www.aplausos.es

PORTUGAL

Triunfó la bravura en Lisboa

La terna logró imponerse en una importante tarde ante los astados de Antonio Silva

sábado 13 de abril de 2019, 08:39h

Fotos: JOAO SILVA

La corrida inaugural del abono de Campo Pequeno, un festejo muy entretenido donde hubo momentos de alto nivel, quedará sobre todo marcado por el espléndido encierro de la ganadería del doctor Antonio Silva, que permitió el lucimiento de los lidiadores aunque impuso igualmente su seriedad y bravura. Además de impecable presentación, los astados revelaron casta y exigencia creando momentos de alta emoción, para el deleite de los buenos aficionados. La ganadera dio dos vueltas al ruedo, el mayoral tuvo llamada a los medios y el listón torista queda muy alto para la presente temporada.

Los Amadores de Montemor y de Vila Franca mantuvieron sus créditos como dos de los más importantes grupos de forcados, al realizar con brillantez las pegas de cara, que entusiasmaron el conclave. Destacó la colosal “cara” de Francisco Borges (Montemor) en el quinto, de 650 quilos, con una eficaz primera ayuda de Antonio Pena Monteiro. Ambos fueron premiados con dos vueltas en ambiente de apoteosis.

En la parte ecuestre, Antonio Ribeiro Telles impuso su toreo clásico, alcanzando las cotas más elevadas al lidiar con precisión, sabiduría y verdad el cuarto, precisamente el de menor calidad de la noche. Sin aburrirse, bregando con cadencia, el maestro construyó progresivamente una faena para paladares exquisitos, que le valió un triunfo más. Frente al que rompió plaza, ejecutó una faena correcta, con buenos pasajes pero sin demasiado brillo.

Rui Fernandes rayó a buena altura aprovechando las magníficas embestidas del bravo quinto, a lo largo de una labor en creciendo, dentro de su estilo peculiar, que llegó con fuerza a los tendidos. En el segundo, desarrolló una faena con altibajos, dando muestras de su entrega pero sin redondear.

Duarte Pinto actuó bajo la presión de haber sido el máximo triunfador de la época anterior en la Monumental y la verdad es que con el toro que cerró plaza estuvo a punto de repetir el “milagro”. De nuevo se le apreció ese toreo de pureza absoluta, con cites frontales de largo y suertes consumadas con rigor. Antes, ante el tercero, destacó en la segunda parte de la lidia, clavando banderillas de nota alta. Confirmó su posición de privilegio, conquistada por mérito propio.

Lisboa (Portugal). Viernes 12 de abril de 2019. Toros de Antonio Silva, de imponente trapío, serios, en general codiciosos y con movilidad. Destacó la bravura de los dos últimos, que valió a la ganadera dar dos vueltas al ruedo. Antonio Telles, vuelta y vuelta; Rui Fernandes, vuelta y vuelta; Duarte Pinto, vuelta y vuelta. Entrada: Dos tercios de plaza. Al iniciarse el festejo, se guardó un minuto de silencio en memoria de algunas de las muchas figuras de la Tauromaquia lusa recientemente fallecidas.