www.aplausos.es

MADRID

Perera y Fuente Ymbro triunfan en San Isidro

La primera combinación del bombo desemboca en la primera puerta grande del ciclo con un gran toro y una gran faena

miércoles 15 de mayo de 2019, 18:35h

Fotos: JAVIER ARROYO

La faena de la tarde, la del triunfo, llegó en el tercero, un castaño de Fuente Ymbro de armónica hechura. Astifino, de bella estampa. Muy pausado lo recibió Miguel Ángel Perera, que llegó hasta los medios por verónicas y remató con una media. Empujó con bravura el fuenteymbro en el caballo de Ignacio Rodríguez, que supo señalar en el sitio y medir el castigo. Buena lidia de Curro Javier. Miguel Ángel Perera brindó a Juan Carlos I y lo pasó unas veces antes de irse a los medios dándole distancia al toro. Hasta en tres ocasiones repitió la fórmula con la que Madrid explotó: mucha distancia, mucha firmeza y largos derechazos empujando mucho la embestida. Rompió el bravo toro de Fuente Ymbro por abajo aunque le costaba un punto en los muletazos finales de cada serie. Perera estuvo muy inteligente, logró templarlo y someterlo a su inmenso poder. Con la izquierda faltó un punto de acople pero rápidamente buscó el extremeño las vueltas al toro para que también se entregase por ese pitón. En el final hubo derechazos de mucha ligazón y ritmo. Se fue detrás de la espada con auténtica rectitud, perdió la muleta en el trance y la estocada quedó en todo lo alto. Se otorgaron las dos orejas de forma un punto excesiva, por lo que se protestó, aunque el resultado no debe eclipsar la gran faena de Perera y el gran toro de Gallardo. Miguel Ángel Perera logra su sexta puerta grande en Las Ventas.

El ofensivo sexto descolgó de salida en el capote de Miguel Ángel Perera, que lo paró por delantales. Se lucieron en banderillas Curro Javier y Vicente Herrera, que saludaron. Inició el extremeño la faena por estatuarios. Muy quieto y quebrando la embestida del toro de Fuente Ymbro. La calidad apuntada se quedó en ese arranque. Se lastimó el animal y, por ende, se vino abajo descaradamente. Perera lo intentó sin éxito. Al segundo encuentro dejó media estocada efectiva. La puerta grande ya le esperaba.

Una ovación retumbó al romper el paseíllo. Madrid agradeció a Diego Urdiales la obra, ya histórica, de Otoño. Compartió con sus compañeros el saludo. El cornalón que hizo segundo resultó abanto de salida. Diego Urdiales quiso torear con el capote pero no se pudo lucir. Esperó mucho en banderillas. Mostró cierto genio en la lidia de Víctor Hugo Saugar. En la muleta embistió a media altura y sin terminar de entregarse. El riojano lo metió en el canasto al final de la faena sobre la mano derecha en una tanda relevante. No estuvo acertado con los aceros.

El quinto fue otro toro de buenas hechuras dentro de su cuajo y sus leños hacia delante. Un tío pero bien hecho. Lo recogió Urdiales en terrenos del 7. Trató de enseñarle en línea recta pese a que el fuenteymbro se metía por dentro a la salida del capotazo formando una circunferencia en torno al torero. Impidió el lucimiento capotero. Fue un toro difícil porque exigió una precisión tremenda: si se le ayudaba por alto reponía con velocidad, si se le exigía por abajo no terminaba de pasar. Urdiales lo intentó con verdadera voluntad pero no pudo construir la faena como quería. Hubo muletazos sueltos con belleza. Estoqueó de fulminante media estocada tras un pinchazo.

El fuenteymbro que inauguró la tarde de San Isidro fue estrecho de sienes y cornidelantero. Fue cambiante de salida, Finito le dio un par de verónicas reseñables. Se picó trasero. En la muleta fue tardo y mirón pero tuvo condición de enrazado. Finito no terminó de encontrar el sitio para que repitiera y lo mejor fueron los detalles por abajo del final. Estoqueó al segundo intento.

El cuarto fue otro toro de preciosa lámina. Con la seriedad de Madrid y buenas hechuras. Resultó reservón en su comportamiento desde salida. Derribó en el primer encuentro. Finito no se dio coba, abreviando con buen criterio. Lo cazó con habilidad.

Madrid, miércoles 15 de mayo de 2019. Toros de Fuente Ymbro. Bien presentados y de juego desigual. Destacó el importante tercero. Finito de Córdoba, leves pitos y silencio; Diego Urdiales, silencio tras aviso y silencio; Miguel Ángel Perera, dos orejas tras aviso y silencio. Entrada: Lleno de "No hay billetes". Su Majestad el Rey emérito don Juan Carlos I, la Infanta doña Elena y su hija Victoria Federica presenciaron el festejo desde el tendido. Diego Urdiales fue obligado a saludar como recuerdo a la gran tarde que ofreció en la pasada Feria de Otoño. El riojano compartió la ovación con sus compañeros de cartel. Saludaron también Curro Javier y Vicente Herrera tras banderillear al sexto.