www.aplausos.es

La espina

No es oro todo lo que reluce

En el toreo, como en cualquier otra cosa de la vida, los que pueden exigen y los que no, a pasar por el tubo, con las orejas gachas y “al buen callar llaman Sancho”. Cierto que por muy arte que sea la tauromaquia, cuando se abre una taquilla, y el público ha de pasar por ella para conseguir la entrada a la plaza previo pago de su importe, se convierte en negocio y al torero no le queda otra que someterse a la dictadura del mercado, en la que prima la ley de la oferta y la demanda. Eso es de cajón.

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2168 para todas las plataformas en Kiosko y Más

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2168

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2168 para iPad

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2168 para Android