www.aplausos.es

FESTIVIDAD DE SAN FERNANDO

Tarde de arte y torería en Cáceres

Juan Mora y Emilio de Justo salen a hombros en un mano a mano de mucha categoría ante toros de El Pilar

domingo 02 de junio de 2019, 17:54h

La elegancia torera de Juan Mora embrujó en Cáceres en el primero de la tarde, un toro de El Pilar de noble condición. El de Plasencia brilló en varios lances a la verónica y después en el toreo al natural, donde hubo pases que fueron carteles de toros, al igual que los remates. Una pena que el pinchazo le impidiera cortar trofeos.

El tercero fue devuelto, pero de nuevo volvió a firmar una gran faena al sobrero, también de El Pilar. El de Plasencia maravilló con su toreo de capa. Brindó a Antonio Ferrera, subiendo el propio Juan Mora hasta la localidad que ocupaba el pacense. Ya con la pañosa, comenzó la sinfonía desde el primer muletazo, en un trasteo corto e intenso, lleno de inspiración y torería para inspirar a poetas. De nuevo marró con el acero, antes de una estocada, y tras una insistente petición, el usía no concedió la oreja y el diestro fue obligado a dar una vuelta al ruedo a cuya finalización el palco escuchó una gran pitada.

Mucha calidad mostró el quinto, que de salida remató y derrotó contra las tablas. Frente a él surgió el Juan Mora artista en esta tarde pletórica, firmando varios lances con el sello de su exquisitez. Con la muleta su trasteo fue un faro de elegancia, de pureza, de sentimiento, tanto sobre la diestra como al natural; sus remates fueron carteles de toros en una faena que debería estar en todas las escuelas taurinas, porque la de Juan Mora es la fuente de las aguas más puras de la tauromaquia. Mató de estocada y, ahora sí, pudo disfrutar del premio.

El segundo arrolló a Emilio de Justo al recibirlo de capa, cogiéndolo de fea manera y buscándolo en el suelo. Lastimado el toro en una pezuña, fue devuelto. En el segundo bis, con más genio, el de Torrejoncillo tuvo que hacer un esfuerzo al estar muy diezmado del percance. Lo mató y pasó a la enfermería.

Hasta este momento, el cuarto fue el toro de más clase de la corrida y frente al que surgió el mejor Emilio de Justo, quien rubricó una torerísima faena. Fue especialmente en la faena de muleta donde deleitó con su gran clase y pureza en un largo trasteo que fue a más. Mató de estocada hasta la bola y cortó las dos orejas.

El toro que cerró plaza fue un ejemplar flojo. Emilio de Justo se mostró con gran disposición, firmando una digna faena. Pinchó antes de dejar una buena estocada.

Cáceres. Domingo, 2 de junio de 2019. Feria de San Fernando. Toros de El Pilar (2º y 3º, como sobreros), bien presentados y de juego desigual. Tercero, cuarto y quinto, con clase. Juan Mora, ovación con saludos, vuelta al ruedo y dos orejas; Emilio de Justo, silencio, dos orejas y ovación con saludos. Entrada: Tres cuartos.