www.aplausos.es

La Revolera

El último romántico
(Foto: Arjona)

El último romántico

Simón Casas es el último romántico que le queda al toreo. Es muy difícil conjugar los intereses empresariales con el amor a la Fiesta, como hace el empresario-productor. Hacía falta mucho valor para poner en la corrida de hoy, última del serial de fallas, a un Finito de Córdoba casi olvidado por las empresas al uso que no ven en el toreo nada que trascienda a la taquilla. Gracias a Simón hemos podido sentir una vez más que el arte del toreo bajó del cielo, con un Fino rebosante de torería, conocimiento y armonía. Ha cortado una oreja y podían haber sido dos con más suerte con la espada en el primero, pero ¿qué importan los trofeos cuando se torea como ha toreado esta tarde “el cordobés de oro”?

Ver torear a Juan Serrano como ha toreado hoy, entre tanta vulgaridad como ha invadido el toreo, es como hablar con Dios y que te conteste. ¡Qué regusto, qué armonía, qué alarde de conocimiento de los terrenos y las distancias! ¿Acaso el toreo eterno, el toreo arte con mayúsculas, es otra cosa? ¡Para qué los romances de valentía, ahítos de trapazos, tragantones y rodillazos! Las muñecas arcangélicas del de Arrecife de La Carlota han explicado durante toda la corrida un auténtico curso de torería de esa que pone el vello de punta y hace tintinear el corazón.

Gracias Simón, por habernos dado la oportunidad de recordar que torear no es dar pases ni pelearse a bofetadas con los toros. ¿Hay derecho a que el Fino no esté anunciado en todas las ferias de España y América, aunque solo sea para que los nuevos aficionados sepan que el toreo de verdad conecta directamente con el corazón? Y eso con una gran corrida de toros de Fuente Ymbro, puro Jandilla pasado por el túrmix de Ricardo Gallardo, guapa, con trapío, bien encornada y embistiendo con bravura y nobleza. Todos aptos, pero el segundo, el cuarto y el quinto, de premio. ¡Vaya tarde! ¡Así se cierra una feria como la de Fallas de este año de gracia de 2019!