www.aplausos.es

TEMPORADA GRANDE

Un inspirado Ferrera cautiva en La México y abre la puerta grande

Paseó las dos orejas del cuarto de la tarde tras una faena intensa y de mucho sentimiento

domingo 27 de enero de 2019, 23:44h

Fotos: TADEO ALCINA

Con bonitos delantales recibió Ferrera al primero en un coreado saludo capotero. Luego, quitó al toro del caballo toreando por rogerinas. Brindó al público su faena de muleta, prologada con muletazos por alto que tuvieron empaque y sabor, aderezados con un templado cambio de mano. Tres series diestras, tratando de llevar largas las embestidas, precedieron al suave toreo al natural. Con la zurda soltó pronto la ayuda, toreando ya sin ella hasta que tomó al acero. Volvió también a la diestra pero sin montar la muleta. El de Villa Carmela tuvo calidad y nobleza; y la labor de Ferrera, creativa y variada, tuvo torería. Pinchó con el acero y acabó escuchando un aviso y una ovación.

Antonio Ferrera se vació completamente frente al cuarto, en una faena larga, intensa y de apasionada entrega ante un toro de buena condición, que tuvo duración y temple en su embestida. El extremeño construyó una labor a más, repleta de personalidad, inspirada y cargada de detalles muy toreros. Hubo pasajes en redondo de mucha profundidad, adornados por remates perfumados de originalidad. Faena de mucho sentimiento y emotiva, coronada de una estocada entera, que le valió las dos orejas. Al toro, para el que se pidió la vuelta al ruedo, lo despidieron con una fuerte ovación en su arrastre.

El segundo, aunque tardo en sus arrancadas, cuando embestía lo hacía con transmisión y muy por abajo, lo que obligó a Arturo Saldívar a pisar con mucha firmeza y llevarlo muy sometido por abajo. Hubo alguna serie emotiva, pero la labor se vino a menos, con el toro muy agarrado al piso al final del trasteo. Cayó el toro con un pinchazo caído. Brindó su faena al filósofo francés Francis Wolff.

El quinto tuvo que ser apuntillado en el ruedo tras quedar lesionado de los cuartos traseros a la salida de un par de banderillas.

Diego Silveti presentó sus credenciales con un ajustado quite por saltilleras frente al tercero. Salió con disposición y realizó un gran esfuerzo por sacar partido de un astado de desordenada embestida, descompuesto y bravucón, con más movilidad que entrega de verdad. Intentó acoplarse Silveti en una labor irregular por las condiciones del animal. No estuvo afinado con el acero.

De nuevo Diego Silveti buscó la reunión en un quite por gaoneras frente al sexto, un toro encastado que tuvo transmisión en su embestida codiciosa. Corrió la mano Silveti en tandas que no fueron todo lo limpias ni despaciosas que se esperaba, algo que le recriminó parte del público. Pero sacó raza también el torero, que no se vino abajo en toda la faena. En una bernadina fue empitonado, cayendo de fea manera, afortunadamete sin consecuencias. Volvió a la cara por el mismo palo, antes de dejar una estocada entera.

Arturo Saldívar regaló el sobrero, tras haberse lesionado en el segundo tercio su segundo de lidia ordinaria. Salió un sobrero de Xajay de comportamiento desigual y que nunca acabó de definirse. Aunque Saldívar asentó las zapatillas y buscó con determinación ligar las tandas. La faena nunca acabó de tomar vuelo y el toro se paró pronto.

México D.F. (México), domingo 27 de enero de 2019. Decimotercera corrida de la Temporada Grande. Toros de Villa Carmela, correctos de presentación y nobles, destacando el excelente 4º, que fue bravo y tuvo duración; el 5º fue apuntillado en el ruedo tras lesionarse de los cuartos traseros; y un sobrero de regalo de Xajay. Antonio Ferrera, saludos tras aviso y dos orejas; Arturo Saldívar, silencio y silencio en el de regalo y Diego Silveti, silencio en ambos. Entrada: Un cuarto. Reynaldo Vázquez, director de la banda de música de la Monumental, recibió un caluroso homenaje y dio una vuelta al ruedo al término del paseíllo de los toreros. Diego Silveti resultó herido en su segundo, sufriendo una cornada en la pantorrilla izquierda de dos trayectorias, una ascendente de 10 centímetros y una descendente de 15.