www.aplausos.es

FERIA DE FALLAS

Ponce, herido, y Ventura, una oreja cada uno en Valencia

El torero de Chiva fue cogido por el quinto toro de la tarde, sufriendo una cornada en el muslo izquierdo y una lesión en la rodilla; Toñete, silenciado en su presentación como matador en esta plaza

martes 19 de marzo de 2019, 12:25h

Fotos: ARJONA

El primero para la lidia a pie llevó el hierro de Olga Jiménez. El toro, manejable y noble, acabó viniéndose a menos. Se empleó antes en el caballo en los dos puyazos. Enrique Ponce planteó y desarrolló toda la faena en los tendidos de sol. La actuación anduvo entre la facilidad, la pulcritud y la distinción del toreo del valenciano, que remató de una estocada entera y paseó el primer trofeo de la tarde.

El quinto fue un toro enrazado y exigente, que tuvo el interés propio de la casta. Lució astifinas defensas. Pronto y vibrante el toro en los primeros tercios, Ponce, de nuevo, se fue a los terrenos de sol, donde abrió y construyó la faena. Ligadas surgieron dos series en redondo ante un toro entregado y con transmisión. El valenciano, paciente, se relajó de mitad en adelante cuando se echó la muleta a la izquierda. Más abandonado, con la figura erguida y a pies juntos, llegaron muletazos muy templados. En un pasaje y cuando la faena había alcanzado los momentos de mayor calidad, al tratar de hilvanar un molinete invertido con el de pecho, fue prendido por la parte posterior del muslo izquierdo, cayendo de fea manera, muy fea. En la caída se le fue la rodilla. Toñete pasaportó al toro.

La tarde la abrió Diego Ventura, que se encontró por delante con un toro de Los Espartales noble pero al que le faltó un punto mayor de emoción. Los momentos más destacados llegaron a lomos de Nazarí, especialmente en el toreo a dos pistas, templando y cosiendo la embestida del toro. Con Lío puso banderillas al quiebro y Remate puso el colofón con las cortas a una labor que no llegó a romper nunca.

Su segundo descolgó de salida con nobleza pero le faltó celo y acabó excesivamente aplomado, de ahí que la faena de Ventura tuviera notable mérito. El sevillano sacó a escena los mejores argumentos de su cuadra, primero Sueño, con el que no cupo mayor ajuste en el toreo de costado, luego con Nazarí y la belleza de su expresión en terrenos comprometidos y por último Dólar, con el par sin cabezada que hizo vibrar los tendidos. El remate con el rejón de muerte al segundo intento le valió el trofeo.

El toro de la presentación de Toñete como matador de toros en Valencia fue un remiendo de Parladé deslucido y sin clase. El madrileño anduvo queriendo siempre, prueba de ello fue el arrimón metido entre los pitones en el tramo final de la faena. En el sexto se mostró dispuesto y firme frente a un toro que salió suelto en los primeros compases pero que tuvo un buen pitón izquierdo. Por ahí llegaron los momentos más estimables de una labor con altibajos pero siempre presidida por la voluntad y el querer.

Valencia. Lunes 18 de marzo de 2019. Feria de Fallas. Toros de Los Espartales (1º y 4º), para rejones, y Olga Jiménez (2º, 5º y 6º) y Parladé (3º), para la lidia a pie. Bien presentados aunque de desiguales hechuras, remate y juego. El rejoneador Diego Ventura, silencio y oreja; Enrique Ponce, oreja y herido; Toñete, silencio, silencio tras aviso en el que mató por Ponce y silencio. Entrada: Tres cuartos.