www.aplausos.es

VIRGEN DE LOS DESAMPARADOS

Borja Collado, puerta grande, gana crédito en Valencia

El valenciano paseó una oreja de cada novillo de su lote y salió a hombros al término de un festejo empañado por el percance del subalterno Rafael Cañada

sábado 11 de mayo de 2019, 18:26h

Fotos: MATEO

El tercero se partió el pitón izquierdo al rematar contra un burladero, siendo devuelto a los corrales y sustituido por un sobrero del hierro titular. Feo tela el animal, que además resultó manso, desabrido y complicado. Dura prueba para Borja Collado, que solventó con nota alta el exigente examen. El brindis al equipo médico de la plaza -personificado en las figuras de los doctores Carbonell y Quiles- fue el preámbulo de una lidia presidida por los arrestos y el valor del valenciano, que trató al bicho como si fuese bueno, se lo pasó cerca y le aguantó miradas y algún parón de escalofrío. La labor no pudo ser lucida, pues el bruto animal -siempre montado- pasaba sin humillar, sin ninguna entrega, pero tuvo un indudable mérito, por lo que tras las ceñidas manoletinas de broche, un pinchazo y una estocada que quedó contraria de tanto atracarse, Collado paseó una oreja de justicia.

Ante el sexto, durmió el capote en los lances de salida. Tras desmonterarse José Arévalo después de clavar dos espectaculares pares de banderillas, Collado brindó al público una labor en la que destacó sobremanera toreando al natural. El novillo, noble aunque sin gran empuje, sirvió para que el torrentí, lacia la muleta y relajada la planta, ora a pies juntos, ora con el compás abierto, lograra los muletazos más bellos de la tarde. El público jaleó igualmente varios pases ayudados con los que epilogó la obra antes de sepultar el acero entrando a tumba abierta. Los toreros pasajes vividos, así como la notable actitud derrochada toda la tarde, bien valieron la oreja que le franqueó la salida en hombros por la puerta grande.

SERIO PERCANCE DE RAFAEL CAÑADA

La lidia del cuarto quedó ensombrecida por la cornada que en la zona lumbar recibió Rafael Cañada -subalterno de la cuadrilla de Adrien Salenc- durante el primer tercio. El torero quedó inmóvil boca abajo, siendo conducido de inmediato a la enfermería por las asistencias. El novillo, de preciosas hechuras, se afligió pronto, especialmente tras la tremenda costalada que sufrió al inicio de la faena de muleta. En el aspecto artístico, lo único reseñable de este capítulo fueron varias verónicas, con cadencia y pausa, a cargo de Salenc en el recibo capotero; y otros lances, por el mismo palo, rematados con una excelente media, interpretados por Marcos en el quite.

La estocada, cobrada a ley, y un par de series de naturales fueron los pasajes más logrados de Salenc frente al primero, un novillo noble y colaborador de Montealto. El viento condicionó toda la lidia del animal, coronada de un espectacular volapié del que salió trastabillado y pisoteado Salenc, que acabó dando la vuelta al ruedo tras una tímida petición de oreja.

Con un farol de rodillas y una larga cambiada de la misma guisa saludó Marcos al segundo. Borja Collado, en su turno, dejó a modo de tarjeta de presentación un ramillete de vistosas saltilleras cambiando el viaje del noble animal en cada acometida. Marcos brindó al público un trasteo abundante ante otro manejable ejemplar. La faena no cogió temperatura hasta el arrimón final del novillero, que dejó una estocada y erró después con el verduguillo.

El quinto, de buena condición, terminó aburriéndose tras una labor larga y tesonera pero falta de acople de Marcos, que mató de pinchazo y estocada desprendida, siendo silenciado.

Valencia, sábado 11 de mayo de 2019. Novillada de la Virgen de los Desamparados. Novillos de Montealto, desiguales de presentación y juego. Dispares de fondo y empuje, nobles en general salvo el 3º bis, más complicado. El 3º fue devuelto a los corrales tras partirse un cuerno al rematar contra un burladero y fue sustituido por un sobrero de la misma ganadería. Adrien Salenc, vuelta tras leve petición y silencio; Marcos, ovación con saludos tras aviso y silencio; y Borja Collado, oreja en ambos. Entrada: Un tercio. El subalterno José Arévalo se desmonteró tras parear con espectacularidad al sexto.

PARTE FACULTATIVO DE RAFAEL CAÑADA.- “Herida por cuerno de toro en espalda a nivel de la L3, que interesa la piel, el tejido celular subcutáneo y la aponeurosis superficial, y musculatura paravertebral derecha y cuadrado lumbar del mismo lado, con tres trayectorias: una ascendente de unos 13 centímetros, otra vertical en profundidad de unos 12 centímetros, tactándose al fondo de ésta estructura ósea fracturada, que parece corresponder a la apófisis trasversa de la L3, y una tercera descendente de unos 8 centímetros. Pronóstico grave. Pendiente de estudio radiológico y de evolución”.