www.aplausos.es

FERIA DE SAN ISIDRO

La disposición de la terna se estrella en Madrid

El valor de San Román, la firmeza de Juanito y el buen trazo de Antonio Grande destacan ante la desrazada novillada de Fuente Ymbro

lunes 03 de junio de 2019, 19:00h

Fotos: JAVIER ARROYO

Abrió la tarde un novillo de Fuente Ymbro corto de manos, algo falto de cuello en su rematada morfología. Se frenó de salida e hizo sonar el estribo en varas. No fue fácil para banderillear. Juanito lo había recibido con disposición y del mismo modo arrancó la faena. El novillo soltó la cara con genio a partir del tercer muletazo. Protestaba ante el poder del portugués. Requirió también más sitio del que se le dio y obedeció a los toques. Juanito se mostró firme. Tras la estocada se trastabilló, cayendo prácticamente en la cara pero, afortunadamente, el novillo no hizo por él. Silencio.

El fino y engatillado segundo no podía ser más bonito. Ni una protesta que vino a demostrar que en Madrid se pueden lidiar novilladas a modo que den pie a la proyección de jóvenes valores. Embistió recto en las verónicas rodilla en tierra de Antonio Grande, que se presentaba en Madrid. No se empleó en el caballo, tampoco en las gaoneras de Diego San Román. Humilló más en las chicuelinas a compás abierto del salmantino, que rememoró a Julio Robles con esa media verónica de rodillas. Tras brindar al público continuó homenajeando al maestro de Fontiveros con un afarolado de rodillas para empezar la faena. El toro se arrancó con todo y a punto estuvo de llevarse a Grande por delante. Se puso con la mano derecha dando distancia y bajando mucho la mano. Respondió el novillo por abajo con entrega, buscando los vuelos hasta el final. Hubo un acople perfecto en las dos primeras tandas. Muy en novillero, Antonio Grande se la dejó siempre puesta y tiró de la embestida. Por el pitón izquierdo tuvo buena condición pero menor regularidad. Se fue apagando. La faena de Antonio Grande tuvo detalles caros como un pase del desprecio, un trincherazo y varios pases de pecho colosales. Emborronó su interesante presentación con los aceros al insistir en estoquearlo en la suerte contraria. Palmas tras aviso.

El tercero fue otro buen novillo en cuanto a hechuras. No así en cuanto a su comportamiento. Arrolló de salida tratando de quitarse el capote de Diego San Román de delante. Buscó muy bien la colocación dando los capotazos más por su situación del cuerpo que por engancharlo por delante. Muy suelto fue en la lidia. Destacó Tito Sandoval. Debido a su mansedumbre, David Blázquez lo lidió mal, demasiado metido en tablas. Trujillo resolvió con hombría en banderillas. Brindó el mexicano al público antes de citar desde los medios con la zurda. Pasó el tren a milímetros y salió huyendo. Le persiguió San Román tratando de plantear faena y cuando logró hilvanar tres muletazos seguidos se lo echó a los lomos con violencia. La falta de raza desarrolló en mal estilo. San Román continuó con mucha entrega hasta las bernadinas finales con el novillo ya rajado. Estoqueó con rectitud y volvió a ser volteado en un adorno cuando el novillo estaba a punto de doblar. Saludos.

El cuarto, de nombre Laminado, tuvo en su expresión y en su reata verdaderos motivos para embestir. Sin embargo, escarbó y midió desde salida. Solvente Juanito con el capote. No fue fácil durante la lidia por sus cambios de velocidad. El portugués brindó a Ricardo Gallardo, ganadero de Fuente Ymbro. Empezó la faena con un pase cambiado por la espalda. El novillo continuó con su falta de ritmo en oleadas nada fáciles. Porfió hasta lograr una tanda limpia por el pitón derecho. La única vez que el novillo respondió de verdad. Después volvió a escarbar, a rajarse y faltarle acometividad. Juanito remató por bernadinas y estoqueó por arriba. Saludos tras aviso.

El quinto fue reservón desde que salió por toriles. No se pudo ver en Madrid el pregonado capote de Antonio Grande. Cumplió en varas pero continuó sin emplearse en banderillas. Antonio Grande brindó a su venerado paisano, Santiago Martín "El Viti" a través de los micrófonos del Canal Toros de Movistar. Le costó un mundo pasar al novillo. Antonio Grande empujó mucho la embestida, provocó con la colocación, aguantó la incertidumbre de la cara entre las manos. No surtió efecto. Un solo natural dejó entrever el buen trazo del salmantino. De nuevo no acertó con el estoque. Silencio tras aviso.

El sexto no pudo cambiar el sino de la deslucida novillada de Ricardo Gallardo. Tan abanto siempre. Tan descompuesto. Ni la brega magistral de Juan José Trujillo lo metió en vereda. Diego San Román se la volvió a jugar sin trampa ni cartón. Empezó de rodillas y cada vez que pasó el tardo fuenteymbro fue un atragantón. Después resultó bruto y una de las veces que trató de coger con las manos la muleta alcanzó a Diego San Román. La voltereta fue tremenda: se lo pasó de pitón a pitón derrotando en el aire con saña. Se levantó como si nada y volvió a la cara con un mérito tremendo. El novillo se fue viniendo abajo ante la tremenda firmeza del mexicano, que no escatimó en valor. Muy cerca de él logró algunos esforzados derechazos. Trató de cerrar por manoletinas y estoqueó pegado a tablas en todo lo alto. Ovación con saludos tras aviso.

Madrid, lunes 3 de junio de 2019. Feria de San Isidro. Novillos de Fuente Ymbro. Bien presentados aunque desrazados en su conjunto. Juanito, silencio y ovación con saludos tras aviso; Antonio Grande -que se presenta en Las Ventas-, palmas tras aviso y silencio tras aviso; y Diego San Román, ovación con saludos y ovación con saludos tras aviso. Entrada: Dos tercios.