www.aplausos.es

FERIA DE LA MADELEINE

Ginés Marín, única oreja en Mont de Marsan

Paco Ureña y Emilio de Justo, sin opciones con sendos lotes de Cuvillo de escasa raza

sábado 20 de julio de 2019, 18:18h

Fotos: ANDRÉ VIARD

El primero fue un toro bajo y muy astifino que no humilló mucho. El de Núñez del Cuvillo llegó a la muleta embistiendo con suavidad y escasa fuerza acusando sosería y ganas de irse a tablas. Ureña le sujetó y le toreó sin embraguetarse en una faena periférica e insulsa. Estocada atravesada.

Toro corniabierto, corretón y abanto de salida fue el cuarto que tuvo dos entradas con el caballo de picar con cierta alegría. Brindó Ureña su faena al hijo de María Sara, Lalo de María. Faena sin relieve ante un toro con cierto temple pero con escaso fuelle y codicia. Pinchazo, metisaca bajo y casi entera trasera. El toro fue pitado en el arrastre.

El segundo fue devuelto a los corrales y sustituido por otro del hierro titular. Un toro con más cuajo y poca fuerza que se arrancó al picador con alegría. Gran ovación para Germán Jiménez. Quite ceñido por chicuelinas de Ginés Marín. Emilio de Justo inició su faena por el pitón izquierdo pero no salieron los muletazos limpios y optó po cambiar la mano, pero el toro rápido se refugió en tablas y optó por abreviar.

El quinto fue un toro bajo y bizco, y fue hasta ese momento el mejor del encierro enviado por Núñez del Cuvillo. La faena de De Justo, iniciada con doblones por bajo, tuvo varias series ceñidas y de buena expresión. De mitad de faena en adelante, el astado empezó a protestar. Mató de pinchazo, casi entera atravesada y un descabello.

El tercero fue un toro bajo y terciado al que recibió Ginés Marín por verónicas y chicuelinas rematando con larga cordobesa. Marín tuvo la virtud de que enseguida se percató de la nobleza y cierta clase del de Cuvillo aunque adoleció de fuerza. Le dio distancia y construyó una faena con varias series sin obligarle en exceso y sin excesivas apreturas. Finales con bernadinas, matando de casi entera.

El sexto mantuvo la tónica de falta de fuerza y raza de la corrida. Se cuidó en el caballo pero llegó a la muleta ofreciendo escasas opciones de lucimiento. Lo intentó todo Ginés Marín con voluntad. Mató de certera estocada. Pitos para el toro en el arrastre.

Mont de Marsan (Francia). Sábado 20 de julio de 2019. Feria de la Madeleine. Toros de Núñez del Cuvillo (2º bis), muy dispares de presentación y de escaso juego. Flojos y descastados. El mejor el 5º. Paco Ureña, silencio y silencio; Emilio de Justo, silencio y ovación; Ginés Marín, oreja y silencio. Entrada: Casi lleno.