www.aplausos.es

FERIA DE SAN ISIDRO

Leonardo Hernández abre su décima puerta grande en Madrid

El extremeño corta una oreja a cada uno de su lote; Diego Ventura logra un trofeo y pierde otro por la espada, y Juan Manuel Munera cuaja una interesante confirmación de alternativa

domingo 02 de junio de 2019, 17:42h

Fotos: GLEZ. ARJONA

Leonardo Hernández cuidó al tercero con un solo rejón antes de banderillear a lomos de Enamorado, con el que basó la faena. A la obediencia del toro le faltó un punto de empuje. Hubo banderillas con riesgo, lucidas, de mucho mérito. La labor de Leonardo fue muy entregada y comprometida. Clavó en lo alto también con Xarope. Un gran rejón tras pinchazo. Oreja.

Leonardo Hernández logró la décima puerta grande de su carrera tras cortar otra oreja al segundo de su lote. El toro de Cortés de Moura resultó abanto de salida. Las cambiantes carreras de la salida fueron minimizadas con el rejón de castigo que le recetó Leonardo Hernández. Con Calimocho fue haciendo al toro, aguantando derrotes a la altura de la montura y dejándose llegar mucho la embestida. Con la cola del caballo lo paseó por todo el redondel. Fue rompiendo el toro. Después llegaron los momentos de mayor espectacularidad a lomos de Eco, citando de punta a punta. Las piruetas tras clavar en lo alto tuvieron repercusión. El toro se fue frenando pero Leonardo continuó con la misma intensidad. El rejón de muerte tuvo un efecto fulminante. Oreja.

El segundo fue recibido de frente y en terrenos de chiqueros por Diego Ventura sobre la yegua Campina. El rejón de castigo en lo alto evitó que saltara al callejón después pese a que barbeó continuamente las tablas. Nazarí fue la clave para encelar al toro. Una vuelta al ruedo, de costado, con el toro cosido al estribo. Las siguientes banderillas fueron para afianzar al toro, que se empezó a emplear. Con Gitano puso una banderilla al violín tras un quiebro increíble. A continuación le quitó el bocado a Dólar con el que puso un par a dos manos al venirse el toro. Remató con las rosas antes de dejar un rejón en lo alto que provocó derrame. Oreja.

Diego Ventura estuvo a punto de lograr una nueva puerta grande tras la importante actuación protagonizada en el cuarto toro de la tarde. El toro de Cortés de Moura colaboró con nobleza dentro de su límite de raza. Aprovechó Ventura para hacer debutar en Madrid a Joselito con toda su frescura. La faena tomó cuerpo con Lío en un quiebro imposible sin clavar. Dos más después dejando la banderilla en lo alto. Con Sueño pudo templar al toro en batidas por dentro tan ajustadas como despacio. Volvió a poner el inverosímil par con Dólar, sin bocado, esta vez en el tercio. Con el rejón de muerte no estuvo acertado. Saludó una ovación.

Juan Manuel Munera confirmó la alternativa en una emotiva ceremonia. Su padrino y maestro fue Diego Ventura. El testigo, Leonardo Hernández, también le dedicó unas palabras. Las ganas de Munera destacaron desde que paró al primer toro de Guiomar Cortés de Moura. Apostó desde el principio. Ya en banderillas destacó con un espectacular galope a dos pistas. Calentó con varios quiebros de importancia. El toro colaboró con transmisión aunque derrotó en momentos a los caballos de Munera. También logró llegar con las cortas antes de un buen rejón de muerte. Se bajó precipitadamente del caballo y a punto estuvo de escuchar los tres avisos por el mal manejo del descabello. Silencio tras dos avisos.

Juan Manuel Munera fue todo voluntad en el sexto. Buscó el éxito con compromiso y ganas pero no pudo lograr el trofeo esperado por el mal uso del rejón de muerte. Pinchó en repetidas ocasiones y se atascó con el descabello. Hubo pasajes de riesgo con otro toro con movilidad y ritmo. La actuación de Munera tuvo importancia. Palmas de despedida.

Madrid. Domingo, 2 de junio de 2019. Feria de San Isidro. Toros de María Guiomar Cortés de Moura, bien presentados y colaboradores. Diego Ventura, oreja y ovación con saludos; Leonardo Hernández, oreja y oreja; Juan Manuel Munera, que confirmó alternativa, silencio tras dos avisos y palmas. Entrada: Lleno de "No hay billetes".