www.aplausos.es

La Pincelada del Director

Varias alimañas de las que dieron fama a Victorino aparecieron en Las Ventas.
Ampliar
Varias alimañas de las que dieron fama a Victorino aparecieron en Las Ventas. (Foto: Javier Arroyo)

Sevilla y Madrid: duelo desigual en Resurrección

Dos formas diferentes de oficiar el misterio del toreo. Desde el poder y desde la bancada de los aspirantes al poder. Compro las dos

La temporada huele a pan nuevo. Sucede cada año. Llegado el Domingo de Resurrección se cuelgan pecados y capirotes, se alumbran los colores de la vida, se reaniman las ilusiones, apetecen los toros y vuelven a abrirse los grandes escenarios. Sevilla y Madrid compiten en día tan señalado. Lujo consagrado en la Maestranza; una ceremonia de iniciación, una puerta abierta a la esperanza en Las Ventas. Dos formas diferentes de oficiar el misterio del toreo. Desde el poder y desde la bancada de los aspirantes al poder. Compro las dos. Juli, Manzanares y Roca, frente a Galván, Ortega y Aguado, parece duelo desigual pero no apuesten, el toreo siempre estuvo abierto a lo impredecible. En esa posibilidad radica el futuro. Si hubiese que proclamar vencedores, rezo por la sorpresa.

Por lo demás la temporada sigue trayendo buenas señales en cuanto a la asistencia de público a las plazas. Madrid es la última referencia. Gran entrada la tarde de los victorinos, que compusieron un lote de desigual comportamiento. Por esta vez aparecieron varias alimañas de las que dieron fama y cartel y el conjunto quedó a expensas de que los más toreables tuvieran más vida. Supongo que en tiempos en los que tanto gusta el tremendismo dialéctico los habrá que hablen de fiasco. No lo fue, solo que no fue como todos hubiésemos deseado que fuese pero eso en Madrid es lo siguiente a muy difícil.

Juli, Manzanares y Roca, frente a Galván, Ortega y Aguado, el toreo siempre estuvo abierto a lo impredecible. En esa posibilidad radica el futuro. Rezo por la sorpresa

El resto de la actualidad está marcada por el tempo político. De ello escribo en pieza aparte. En ese tercio el tema estrella es la presencia de toreros en las listas, cada cual es libre, faltaría más, pero por encima de cualquier interpretación sirve para demostrar que el toreo y su gente están más allá de ese sambenito de personal montaraz e iletrado. No todos los deslenguados de la política pueden presumir de su formación, al fin y a la postre, tomando la idea con la que se anunciaban en su tiempo los Luguillano, los másteres de los nuestros provienen de la Universidad de la vida y ahí no hay falsificaciones. Me hubiese gustado que en el ala izquierda hubiese probado suerte alguno pero les faltó valor porque haberlos haylos que habitan en ese tercio ideológico. Suerte.

Y en ese ambiente preelectoral hay que felicitarse de la actividad -en realidad del despertar- de la Unión (UCTL), que se ha preocupado de hacer llegar las reivindicaciones y derechos de los ganaderos a los candidatos para que no puedan argumentar desconocimiento ni piensen que el mundo del toro sigue dormido y conformado ni tampoco que desconoce lo mucho que la sociedad -económica, medioambiental y socialmente- le debe.