www.aplausos.es

HABLANDO EN PLATA

José Manuel Montoliu: 'El capote me llena más que las banderillas'
Ampliar

José Manuel Montoliu: "El capote me llena más que las banderillas"

"Me he preocupado de mejorar con el capote. He conseguido ser más poderoso. Con el tiempo he adquirido ese poderío que me faltó en mis inicios", afirma el valenciano

martes 01 de enero de 2019, 18:04h

Con el cariño y el respeto de todo el mundo del toro, Montoliu afronta su vigésima temporada como torero de plata. Nieto, hijo y hermano de toreros, emana sentimiento torero en sus reflexivas palabras. Más allá de sus formas banderilleras, tan cantadas, se muestra orgulloso de haber crecido en el poderío de su percal. Es el estandarte de la escuela valenciana.

-En una familia tan torera, la llama de la afición nacería temprano…

-Desde que tengo uso de razón he querido ser torero. Acompañaba a mi padre a la plaza de toros de Valencia cuando él era profesor de la escuela. Cuando faltó él, fue El Soro quien apostó por mí. Tengo un bonito recuerdo de mis inicios pese a lo dura que se hacía la ausencia de mi padre.

-¿Cuándo se dio cuenta de que no podía ser matador? ¿Le pesó el apellido?

-Pronto. Había toreado bastante sin caballos y con caballos. Me di cuenta a tiempo de que para funcionar como matador hacen falta condiciones que a mí me faltaban. Me ayudó ser hijo de mi padre, me abrió muchas puertas porque tanto mi padre como mi abuelo dejaron huella como personas. El apellido me ha facilitado todo mucho, la gente me ha tratado con un cariño tremendo.

-Lo asumió con naturalidad.

-Sí. Con 21 años tomé la decisión con toda la ilusión del mundo, no fue nada traumática. Lo hice lleno de felicidad porque en mi casa siempre ha brillado más la plata que el oro. Hacerme banderillero me acercaba a mi padre, por las páginas de oro que escribió como torero de plata.

-En estas 20 temporadas, ¿cuál ha sido su principal evolución?

-Me he preocupado de mejorar con el capote. He conseguido ser más poderoso. Con el tiempo he adquirido ese poderío que me faltó en mis inicios. Al principio se me destacó mucho por las banderillas. Las satisfacciones que uno se lleva con el capote llenan más que las ovaciones con las banderillas.

-¿Cuál es la clave para ser un buen peón?

-La condición básica es la afición, además de estar preparado y escuchar a los demás banderilleros. Hay que ser humilde. Quedarse con las cosas de nuestros mayores.

-El tercio de banderillas que compartió con Ferrera en la Maestranza en 2017 ha quedado para la historia.

-Ha sido la tarde más emotiva de mi carrera. Se cumplían 25 años del fallecimiento de mi padre. Antonio quiso homenajearle con aquel tercio de banderillas. Ha quedado clavado para siempre en mi vida.

-¿Con qué toreros ha ido colocado?

-Empecé en la cuadrilla de Rafael de Julia, después me coloqué con Juan Bautista, con Miguel Abellán fui tres temporadas, con el que más Curro Díaz, que fueron seis años y esta temporada ha sido la cuarta con Antonio Ferrera. Además, he tenido oportunidad de torear con El Soro, con Enrique Ponce, El Juli, Iván Fandiño, Rafaelillo…

-De los toreros con los que ha ido colocado, ¿con quién ha estado más a gusto?

-He ido a gusto con todos. Pero con los que mejor me he entendido y con los que de verdad he hecho amistad ha sido con Curro Díaz y con Antonio Ferrera.

Cuestionario

-¿Su referente con el capote?

-Manolo Montoliu y Martín Recio.

-¿Su espejo con las banderillas?

-Mi padre, de nuevo, y el maestro Paco Honrubia.

-Un toro clave en su carrera como subalterno.

-Fue un toro de Puerto de San Lorenzo. En la Feria de Otoño de 2016, en el mano a mano de Curro Díaz con José Garrido. Se emplazó y tuve que pararlo y enseñarle a embestir. Por el marco y la importancia que tuvo resolver aquellas complicaciones. Me ha satisfecho como torero. Por momentos como ese vale la pena todo el esfuerzo.

-Un consejo para la nueva hornada de toreros de plata.

-No soy quién para dar ningún consejo a nadie pero le diría que no se haga banderillero como forma de subsistir. Que lo haga con pasión y con ilusión. No merece la pena hacerse banderillero si no es por sentirse torero.

-La cuadrilla ideal que llevaría si mañana tuviera que torear una corrida de toros.

-De picadores llevaría a mi abuelo y a mi hermano. Como banderilleros llevaría a mi padre y a Martín Recio.

Fotos: ARCHIVO