www.aplausos.es

FERIA DE ABRIL

Memorable Pablo Aguado: cuatro orejas y Puerta del Príncipe en Sevilla

El sevillano borda el toreo, cuaja una obra cumbre y para el recuerdo al segundo y redondea una tarde histórica con el sexto; buena corrida de Jandilla con la que Morante de la Puebla y Roca Rey pasean sendas orejas

viernes 10 de mayo de 2019, 18:09h

Fotos: ARJONA

Con la plaza a rebosar en una tarde muy calurosa los espadas realizaron un paseíllo sin unidad. Roca se retrasó unos diez metros de sus compañeros. El primero fue un toro justo de trapío con el pitón izquierdo escobillado. Algún lance suelto y un tercio de varas con el animal cantando su mansedumbre. Morante lo intentó por ambos pitones ante una embestida sin humillar. Hubo pases sueltos de buen estilo sin poder hilvanar faena. Mató de media estocada y seis descabellos. Silencio tras un aviso.

El cuarto fue otro toro bonito y rematado. Morante salió espoleado y dibujó verónicas de calidad. Cumplió el de jandilla en el caballo. Morante comenzó con dos pases por alto de rodillas para seguir con muletazos preñados de arte. Lo sacó al centro y la primera tanda fue exquisita y de buen gusto. La faena prosiguió con un toreo algo encimista en la que sufrió algún enganchón. Con la izquierda el toreo fue menos limpio y llegó un achuchón en el que el toro le desgarró un macho. Hubo torería ya con el toro muy aplomado. Mató de estocada tendida. Una oreja tras un aviso.

El segundo fue un toro bonito de hechuras. Roca Rey lo recibió a porta gayola y debió tirarse sobre el albero, para seguir con tres largas en el tercio, dos faroles y una larga, que provocaron un clamor en la plaza. El toro no se picó y fue bien lidiado por Juan José Dominguez y bien banderilleado por Viruta, que saludó. En los quites Aguado lució su arte en las chicuelinas y replicó Roca Rey por el mismo palo. Llegó con nobleza al final aunque sin celo y acabó rajado. Roca comenzó de rodillas y luego en el centro toreó sobre la derecha para alargar el viaje del jandilla. En un muletazo se le quedó el toro debajo y fue prendido sin consecuencias. Siguió valiente con la derecha y en una tanda con la izquierda, ya con el toro en tablas. Mató de una estocada baja, a pesar de lo cual se le concedió una oreja.

El quinto fue un toro hondo y guapo que cumplió en varas de forma discreta. Roca Rey lanceó con buen estilo. El peruano se encontró con un tiro noble pero algo bruto que rebañó por alto al final de los muletazos. Comenzó por la espalda y sus tandas de mano baja con la derecha fueron templadas y dominadoras contra la tendencia del animal a derrotar alto. La faena fue a menos y mató de pinchazo y estocada. Ovación y saludos.

El tercero, bien presentado, cumplió en el tercio de varas aunque sin emplearse. Pablo Aguado lanceó con gusto a la verónica y remató con sus medias preciosas. Fue difícil el tercio de banderillas. Llegó a la muleta con enorme nobleza con la cara a media altura. Aguado se gustó en los primeros compases de la faena a media altura. En el centro, con la derecha bordó el toreo a cámara lenta, sentido y bien contado. Con el pecho por delante, jugando brazos y cintura, el sevillano cuajó una faena de toreo eterno, que solo tuvo la pega de que apenas hubo una tanda por la izquierda. Los adornos fueron exquisitos, tales como los de la firma o las trincherillas. Faena justa y medida que remató de una estocada tendida. Dos orejas.

El sexto fue otro taco de toro por sus hechuras. Aguado cuajó el toro de capa a la verónica de manera sublime, tanto en el saludo como en el quite donde sonó la música. Replicó Morante con el quite del galleo del bu y respondió Aguado por chicuelinas cumbres. El toro fue noble aunque algo aplomado. El sevillano volvió a cuajar una faena enorme por la calidad, el temple y buen gusto de los pases por ambos pitones. Los de pecho fueron un monumento al arte del toreo, todo muy despacio, medido y con ramalazos de toro con gracia y duende. Noble el de jandilla que permitió otra faena excelente de Aguado. Acabó con naturales de frente en honor de los Vázquez. Mató de estocada trasera. Dos orejas y Puerta del Príncipe

Sevilla. Viernes 10 de mayo de 2019. Feria de Abril. Toros de Jandilla, bien presentados, nobles en general y justos de raza y fuerzas. Manso el 1º; noble con poco celo y rajado, el 2º; noble a media altura el 3º; boyante a medio gas y aplomado el 4º; rebrincado aunque noble el 5º; noble y con fijeza con su punto de mansedumbre y aplomado al final el 6º. Morante de la Puebla, silencio tras aviso y oreja tras aviso; Roca Rey, oreja y ovación con saludos; Pablo Aguado, dos orejas y dos orejas. Entrada: Lleno de no hay billetes.