras nacionalidades: si se quiere ser figura hay que ir a España y triunfar. Hierros como Virgen María o Yonnet se han presentado en Madrid con alguna novillada o corrida, otros ganaderos de esta tierra con un corte más torista como Jean-Luc Couturier con Concha y Sierra y especialmente con Valverde están desempeñando un papel importantísimo en la defensa del toro, pero todavía no ha habido ninguno que haya logrado lidiar con regularidad en España. Los éxitos de Valverde hacen albergar esperanzas en ese sentido, los hierros de Patrick Laugier y Yonnet también conservan ambiente, pero Margé es el mejor posicionado para conseguir ese reto en el futuro”, subraya.

Fotos: STEPHAN GUIN