www.aplausos.es

OPERADO ESTE MARTES

Rafael Cañada: 'La recuperación va a ser larga y penosa, pero la esperanza y la fe mueven montañas'
Ampliar
(Foto: Mateo)

Rafael Cañada: "La recuperación va a ser larga y penosa, pero la esperanza y la fe mueven montañas"

"Me han reconstruido el saco dural y evacuado todos los trocitos de apófisis que andaban sueltos por el cuerpo tras la fractura", resume el torero tras la intervención

miércoles 22 de mayo de 2019, 19:22h

El subalterno Rafael Cañada fue intervenido este martes por la tarde en el Centro de rehabilitación de Levante de las lesiones sufridas el pasado 11 de mayo en Valencia, cuando resultó herido grave por un novillo de Montealto que le provocó una cornada de tres trayectorias en la espalda con afectación neurológica. “El día de hoy ha sido largo y doloroso”, confiesa el torero. “La intervención duró tres horas, de seis a nueve de la noche, y me han reconstruido el saco dural -que es por donde circula el líquido que rodea la médula- además de limpiarme la zona afectada, evacuando todos los trocitos de apófisis que andaban sueltos por el cuerpo tras la fractura”.

Cañada no pierde el optimismo: “Gracias a Dios empiezo a estar mejor, cuento con el apoyo de los doctores y los compañeros y espero poder empezar pronto la rehabilitación porque ya siento perfectamente mis miembros inferiores. Ojalá todo quede en el susto: soy consciente de que la recuperación va a ser larga y penosa, pero tengo muchísima esperanza. Y la esperanza y la fe mueven montañas”.

El de plata ha sido operado por neurocirujanos que están “en continuo contacto” con los cirujanos de la plaza de toros de Valencia: “La comunicación entre ellos, entre los neurocirujanos y los médicos de la plaza, es total y transparente. No dejan nada al azar, son impresionantes y estoy agradecidísimo a la labor que están haciendo conmigo”.

En cuanto a posibles plazos de recuperación, Cañada confiesa que, de momento, son “imposibles de prever” y concluye admitiendo: “Esto va para largo, sé que saldré andando de aquí, pero no sé ni cómo ni cuándo”.