www.aplausos.es

FERIA DE SAN ISIDRO

Ferrera: magisterio e inspiración de puerta grande

El extremeño corta tres orejas en una tarde para el recuerdo; buena corrida de Zalduendo

sábado 01 de junio de 2019, 18:41h

Fotos: PLAZA 1

Antonio Ferrera fue recibido con una cariñosa ovación por parte de la afición de Madrid. La agradeció montera en mano antes de que apareciese el primer toro de Zalduendo, que lució la divisa negra en homenaje al antiguo propietario del hierro: Fernando Domecq. El astado tuvo la seriedad de Madrid con la proporción que buscó Fernando Domecq. Con suma majestuosidad lo recibió Antonio Ferrera. Dirigió la lidia con belleza, hizo el quite de oro de Pepe Ortiz para sacar al toro del caballo y remató con una preciosa revolera. Brindó al cielo desde los medios y justo ahí arrancó su inspirada faena: Por naturales con verticalidad y un precioso trazo en redondo. El zalduendo respondió con ritmo y humillación. Ferrera templó con los vuelos. También con la mano derecha, sin estoque, toreando con las muñecas y la cintura. Hubo picos de genialidad. El toro terminó rajándose pero siguió con la humillación intacta. Ferrera aprovechó los terrenos en el desgarrado final de faena. Rememorando a Esplá dio mucha distancia al toro para entrar a matar recibiendo. Se frotaban los ojos los aficionados. El toro se vino andando y con serenidad aguantó Ferrera la embestida. La estocada cayó baja, a eso se agarraría el usía para no conceder la segunda oreja pedida con fuerza. La afición le exigió dar una segunda vuelta al ruedo.

Más feo resultó el cuarto, hecho cuesta arriba, tocado de pitones. Sin fijeza en los primeros compases, empujó en el caballo en su primer encuentro. Después salió suelto sin solución pese a haberse arrancado con alegría. Quitó Ferrera por chicuelinas. Fue fundamental la buena ciencia de Ferrera para hacerlo romper. En el inicio lo amoldó genuflexo para después empujarlo mucho hacia delante ya que la embestida se quedaba corta. Entre las rayas, enfrente del burladero de matadores, volvió a dar derechazos sin el ayudado. Encontró el fondo que nadie había visto. La verticalidad llegó arriba de nuevo por su circular trazo. También por su ajuste. El toro salía buscando las tablas. Aprovechó los adentros para las últimas perlas. Tan toreras y tan acompasadas. Madrid estalló cuando enterró el acero trayéndoselo de nuevo. Dos orejas tras aviso.

El segundo, estrecho de sienes y astifino, con la cara hacia delante. Impresionante el pitón derecho. Resultó suelto de salida y del mismo modo fue su comportamiento en el caballo. La faena de Curro Díaz resultó entonada. Para recordar el torero inicio, con esa forma tan personal de andar hacia delante entre bonitos muletazos. Después, el toro se vino abajo. Curro lo intentó por los dos pitones antes de la contundente estocada que quedó un punto desprendida. Saludos.

El cuarto fue serio dentro de su preciosa cara. La curva de los pitones le daba serieda, las palas tan colocadas. Con delantales lo recibió Curro Díaz. El gusto en el remate. No hizo una gran pelea en varas. El inicio del torero de Linares tuvo retazos de su sello. Quiso el torero pero el zalduendo dijo que no. Muy desrazado y falto de estilo. El gusto y la buena disposición quedaron. Saludos.

El tercero, abrochado de cara e igual de serio que sus hermanos, se partió el pitón derecho al estrellarse contra el burladero del siete. Su comportamiento fue de manso en los primeros tercios, sin centrarse ni emplearse. Luis David Adame trató de fijarlo en un quite por chicuelinas. La faena iba camino de ser rasa por las cambiantes embestidas del zalduendo. La paciencia del mexicano tuvo fruto. Se entregó en las tres últimas tandas el domecq con humillación y recorrido. Bien aprovechadas por Luis David, que remató por manoletinas. La estocada en lo alto remató una interesante e inteligente faena. Saludos tras leve petición.

Alto, atacado por delante, y enseñando las puntas fue el que cerró la corrida de Zalduendo. La entregada actitud de Luis David Adame fue merecedora de una oreja pero lo malogró con los aceros desafortunadamente. Brindó a sus apoderados, la familia Bailleres. El toro embistió a media altura hasta que le echó mano. Se lo pasó de un pitón a otro y lo estrelló contra el ruedo. Volvió a alcanzar el cuerpo del mexicano. Tras llevárselo a la enfermería, volvió enrazadísimo el mexicano a la cara del toro sin chaquetilla. La intensidad llenó tres tandas importantes en las que por fin Madrid valoró la entrega de Adame. El toro pareció afligirse al tesón del mexicano. Las bernadinas finales fueron de infarto, especialmente la primera. La espada emborronó la entregada disposición. Palmas al ir a la enfermería.

Madrid. Sábado 1 de junio de 2019. Feria de San Isidro. Toros de Zalduendo, bien presentados, de buen juego a excepción del rajado 5°. Destacó el 1°. Antonio Ferrera, oreja tras fuerte petición de la segunda y dos vueltas al ruedo, y dos orejas; Curro Díaz, ovación con saludos y ovación con saludos; Luis David, saludos tras leve petición y palmas. Entrada: Dos tercios.

PARTE MÉDICO DE LUIS DAVID: "Dos heridas por asta de toro, una en región perineal izquierda con una trayectoria ascendente de 5 cm que contusiona uretra, y otra en región perianal de 5 cm. Contusiones y erosiones múltiples. Es intervenido bajo anestesia general en la enfermería de la plaza de toros. Pasa a la clínica de la Fraternidad Muprespa Habana. Pronóstico reservado", firmado por el Dr. Máximo García Leirado.