www.aplausos.es

PORTUGAL

Joao Moura Jr., colosal en Lisboa

El rejoneador portugués da tres vueltas al ruedo con un buen lote de toros de Romao Tenorio; Luis Rouxinol y Pablo Hermoso de Mendoza mantienen su crédito

viernes 17 de mayo de 2019, 10:48h

Fotos: JOAO SILVA

Joao Moura Jr. confirmó en la segunda del abono de Campo Pequeno lo que venía mostrando desde hace un par de temporadas, cuando obtuvo señalados triunfos. La del jueves fue su noche, el zambombazo con el que sueñan todos los lidiadores, una de esas fechas que quedan para el recuerdo. Además, supuso también un homenaje a su padre, el eterno Niño Moura quien, a principios de la década de los ochenta, sorprendió a los públicos con una suerte peculiar de enorme impacto que algunos designaron como “mourina”.

Precisamente esa suerte, con la que el maestro no se prodigó demasiado, enloqueció ahora al público de Lisboa porque muchos de los presentes no lo habían presenciado nunca. Consiste en empezar el viaje con el caballo de espaldas al toro, rodando cuando éste se arranca para clavar de inmediato en un palmo de terreno. Es de muy difícil ejecución, pero el joven Joao la diseñó impecablemente en dos momentos de máxima emoción. Asimismo, su triunfo no quedó limitado a esa explosión. Frente al tercer toro, de buen juego, se gustó en los cites de largo y las suertes frontales, algunas de mucho aguante.

Con el bravo ejemplar que cerró plaza anduvo a placer y todo le salió bien -toreó de verdad y con espectacularidad-, reiterando las suertes de frente, ahora limpiamente rematadas. Euforia en los tendidos y en el ruedo la consagración de uno de los grandes de la nueva generación. ¡Habemus figura!

Es de justicia mencionar la calidad de los toros de Romao Tenorio, que colaboraron al éxito de la función: serios y muy nobles, el único pero que se les puede achacar fue su falta de chispa, sobre todo en el lote de Pablo Hermoso de Mendoza. El conjunto, muy positivo, hubiera merecido una ovación al ganadero.

EL REY HERMOSO Y ROUXINOL MANTIENEN SU CRÉDITO

Es sabido que el veterano Luis Rouxinol nunca está mal, ya que puede con todos los toros y continúa entregándose como si fuera un novillero. En ambos toros dejó patente su espléndida madurez y la ambición de siempre, además de la capacidad de sobreponerse a las dificultades. Sus pasajes álgidos se vivieron en el cuarto, un toro exigente y con movilidad al que planteó batalla y la ganó con mérito. Frente al que rompió plaza, tuvo una actuación lucida sin alcanzar sus cotas altas. Terminó clavando un par a dos manos en los medios y dejó constancia de que sigue siendo un valor seguro.

Pablo Hermoso de Mendoza regresó a “su casa”, donde se convirtió en un ídolo. El rey de los rejoneadores tuvo por delante un lote noble pero de escasa transmisión. Tal circunstancia no le impidió triunfar, aunque no fue esta una de sus mejores actuaciones. Se le aprecia en el ruedo tal seguridad que le permite realizar las lidias con total naturalidad, sea en las preparaciones milimétricas, en el torbellino de las hermosinas o clavando con ajuste, alardeando de esa difícil facilidad que es exclusiva de los elegidos. Una vez más, Campo Pequeno le demostró su cariño. El idilio de Pablo con Lisboa continúa vivo.

Los forcados amadores de Lisboa y de Évora se encargaron con valentía de las pegas de cara.

Lisboa (Portugal), jueves 16 de mayo de 2019. Toros de Romao Tenorio, bien presentados, codiciosos en general y muy nobles. Bravo el 6°. Luis Rouxinol, vuelta y vuelta; Pablo Hermoso de Mendoza, vuelta y vuelta; Joao Moura Jr., vuelta y dos vueltas. Entrada: Casi lleno. Al iniciarse el festejo se guardó un minuto de silencio en memoria del matador Ricardo Chibanga.