www.aplausos.es

VALENCIA

Noticias, cábalas, especulaciones y deseos sobre Fallas
(Foto: Arjona)

Noticias, cábalas, especulaciones y deseos sobre Fallas

Una doble actuación de Ponce, la presencia de Román y la alternativa de Chover darán el tono valenciano al abono

La clase empresarial se aletarga por navidades. Ya pueden prometer temporada tras temporada que antes de las fiestas navideñas habrá carteles, que cada año un baño de realidad y estrategia de negocio aplazan los acuerdos para después de fiestas y hasta para los últimos minutos de los plazos oficiales. Sucede en Valencia, en Castellón y hasta en Olivenza, que son las primeras. Sucedió así ahora y siempre. En realidad nada que evite las noticias que más que noticias son cábalas, especulaciones, globos sonda y deseos. Para Fallas los deseos de Ponce -y en casos como el suyo los deseos son poco menos que órdenes- son los de torear dos tardes en su plaza el año en que se cumplen 29 de su alternativa nada menos, una tarde podría ser con Ureña y otra con Chover, al que daría la alternativa, para que quede claro que el maestro no pone trabas a los chicos jóvenes ni pretende blindarse con otras grandes figuras. Y en torno a esos deseos, especulaciones mías, nada más que especulaciones, me llevan a pensar que los dos hombres que les podrían acompañar podrían ser Roca Rey un día y Manzanares el otro. No lo tomen como noticia pero no lo olviden. Tiene su lógica.

Estará, faltaría más, Román, por méritos artísticos y por ser quien es. No estar o simplemente estar en cartel poco propicio sería incomprensible y más en una temporada de tanta trascendencia para su futuro. Parece igualmente lógico que en los carteles definitivos esté Toñete, recién incorporado al grupo Casas, lo mismo que Rafaelillo, Castella y no olviden a Daniel Luque, en otro tiempo triunfador en esta plaza. Morante, ausente el año pasado, y Fandi, ambos en el grupo Matilla, lo mismo que Manzanares, y lo mismo se puede decir de Juli, tienen sitio por valía y lógica taurina salvo improbable desacuerdo en las alturas empresariales.

Emilio de Justo es otro de los seguros o eso ha comentado su apoderado, aquí no hay cábala, que se debate entre torear la de Victorino, con la que tan a gusto se encuentra, en la apertura de feria, allá por el día 10, o en el cierre, el día de San José. El Cid, que inicia su temporada de despedida de la mano de Manuel Martínez Erice, al que en tanta consideración se le tiene en las esferas empresariales, es otro de los diestros que tendrá sitio en el abono. Ginés Marín y Álvaro Lorenzo tendrán igualmente plaza y tanto como el que más la tendría Talavante si decidiese torear, pero a estas alturas no ha dicho esta boca es mía y las especulaciones más optimistas apuntan a que su vuelta se produciría cuando la temporada esté más avanzada. Ferrera, Perera, Garrido… son otros nombres cuyo anuncio no sorprendería aunque tampoco descarten sorpresas, al fin y al cabo las motivaciones de lo que actualmente se llama sistema son inescrutables. Menos claro o nada claro, es el cómo se combinen todos esos nombres o quién en los vaivenes de las negociaciones acabe quedándose fuera. Una cosa es segura, mientras los de arriba, Ponce, Roca Rey, Manzanares, Juli… no se ajusten y no se han ajustado, lo demás son cábalas, especulaciones, globos sonda y simples deseos para una edición que cuenta con un calendario de fechas muy favorable en el que se combinan el fin de semana con los días grandes de Fallas.

En las ganaderías, con la incorporación confirmada de Victorino Martín y la ausencia de Garcigrande si no le acaban convenciendo –se siente maltratado en los reconocimientos en esta plaza-, habrá pocos cambios respecto a las de años anteriores. Las dudas giran en torno a Cuvillo, cuya cotización se ha disparado en función de los muchos pretendientes que tiene entre los matadores figuras, sin olvidar las disputas que genera entre ellos -todos la quieren lidiar-, que tantos dolores de cabeza provocan entre los empresarios, algunos de los cuales ante esa coyuntura se plantean no comprarla. Al final todo dependerá de la insistencia de las figuras: si se empeñan, habrá cuvillos.

Sí es seguro que coincidiendo con la corrida de Victorino, día 10, esa mañana haya un gran concurso de recortes y a la vez un espectacular encuentro de aficionados con carácter reivindicativo y festivo convocado por las principales asociaciones taurinas. El toro y una paella gigante son argumentos de lo más atractivos y compatibles que pueden completar otra jornada reivindicativa de gran calado que ya es un clásico para abrir boca y temporada en Valencia.

ARTÍCULO DE JOSÉ LUIS BENLLOCH PUBLICADO EN LAS PROVINCIAS EL 6 DE ENERO DE 2019