www.aplausos.es

ENCUENTROS.- ALPARGATERO Y LA ESCUELA VALENCIANA

De nostalgia y plata
Ampliar

De nostalgia y plata

En homenaje a lo que se conoció como la escuela valenciana de banderilleros

Los Encuentros de esta semana los he vestido de nostalgia y plata. Tienen como protagonistas a los banderilleros valencianos, un rosario de nombres que conforman una de las leyendas más arraigadas del toreo. Una escuela que durante largas temporadas, ante la falta de matadores figuras de la tierra, llegó a compensar el orgullo patrio de la afición. Tenía su encanto. La ilusión no se limitaba solo a los más grandes ni a las grandes citas, todavía hay aficionados que recuerdan cómo los domingos de novillada, antes de decidirse a sacar la entrada, se detenían ante los carteles y miraban la lista de los banderilleros anunciados por si valía la pena, por si estaba este o aquel y si no... al cine.

- Hay dos líneas claramente diferenciadas: la poderosa y la artista. Una más directa, en la que primaba la eficacia; otra más bonita y no menos meritoria, al fin y al cabo llegaba al mismo punto dando un rodeo por la estética; y hasta se podría hablar de una tercera, un lugar de encuentro o punto de confluencia...

- ... Blanquet y David son las cabeceras de la primera; Morenito y Alpargatero, de la segunda; y finalmente Montoliu, la confluencia en la que se resumía las dos

- Alpargatero ponía la clase y el gusto por encima del poderío y el bregar. Bregar o pelearse con los toros que era un verbo muy de la época estaba, decía, al alcance de muchos y en cambio torear, lo que se dice torear era privilegio de unos pocos

- “Los toros del Duque apretaban mucho para adentro pero el pecao de verdad fue que el toro -Pocapena- tenía siete años, ese fue el pecao. Fue un toro bronco al que ya costó mucho picar. Yo lo lidié y lo banderillee por delante y me di cuenta que se vencía mucho por el derecho. Cuando le puse el segundo par y llegué a las tablas se lo dije al maestro. No me hizo caso. Estaba en Madrid y quería redondear la tarde. Lo que vino después ya lo sabe todo el mundo”

Lea AQUÍ el reportaje completo en su Revista APLAUSOS Nº 2154 para todas las plataformas en Kiosko y Más

Lea AQUÍ el reportaje completo en su Revista APLAUSOS Nº 2154

Lea AQUÍ el reportaje completo en su Revista APLAUSOS Nº 2154 para iPad

Lea AQUÍ el reportaje completo en su Revista APLAUSOS Nº 2154 para Android