www.aplausos.es

FERIA DE SAN ISIDRO

La solvencia de Chaves en el triste adiós de Fernando Cuadri en Madrid

La última corrida del ganadero onubense resulta descastada; la veteranía del salmantino brilla con el ejemplar de mayor movilidad

jueves 13 de junio de 2019, 17:36h

La Asociación "El Toro de Madrid" desplegó una pancarta dando las gracias a Fernando Cuadri por toda su vida dedicada a la ganadería en el año de su retirada (se la deja a las nuevas generaciones). La ovación se contagió entre tendidos hasta que llegó al 9, donde estaba el ganadero, que tuvo que ponerse en pie para corresponder, emocionado, a la ovación de Madrid. La tristeza llegó con el parado conjunto que no hizo honor a la historia de su divisa.

El quinto fue corto de manos, no así de cruz. Una mole con poco cuello y mucha cara de más de 600 kilos. Algo acapachado. Breve y torero fue el saludo capotero de López-Chaves rematado con una airosa larga. Se protestó la larga vara de Óscar Bernal, que en el primer encuentro lo había cogido en lo alto. Empujó el de Cuadri con la cara alta. En la muleta del salmantino tuvo más viveza que sus hermanos. La faena fue un pulso. Ganó el torero charro por anticiparse siempre, por aguantar miradas y algunas tarascadas. Le ganó el pitón hasta conseguir abrirlo para después llevarlo con buenos naturales. Meritoria actuación, que logró momentos de mucha importancia con la mano izquierda. Perdió las manos el toro en el embroque de la suerte suprema y la espada cayó baja. En el segundo encuentro cobró la estocada. Saludos tras aviso.

Otro grandón fue el segundo. Astifino, ancho de sienes, con las negras puntas hacia delante. Fue pobrón en el capote de López-Chaves, se picó muy mal. En la lidia de José Chacón se vio que le costaba pasar un mundo y cuando lo hacía pegaba un derrote al final. López-Chaves firmó un buen inicio con un excelente pase de pecho. Se vio entonces que por el pitón derecho reponía. En la primera fase del trasteo estuvo muy parado quizá por estar tan encerrado en tablas. Cuando se lo sacó de ahí tuvo algo más de celo gracias a la buena actuación del salmantino, que no se aburrió en ningún momento. Estocada atravesada. Tuvo que emplear el descabello. Saludos tras aviso.

Abrió la tarde un hondo toro de Cuadri, largo, con mucho cuajo y la cara hacia delante. No se empleó demasiado ni en capotes ni en el caballo. El quite de López-Chaves consistió en una media muy arrebatada. Rafaelillo vio cómo se metía por dentro en los primeros muletazos. El toro fue reservón, tardo, parado. Apostó por el pitón derecho más allá de las rayas. Cuando lo cerró de nuevo en los adentros le robó una tanda de naturales. Actuación muy justificada del murciano, que pinchó antes de cobrar la estocada. Silencio.

El cuarto fue otro toro hondo. Imponente presentación. Se revolvió con una velocidad que no volvió a tener en el resto de la lidia. Rafaelillo campeó como pudo. No fue fácil para las cuadrillas, entre las que destacó el par de Pascual Mellinas. Se paró en la muleta de Rafaelillo, que se estrelló con un marmolillo sin opción ninguna. Silencio.

El tercero fue hondo y corniveleto. Con trapío aunque sin perfil de pitón. Tuvo más movilidad que sus hermanos en los primeros tercios. Le costó arrancarse al caballo por su aquerenciado comportamiento. Mambrú lo supo lidiar muy bien. Octavio Chacón lo probó genuflexo y el toro se venció mucho. Se metió en el terreno del toro para tratar de provocar las arrancadas. Pero se apagó muy pronto el reservón toro de Cuadri. Alargó en exceso. Silencio.

Una ovación recibió al sexto: acapachado, con cuello, cuajado, muy muy serio. 640 kilos para más inri. Un tanque bien armado e, incluso, bello en su mastodóntica hechura. No tuvo ni un viaje franco. Se frenó, se metió, arrolló en cada lance. Octavio Chacón trató de lidiar la peligrosa oleada pero terminó desarmado. En el caballo empujó y le bajaron los humos con dos puyazos muy fuertes. En la muleta continuó con su mal estilo, ya más apagado. Chacón resolvió aunque se estancó con los aceros. Silencio.

Madrid. Jueves 13 de junio de 2019. Feria de San Isidro. Toros de Cuadri, de muy seria presentación y de escaso juego. Rafaelillo, silencio y silencio; Domingo López-Chaves, saludos tras aviso y saludos tras aviso; Octavio Chacón, silencio y silencio. Entrada: Tres cuartos. Fernando Cuadri fue ovacionado en reconocimiento por su trayectoria, en su última corrida en Madrid como ganadero.