www.aplausos.es

Benlloch en Las Provincias

Ponce, Manzanares y Ureña, primer cartel cerrado de Fallas
Ampliar

Ponce, Manzanares y Ureña, primer cartel cerrado de Fallas

Juli-Roca Rey y Castella-Cayetano serán la base de otras dos ternas de una feria que crece respecto al año anterior

domingo 20 de enero de 2019, 11:46h

El primer cartel cerrado de Fallas lo componen Enrique Ponce, José María Manzanares y Paco Ureña, con toros de Juan Pedro Domecq dado que, como ya adelantamos en estas mismas páginas, no habrá corrida de Núñez del Cuvillo, que era el objeto del deseo de todos ellos. El evento no tiene fecha, a expensas de que se cierre el abono definitivamente. Eso y poco más ha trascendido al hermetismo oficial de la empresa Casas. «Cuando haya noticias concretas se dirán, lo que sí es segura es la decisión por parte de la compañía de intentar que estén todas las figuras y los toreros emergentes de más interés» es la respuesta desde las oficinas de S.C. Production cuando preguntas, aduciendo que no se pueden confirmar más detalles porque lo que en un momento es blanco poco después es negro por mor de las negociaciones.

De ese intento de contratar a todas las figuras que en estos momentos se da por seguro que se logrará, escapará Morante de la Puebla, que mantiene una discrepancia personal con las formas de retransmitir las corridas en Movistar Toros y ha decidido quedar fuera de las ferias donde haya televisión -al menos por ahora- y eso incluye Valencia por Fallas. De hecho, en su reciente actuación en la Monumental Plaza México, que se retransmitió por el mismo canal que ofrece las ferias españolas, se cambiaron las voces habituales y se dio el peso de los comentarios a Fernández Román en una concesión al diestro sevillano.

El mismo torero confirmó su postura recientemente en unas manifestaciones en ABC Sevilla asegurando que su presencia en la Feria de Abril depende precisamente del tema televisivo. «Es algo que me preocupa mucho. Creo que la manera en que se retransmiten las corridas de toros no es la más adecuada para sentir a través de los ojos. No me gusta que haya tantas voces. Se quiere comparar los toros con el fútbol y no cabe»,afirmó el de La Puebla, que añadió: «Mi intención es estar -se refiere a Sevilla- pero estoy pendiente. Espero que a la tele le toque un poco mi idea y podamos llegar a un acuerdo. Estamos hablando a ver si el estilo varía». En el canal televisivo aseguran de manera oficiosa que no es intención de la casa ceder a las pretensiones del torero.

Morante de la Puebla, en desacuerdo con la forma actual de televisar los festejos, no va a torear

A preguntas de LAS PROVINCIAS, fuentes de la empresa SC sí confirmaron que este año se incrementa el número de festejos del abono en una corrida, pasando de las siete que se programaron el año pasado a ocho, dos más de las que exige el pliego de condiciones, a las que habrá que añadir la de rejones, dos novilladas con picadores y una de promoción. «Es el esfuerzo para tratar de que estén todas las novedades y toreros que lo merecen y la demostración de que Fallas es una feria consolidada», argumentan.

Luego, en las pocas grietas que dejan el hermetismo imperante llegas a la conclusión de la existencia de varias parejas de baile fijas en torno a las cuales seguirá creciendo el puzle final del abono. La primera de ellas la forman Juli y Roca Rey, que se enfrentarán a la corrida de Victoriano del Río. Y una segunda, con el encierro de Jandilla, en la que todo indica que son fijos Castella y Cayetano. Son noticias sin confirmación oficial pero de una evidencia muy fiable. A todo lo cual hay que añadir que la feria levantará el telón el 10 de marzo con la corrida de Victorino Martín en una doble jornada de exaltación torista y reivindicación, tarde para la que hay muchos aspirantes como Octavio Chacón, Rafaelillo y El Cid, entre otros.

El objetivo es sacar los carteles antes de que acabe el mes -«incluso antes», dicen-, tope que viene condicionado por los plazos que establece el pliego de condiciones y el tiempo necesario para vender abonos. Con ese punto de referencia, la confección definitiva de los carteles sigue avanzando en un intrincado cruce de exigencias de las figuras del toreo, que, llegado Fallas, quieren marcar territorio en defensa de sus intereses, que muchas de ellas llegan a confundir con su propia vanidad. Nadie quiere ser menos que nadie y establecen límites que más allá de mayo rebajan sensiblemente, pero en Fallas, a punto de sentarse a negociar Sevilla y Madrid -si no es que se negocia a la vez-, tiran de exigencias con un fervor inamovible. El fenómeno no es de ahora por mucho que la existencia de los nuevos medios de comunicación, que hacen más permeables las negociaciones, permita que trasciendan más. Todo ello ha motivado que el intento de averiguar por dónde van los tiros se haya convertido en el juego informativo de todos los años.