www.aplausos.es

NOVILLADA NOCTURNA EN LAS VENTAS

La raza de Grande y una buena novillada de Peña en Madrid

El salmantino malogra con la espada una enrazada faena al quinto dentro de un conjunto con cualidades

jueves 11 de julio de 2019, 21:07h

Fotos: PLAZA 1

Abrió la segunda novillada nocturna del certamen de Madrid un novillo de Fernando Peña fino y bajo, con buena expresión, aunque cuajado en sus 535 kilos. El Chorlo lo recibió con buena actitud, el novillo humilló. Cumplió en el caballo y descolgó del todo en el quite por gaoneras del extremeño y en la medida intervención de Antonio Grande. Empezó la faena de rodillas, embistió despacio el novillo de Peña. El único pero fue que resultó tardo en algunas ocasiones. Exigía esperarlo y tirar con suavidad de la embestida. Después repetía con buena condición. El Chorlo derrochó actitud aunque no siempre supo encontrar esa tecla para dejarla muerta y tirar de él. En un natural le adelantó mucho la muleta y el novillo se lo echó a los lomos. No tuvo consecuencias el percance. Dejó estéticos pases de la firma, también buenos pases de pecho y algunos naturales largos. La estocada llegó tras un pinchazo. Ovación para el novillo y saludos para El Chorlo.

El segundo resultó más amplio en todos los sentidos. Descarado, montado, grandón. Hizo algunos extraños de salida que Antonio Grande resolvió con serenidad. Derribó en el primer encuentro para después empujar con la cara alta. Jarocho expuso en los dos pares y resultó prendido por el chaleco en el segundo par. Se vivieron momentos angustiosos pero, afortunadamente, se salvó del sobrecogedor trance. Antonio Grande empezó la faena genuflexo. El novillo mostró entonces su falta de recorrido y su mal estilo a la hora de ser obligado. Derrotó arriba en todos sus viajes. Grande dio el pecho y trató de componer pese a esa condición. El deslucido novillo se quedó cada vez más corto. Lo mató de una estocada atravesada. Saludos.

El tercero fue un novillo bueno de hechuras y de comportamiento. Se abrió desde salida. Borja Ximelis debutó en Madrid con buena actitud. Quiso componer más que llevar en las verónicas del saludo que remató con un recorte soltando la mano. La buena disposición siguió en banderillas. El novillo rompió en una bondad a media altura para soñar. Ximelis firmó algunos muletazos con buen aire sin crispar la figura. El novillo terminó rajándose dentro de su redondeada calidad. Dejó media estocada en su sitio antes de emplear el descabello. Silencio tras dos avisos.

El Chorlo recibió al burraco y fino cuarto a portagayola. El novillo pasó por un lado y el capote fue por el inverso. El novillero extremeño se recompuso para dar lances con buen aire. El novillo resultó abanto, distraído. Empezó la faena con verticalidad y buscó la naturalidad. Hubo desmayo en algunos muletazos. El novillo tuvo exigencia por abajo. No fue fácil por su encastada condición. El Chorlo dio una imagen seria y comprometida. Expuso mucho, firmó momentos meritorios. Madrid lo supo ver y tras la estocada le obligaron a saludar.

El quinto tuvo expresión más seria aunque sin exageraciones. Antonio Grande quiso acompañar desde el principio. Toreras fueron las chicuelinas andando para dejarlo en suerte. Derribó en el caballo y empujó con todo en las varas sucesivas. El novillo estuvo muy enrazado. Le faltó un punto de recorrido en su encastada condición. Grande mostró mucha raza, rompiéndose tras la embestida. Hubo momentos de mucha vibración por su entrega. El novillo reponía pero no se amilanó el de Salamanca. Se repuso tras un fuerte derrote. Se atascó con los aceros malogrando una posible faena de oreja. Silencio tras aviso.

Cerró la novillada un precioso castaño muy protestado por su falta de fuerza. Pese a esa condición derribó en el caballo. Las protestas llegaron hasta el tercio de banderillas. Borja Ximelis firmó un buen tercio con los rehiletes. Después no le echaron cuentas pese a sus esfuerzos. El novillo fue noble. Hubo muletazos con cadencia pero no calaron por las perseverantes protestas. Lo cazó con habilidad. Silencio.

Madrid, jueves 11 de julio de 2019. Seis novillos de Fernando Peña, bien presentados y de buen juego, a excepción del segundo. Jesús Díez "El Chorlo", ovación con saludos en ambos; Antonio Grande, saludos y silencio tras aviso; y Borja Ximelis, silencio tras dos avisos y silencio. Entrada: Más de un cuarto.