www.aplausos.es

La Revolera

'Al buen callar llaman Sancho'
Ampliar
(Foto: Javier Arroyo)

"Al buen callar llaman Sancho"

Todavía tableteaban las salvas de aplausos en el arrastre del tercero de Valdellán (puro Santa Coloma) y parte del público continuaba pidiendo para el gran toro la vuelta al ruedo, ante lo que el “usía” hizo oídos sordos, y su matador contestaba a la pregunta del periodista sobre la calidad del cornúpeta: “No es para tanto…” ¡Qué bien hubiera hecho el esforzado torero respondiendo con un quijotesco: “Al buen callar llaman Sancho”. Porque el toro había respondido con gran casta y bravura a cada cite del torero desde la distancia adecuada, porque el animal como buen “santacolomeño” no admitía ni un intento de encimismo. El esforzado torero ha perdido una gran ocasión de callarse, porque ha estado muy bien con el toro en tres series con la derecha y dos con la izquierda entre el clamor popular. Y como con el capote también se había mostrado más que correcto, le tenía la oreja cortada, pero mató a la última y lo que hubiera podido ser un triunfo acabó en un silencio respetuoso para el premioso matador.

Robleño se ha mostrado lidiador y valiente en sus dos toros y ha rayado a gran altura con el acero, revalidando una vez más su crédito en Madrid. Iván Vicente ha doblado el Cabo de Buena Esperanza como ha podido, pues sus dos toros no han navegado ni mucho menos a la altura del tercero. El veterano Cristian Escribano estará a estas horas, en la soledad de su habitación del hotel, diciéndole a su espada: “¡Hija de Satanás!", “¿Qué te he hecho yo para que te hayas portado así conmigo?”.

Porque la interesante corrida de Valdellán, con sus más y sus menos, ha mantenido a la parroquia toda la tarde en tensión. Es el milagro de la casta, que cuando aparece en el ruedo no deja a nadie indiferente.