www.aplausos.es

ENTREVISTA A SIMÓN CASAS

“Es una feria pensada para el futuro del toreo”
Ampliar

“Es una feria pensada para el futuro del toreo

El empresario de la plaza de toros de Las Ventas analiza el abono y la situación actual de la tauromaquia

martes 14 de mayo de 2019, 14:00h

Este martes, 14 de mayo, arranca la Feria de San Isidro de Madrid, la primera de la historia con el formato del bombo ideado por Simón Casas y puesto en práctica a modo de revolución en el último abono de Otoño. Aquel experimento fue un éxito. Suponía una novedad y una manera rompedora de confeccionar los carteles, dejando que la suerte jugara un papel principal. El de esta primavera ha sido parcial, entrando en liza tan solo diez toreros y diez ganaderías, fórmula que no ha tenido la unanimidad que sí generó el del pasado año. Aun así, el destino quiso unir a los dos nombres que más interés despertaron, Roca Rey y Adolfo Martín, el emparejamiento de mayor morbo que traía el sorteo. Al peruano se le sumó Enrique Ponce, siendo, de los toreros imprescindibles en cualquier feria que se precie, los únicos que aceptaron el formato del bombo. Finalmente el valenciano no podrá cumplir con el doble compromiso que había adquirido en Madrid tras la grave lesión de rodilla que sufrió en las Fallas, siendo El Juli quien ocupe su puesto en ambas tardes. El madrileño desde el principio se ha mostrado reacio al bombo, sin embargo, el infortunio de Ponce le abrió a tan solo dos días de presentarse los carteles la oportunidad de torear en la Monumental capitalina.

“Tengo mucho respeto por las figuras, pero no nos podemos quedar siempre con las mismas. Existe la urgente necesidad de lanzar al mercado toreros nuevos”

Simón Casas define el presente San Isidro de este modo: “Es una feria donde hay un nuevo concepto de programación. Primero porque ha habido un sorteo de ganaderías y toreros, que no deja de ser un evento en sí mismo, y segundo y especialmente porque hay mucho contenido con la presencia de toreros que han cogido un gran cartel en los dos últimos años en Madrid”, afirma en primera instancia el empresario, quien ahonda en su explicación sobre el viraje que ha dado el inminente abono, en el cual los toreros llamados emergentes cuentan con un protagonismo mayor que en temporadas precedentes. “El concepto de feria ha variado teniendo en cuenta una necesidad: si no hay futuro para los toreros emergentes, tampoco lo hay para la Fiesta. Es, por tanto, una feria que engloba la idea de creatividad unida a carteles del gusto de la afición de Madrid”.

“El bombo no se ha hecho para bajar el presupuesto, se ha hecho para abrir la programación y darle su sitio a la suerte. Quien diga que ha sido para bajar el presupuesto tiene mala intención”

Nombres como Emilio de Justo, Diego Urdiales, Álvaro Lorenzo, Pablo Aguado o Juan Ortega, entre otros, han conseguido en los últimos tiempos dar un paso adelante en sus carreras y mostrarse en el gran escenario del toreo que es Las Ventas. En esta feria tienen peso específico. “La misión de la plaza de toros de Madrid, como catedral del toreo, es lanzar al mercado toreros nuevos, toreros que necesitan consolidarse. En dos años, Plaza 1 ha cumplido con ese compromiso. Ahí están toreros como Lorenzo, De Justo, Aguado, Juan Ortega, Urdiales…, todos han dado en Madrid una nueva dimensión. Esta es la misión de esta plaza, llevar al mercado la novedad. Tengo mucho respeto por las figuras del toreo, pero no nos podemos quedar siempre con las mismas. Existe la urgente necesidad de abrir el futuro de la Fiesta y por eso estamos trabajando como estamos trabajando. Que falte alguna figura del toreo en Madrid no es excepcional, quitando las dos últimas temporadas -precisamente bajo la producción de Plaza 1-, históricamente en todos los San Isidro de las últimas décadas han faltado una, dos y tres figuras. El abanico tiene que estar abierto. No podemos estar viendo la misma película siempre por muy buena que sea porque el público acaba aburriéndose. La necesidad de sacar al escaparate toreros del gusto de la afición de Madrid y del toreo en general es urgente”.

"Lo que no evoluciona, desaparece"

“El bombo de San Isidro tenía que ser adaptado. No digo que este sistema vaya a ser eterno, solo digo que lo que no evoluciona, desaparece. Yo no soy dogmático. Mi misión como productor de arte es hacer experimentos, respetando siempre los fundamentos de la Tauromaquia. No digo que haya de haber bombo al cien por cien, pero lo cierto es que este formato es original. ¿Seguirá habiendo bombo en el futuro? En unos casos, sí; y en otros, no. La historia de la Tauromaquia demuestra que hay que evolucionar. Ahí está el sorteo de las corridas, hubo que esperar a finales del siglo XIX para sortear los toros. No hay que ser ni dogmático ni pasivo, hay que ser creativo y respetuoso. Para analizar los resultados de lo que se crea hay que tener en cuenta el paso del tiempo y las experiencias. El primer bombo fue un exitazo; el segundo, el de este San Isidro, ya veremos, pero tengo la sensación de que saldrá bien. No digo que habrá bombo sistemáticamente ni que no lo habrá pero hay una realidad y no es otra que la de que hay que llamar la atención, generar expectación. El bombo, esto último, lo ha conseguido. Y, además, tenemos un cartel que nunca se hubiera dado si no es por el bombo como es el caso de Roca Rey con Adolfo Martín”.

ROCA REY, PONCE… Y EL JULI

¿Cómo se fraguó la sustitución de Enrique Ponce? Simón Casas lo explica así: “Tras caer herido, la obligación de la empresa era sustituirle por una máxima figura como él. El Juli se portó como un señor. Es cierto que no le gusta el bombo, pero no dudó ni un segundo en aportar su contribución para que la categoría de la Feria de San Isidro estuviera en un nivel muy alto. Aceptó sin ningún tipo de exigencia ni especulación económica, solo lo hizo por su grandeza como torero y se lo agradezco. Si hubiésemos sustituido a Ponce por un torero más modesto, nos lo hubieran reprochado como hubiese sido lógico”. Además de a El Juli, Simón Casas ofreció simultáneamente la sustitución de Ponce a los apoderados de Morante de la Puebla y Manzanares, así como a Roca Rey. “Se lo dije a los apoderados de todas las figuras y el primero que respondió fue El Juli. Es un gran torero y, además, madrileño”. A nivel personal, el productor francés asegura que vivió esas horas “muy tranquilo. En esta profesión, que está llena de incógnitas porque jugamos con la suerte en todo momento, te acostumbras a momentos de tensión. Lo viví de manera pragmática. En dos días encontré la solución”.

“El Juli se portó como un señor. No le gusta el bombo, cierto, pero no dudó ni un segundo en sustituir a Ponce. Lo hizo sin ningún tipo de exigencia ni especulación económica, solo por su grandeza como torero. Se lo agradezco”

La sustitución del madrileño por el valenciano echa por tierra las confabulaciones de que la fórmula del bombo se ha puesto en marcha en este San Isidro para disminuir el presupuesto de la feria. “Eso es una especulación de la gente mal pensada. El presupuesto de San Isidro 2019 es totalmente comparable, un poquito más arriba o más abajo, al de todos los San Isidro. El bombo no se ha utilizado para bajar el presupuesto de la feria, se ha hecho para abrir la programación y darle su sitio a la suerte, que en este espectáculo es sagrada. Quien diga que se ha hecho para bajar el presupuesto tiene mala intención. El presupuesto es equivalente al de otros San Isidro anteriores”.

Durante la conversación, Simón Casas reflexiona sobre el futuro del bombo y su aplicación, el modelo ¿agotado? de 34 tarde en San Isidro, las obras de Las Ventas y la relación de Plaza 1 con la Comunidad de Madrid, la pasvidad del sector del toro y hasta de las recientes Elecciones Generales. Todo ello lo despiezamos a continuación:

¿Es utópico pensar en un bombo integral en San Isidro?

“Sí, es utópico y quien sepa de toros sabe que es imposible. La variedad de ganaderías en Madrid es muy amplia, el abanico de encastes está muy abierto y no podemos exigir, sería una estupidez, que todos los toreros entren en el bombo. El bombo es un concepto que se debe ejercer y practicar en su justa medida. Ser creativo no significa ser destructivo. Hay que ser creativo para generar nuevos horizontes en el espectáculo, para crear expectación en el público. Un bombo integral al cien por cien no corresponde a una feria como la de San Isidro”.

¿El modelo de San Isidro con 34 tardes está agotado?

“Lo que está agotado, pero no solo en Madrid sino en todas las plazas, es el modelo de producción de la Tauromaquia, que todavía se mira en el espejo del siglo XX. Hay que liberalizar los pliegos de condiciones y readaptar el concepto de plaza de temporada. No creo que sea necesario que haya toros los días que sabemos que no va a haber nadie en la plaza o los días donde haya más asiáticos que españoles. Todas las actividades culturales y de ocio han cambiado, no tienen nada que ver con hace 50 años. La Tauromaquia no lo ha hecho, no ha tomado en consideración la evolución de la sociedad, lo que demuestra el letargo del mundo del toro. 34 tardes me parecen demasiadas”.

-¿Y cuál podría ser el nuevo planteamiento?

-Un San Isidro de veintitantas corridas; luego dos extraordinarias fuera de San Isidro, una programación importante antes de la feria, con la Comunidad, Domingo de Resurrección y Ramos, el 15 de agosto, la Feria de Otoño…, en definitiva, una programación más abierta y con más libertad artística y económica. Pero estamos encorsetados, ¡no nos dejan trabajar! Aquí ponen el precio de un zapato y además te dicen que solo puedes venderlos de colores rojo y verde y de las tallas 38 y 42. Es totalmente incoherente e ilegal. Un empresario, tras hacerse cargo de una plaza e invertir su dinero, debería trabajar en plena libertad; y luego será el público quien diga si es bueno o malo, si se queda o se va, pero estamos trabajando al revés.

¿Le preocupa el resultado de las últimas elecciones?

“Soy un demócrata y acepto lo que diga el pueblo. A mí no me preocupan los partidos que dicen estar en contra del toreo, lo que me preocupa es el sector del toro, que no es capaz de enfrentarse a los partidos antitaurinos. El otro día leí en APLAUSOS que la plaza de El Puerto de Santa María se iba a cerrar por problemas estructurales, así que con que los partidos antitaurinos se queden de brazos cruzados y no readapten estructuralmente las plazas a las normas de seguridad actuales, se pueden cerrar las plazas sin necesidad de prohibir el espectáculo. Este es un ejemplo. El mundo del toro no sabe plantear ni su existencia ni sus argumentos y eso es culpa del mundo del toro. Luego el pueblo unas veces vota a derechas y otra a izquierdas”.

"Es urgente que el próximo Gobierno inicie las obras"

“No hay ningún tipo de malestar ni de conflicto entre Plaza 1 y la CAM. Hay un presupuesto votado de 15,3 millones de euros pero no se ha empezado de verdad la reestructuración de la plaza. Es urgente que el próximo Gobierno, sea quien sea, tome la iniciativa para iniciar las obras con el tiempo necesario para realizarlas de un solo golpe. Algunos aficionados dicen que no se puede interrumpir la temporada pero eso creo que es tener la vista corta, porque es mejor parar ocho o diez meses y tener una joya intocable, que no reformar de manera parcial el edificio en varios tiempos. La verdadera protección de la plaza de Madrid y, por tanto, de la Fiesta, depende de la urgencia con que se hagan las obras para readaptar la plaza a las normas actuales. Eso lo deben entender los aficionados. Es mejor perder algunos meses de temporada, que, además, no afectarían a las grandes ferias como San Isidro u Otoño, aunque sí al verano, que arriesgar como estamos arriesgando ahora a que se cierre la plaza por motivos de seguridad”.

-¿Qué plazos se manejan para las obras?

-El gobierno del PP, si sale reelegido, sé que va a tomar el asunto como prioritario, y si no sale el PP, también será así. Se ha perdido un poco de tiempo. Ahora la cuestión es que el futuro gobierno de la CAM planifique las obras, porque hay que hacer concursos para adjudicarlas y eso requiere algunos meses. El calendario ideal sería después del San Isidro de 2020 y hasta la Feria de la Comunidad de 2021.

Hombre entusiasta, mensaje poco alentador

“Cuando hablo de lo negativo no es de forma pesimista, sino para alertar de lo que nos toca hacer. No hablo desde un punto de vista crítico. El estado de la Fiesta es el que es, lo sabemos, hay que evolucionar, pero cómo evolucionamos. Hay que crear las condiciones de productividad que le corresponden a la Tauromaquia. El toreo está asfixiado por todos lados, desde los movimientos animalistas pasando por ciertos partidos políticos, pero no porque falte gente, de hecho hay público y las ferias son grandes eventos pero la gestión de la economía de la Fiesta es incoherente. Los problemas tienen solución siempre y cuando alguien los ponga sobre la mesa. Y yo, como empresario de Madrid y presidente de ANOET, me toca dar toques de atención. Nada se desarrolla cuando no hay pasión. En toda mi vida no he dejado de ser creativo y me he llevado muchos palos por ello. Un creativo es un visionario y un visionario antes de que lo entienda la gente ha de llevarse alguna patada en los cojones pero como yo tengo cojones para resistir eso, pues seguiré siendo así”.

¿Le han pedido más tiempo a la CAM al no haber podido explotar el coso para eventos no taurinos?

“Evidentemente, no cabe duda de que Plaza 1 ha sido víctima de las circunstancias. Había una previsión de ingresos de dos millones de euros anuales por espectáculos no taurinos y como hemos perdido tres años, son seis millones los que no han podido entrar en el balance económico. Pero no nos quejamos. Queremos evitar todo tipo de choques y de polémicas. No hemos querido tirar por la vía jurídica porque siempre hemos ido de la mano de la CAM y pensamos seguir así con el próximo Gobierno. Pero esperemos que el próximo Gobierno se muestre más dinámico en el interés general”.

Sobre el sector

“Es un mundo que vive de sus costumbres, aletargado. El empresariado, históricamente, ha sido dinástico, algo muy respetable, pero ahora toca cambiar las cosas. Antes he hablado de liberalizar los precios: no tiene sentido que el precio de las entradas sea el mismo para todos los festejos que se programen. Es una estupidez como un templo. Ni en el deporte ni en la cultura ocurre eso porque es evidente que hay eventos que son más caros que otros. Es estúpido que cuando se llena una plaza gane más dinero la gente ilegal que la empresa formal. Hay muchas incoherencias y solo se pueden resolver con inteligencia. No se trata de culpar ni de señalar a nadie, no hay buenos ni malos, pero si seguimos así estamos condenados a un callejón sin salida. Cambiar las cosas no es complicado, es cuestión de buscar consenso. A los políticos no les toca reinventar esto, los que sabemos de toros somos los profesionales y debemos ser nosotros quienes transmitamos a los políticos las necesidades que permitan readaptar la Fiesta a esta época para proteger su futuro. No conozco un sector donde la patronal, que es quien mueve el dinero de la producción, no transmita a la sociedad, a los políticos, a los medios, su mensaje. Estamos en 2019, no en 1900. Toda la sociedad ha cambiado pero nosotros seguimos organizándonos como hace cien años”.

Fotos: JAVIER ARROYO y ARJONA