www.aplausos.es

La Revolera

La gran evolución del rejoneo
Ampliar
(Foto: Javier Arroyo)

La gran evolución del rejoneo

"Corre caballito, corre, corre que el toro te ve, mira que te va a coger. A mí no me coge el toro, ¡a mí qué me va a coger! ¿No ves que me monta el amo? ¡Voy con Álvaro Domecq!...” Don Álvaro fue el rejoneador de mi primera juventud y años después volví a disfrutar de sus virtudes como torero a caballo reproducidas en su hijo Alvarito, y más tarde en sus dos nietos, Luis y Antoñito, que también “abueleaban”. El rejoneo ha evolucionado mucho desde los tiempos de aquel caballero andaluz, al que traté, respeté y admiré sobre todo por su dimensión como ser humano.

Prescindiendo de estilos y conceptos profesionales, pasado el tiempo, también el navarro Pablo Hermoso de Mendoza ha sido una cumbre en el arte de Marialba. Hoy lo ha demostrado, una vez más, en Pamplona y en San Fermín. Pero el estallido de los pamplonicas en los tendidos lo ha protagonizado Leonardo Hernández, con una tarde memorable de cuatro orejas. Nada que ver el vendaval del joven Leonardo con el toreo ecuestre de la época de Conchita Cintrón y el Duque de Pinohermoso, ni con las de Don Álvaro, Samuel Lupi, Alvarito, los hermanos Peralta, Moura y Vidrié. Ni por supuesto con la casi prehistórica de don Antonio Cañero, pero sin todos ellos es probable que no hubiéramos llegado a la perfección actual.

He entornado los ojos y he imaginado sobre una blanca nube el perfil del caballero jerezano, tocándole las palmas a Pablo Hermoso de Mendoza, a quien hay que reconocerle que ha puesto el arte del rejoneo al más alto nivel. Porque el navarro ha amalgamado en su arte ecuestre-taurino todo lo que de extraordinario trajeron a los ruedos los que antes que él hicieron historia. Y sobre todo adaptándolo a los gustos de los públicos actuales. Como consecuencia de esa realidad, Pablo Hermoso es hoy por hoy un hito –un antes y un después- en el toreo a caballo. Porque habrá tardes en las que, como hoy, el triunfo grande será para otros, pero su sombra en el rejoneo sigue siendo muy alargada…