www.aplausos.es

La Pincelada del Director

Román o la cara más cruda del toreo

Escribo consternado por la cogida de Román. Terrible. La cara más cruda de la tauromaquia escenificada en la primera plaza del mundo. El toro de Ibán, cornalón como nunca lo fueron los de ese encaste -¿quién cambió los ibanes de don Baltasar?...-, violento y cobarde -no fue el único de la tarde de esa calaña- aprovechó la última ocasión que le dio el bravo torero valenciano y le atravesó el muslo cuando hacía la cruz en la suerte suprema. Demasiada sinceridad la de Román, excesivo celo, desbordante vergüenza torera, lo que todos reclamamos que no siempre se puede dar. Una cosa es la teoría, el café y la tertulia y otra lo conveniente. ¿Dónde está el límite, la raya, la lógica…? Ese ibán fosco y traicionero no merecía tanta entrega. El rubio torero de Benimaclet había esquivado, ¡un milagro!, ¡otro milagro!, un hachazo, otro hachazo y otro más, las malas intenciones de aquel pájaro desabrido hasta que no cupo otro desenlace. Tenía al público entregado, Las Ventas a sus pies, la temporada soñada al alcance de la mano, una estocada, un buen espadazo y todo lo que un torero joven desea se haría realidad. Eso debió pensar Román. No pudo ser. El toro de Ibán alargó la gaita y esta vez ya no hubo milagro. El pitón le atravesó el muslo. Lo zarandeó y lo estampo contra el suelo. De pronto se cayó el telón de las teorías y asomó la crudeza de la tauromaquia, lo que hace del toreo el espectáculo más sincero de cuantos se pueden interpretar. Las imágenes del torero camino de la enfermería, taponándose él mismo la herida, son pura épica. La oreja que le concedieron fue más que justa, necesaria recompensa a tanta entrega. Si el heroísmo no tiene premio bajamos la persiana y nos vamos. En estos momentos decir que son las cosas del toro no me repara de tanto dolor.

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2176 para todas las plataformas en Kiosko y Más

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2176

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2176 para iPad

Lea AQUÍ el artículo completo en su Revista APLAUSOS Nº 2176 para Android